Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

25 de abril de 2016

Luces sobre el mundo financiero



Los #PanamáPapers podrían cambiar una ley en Guatemala: el acceso a las cuentas bancarias de los contribuyentes por parte de la SAT –la oficina que cobra impuestos– y por parte de la IVE –la oficina contra el lavado de dinero–. Por las reglas actuales, es imposible determinar si el Banco Reformador actuó de manera correcta o negligente cuando no denunció transacciones sospechosas de Marllory Chacón en 2009. O incluso si tenía la capacidad de saber que era una lavadora del Cartel de Sinaloa. La guatemalteca fue condenada por narcotráfico en 2015.
Marllory Chacón, la Reina del Sur guatemalteca.
Foto: Soy502.com


Por Martín Rodríguez Pellecer Y Gladys Olmstead / 7 abril, 2016, Nómada

La historia que provoca este debate va un poco así. En el marco de la filtración de los #PanamáPapers, Univisión reportó que en 2009, Marllory Chacón, la guatemalteca conocida como La Reina del Sur, usó a la firma Mossack Fonseca para abrir una cuenta en Panamá. Y lo hizo por medio de su abogado Francisco Palomo, asesinado en junio de 2015.

Para abrir una cuenta bancaria en Panamá, Marllory Chacón dijo que su empresa Broadway Commerce Inc. tenía un capital de US$12 millones, y aportó un documento que acreditaba que tenía una cuenta en el Banco Reformador (Bancor), que hasta 2013 era el quinto banco más grande de Guatemala y que fue vendido a BAC-Centroamérica, del Grupo Aval, de Colombia. El documento de Univisión no dice que los US$12 millones estuvieran en la cuenta del Bancor.


¿Y notificó el Banco Reformador entre 2009 y 2013 a la IVE que una empresa de Marllory Chacón movía dinero en una cuenta del banco entre 2009 y 2010? No.

– De la poca información que tenemos hasta el momento, no hemos podido constatar que en 2009 el Bancor haya detectado movimientos fuera de la actividad normal que hayan ameritado una notificación a la IVE. Por motivos de confidencialidad de los clientes, sólo puedo decir a las autoridades y no a terceros cuánto era el dinero que tenía en esa cuenta. Lo que uno no puede hacer es especular que por que declaró que tenía un balance su empresa (los $12 millones) que todo eso estaba en una cuenta. Lo que estaba no era ni cerca eso, respondió Juan José Viaud, gerente general del BAC-Centroamérica, que compró el Bancor en 2009.

¿Debería haberlo notificado el Bancor en 2009? Con la laguna de responsabilidad que hay en el sistema bancario guatemalteco, hay suficientes motivos para responder que sí o que no.


Otras dos fuentes del sistema financiero aseguraron a Nómada que Marllory Chacón abrió la cuenta de Broadway Commerce Inc. con un formulario de la Superintendencia de Bancos en el que dijo que movería entre US$200 mil y US$300 mil en la cuenta (unos Q2.5 millones). Para una empresa mediana, estas cantidades son más o menos normales. Y como en los 6 meses no se salió de ese margen, probablemente por eso el Bancor no notificó a la IVE.

Y aquí empieza el círculo que no impide combatir con fuerza el lavado de dinero en los bancos del sistema financiero guatemalteco.

1. Los bancos (o sus socios) no tienen una agencia de inteligencia para saber si una persona o una empresa es un potencial lavador de dinero o evasor fiscal. De hecho, en 2009, EEUU no había hecho público que investigaban a Marllory Chacón. Ella se entregó en 2014.
2. Si una empresa se mantiene en el margen que dijo al banco que iba a tener, el banco no considerará sospechosos sus movimientos.
3. Si los bancos no consideran sospechosos sus movimientos, no van a notificar a la IVE.
4. Si la IVE no recibe notificaciones, no va a alertar a la SAT o al MP.
5. A diferencia de países como Estados Unidos, El Salvador, Costa Rica o tantos otros países desarrollados o latinoamericanos, las leyes sobre secreto bancario en Guatemala impiden que estas tres instituciones –IVE, SAT o MP– puedan tener acceso a los movimientos de las cuentas bancarias de los ciudadanos o las empresas. Sólo pueden tener acceso por medio de orden de juez.
6. Esto facilita la evasión fiscal (Guatemala es el país que menos recauda del mundo, sólo 10% del tamaño de la economía).
7. Esto facilita el lavado de dinero (la legalización) de fondos provenientes del narcotráfico o la corrupción, como este caso en el que Marllory Chacón pudo haber lavado parte de los US$4 millones que lavó entre 2009 y 2010 por medio de su empresa Broadway Commerce Inc. en los 6 meses que tuvo abierta una cuenta en el Banco Reformador. Una cuenta que no superó, según las fuentes de Nómada, los US$300 mil.
Varias instituciones, como el ICEFI o la CICIG, argumentan que todo de escándalo de los #PanamáPapers es otro motivo para eliminar el secreto bancario.

Nómada conversó con el presidente de la Cámara de Finanzas del CACIF, Ignacio Lejárraga, sobre este tema. Pero parece que todavía será dura la batalla para reformar la ley que da acceso a la SAT y a la IVE sobre las cuentas de personas y empresas.
 
Ignacio Lejárraga, presidente de la Cámara de Finanzas. 
– Tomando en cuenta el caso del Banco Reformador y Marllory Chacón destapado por los #PanamáPapers, ¿los bancos guatemaltecos tienen alguna forma de saber si un cliente es un potencial lavador de dinero?
– Si un cliente abre una cuenta en la que se dice que el movimiento va a ser tal y coincide con el perfil del negocio, no habría motivos mayores para notificar nada a la IVE. Si cambia los movimientos, los controles (del banco) deberían lanzar una alerta. Desconozco los detalles del caso de Bancor y Marllory Chacón. (…) No soy un funcionario de Banco Reformador y por ende no puedo decirle si Banco Reformador cumplió o no cumplió.

– ¿Cree que esto debería ser un motivo para que la SAT y la IVE tengan acceso a las cuentas bancarias?
– Si lo hacen una investigación pueden pedirlo por medio de un juez, no lo necesitarían. (…) Lo que sí creo es que esa medida es para mantener ese derecho a la privacidad que la Constitución le da usted. Lo que debería de haber es que de cualquier manera siempre exista una orden a través de un juez cuando se esta haciendo una investigación. (…) El pecado de un banco está cuando la IVE le pida información sobre un persona, tenga información de esa persona, y no lo haya reportado. Ahí hay un incumplimiento del banco. Ya si yo estoy viendo que hay cosas exageradamente extrañas con un cliente, y de las cosas exageradamente extrañas que hay de ese cliente no las haya yo reportado, ahí lo que hay es una negligencia más allá de un incumplimiento de una ley. Si la legislación cambia yo voy a cumplir con la legislación me pida de aquí en adelante. La resistencia de entregar la informacion debería ser más del contribuyente que de los bancos.

Fue imposible contactar con alguno de los directivos o gerentes del Banco Reformador para esta nota. De momento, sólo después de que los #PanamáPapers revelaran que una empresa de Marllory Chacón tuvo una cuenta en el Bancor en 2009, en abril de 2016 la IVE “solicitó información básica sobre el caso”, según el gerente general del BAC.