Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo: Ana Isabel Pérez y Martín Valmaseda

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo: Ana Isabel Pérez y Martín Valmaseda

23 de mayo de 2024

PALABRAS A VOLEO: TODOS SOMOS UNO

MARTÍN VALMASEDA

Tanto echar a volar palabras diferentes y todavía no hemos lanzado al aire la frasecita que hace de título en nuestro blog. SI, dirán. Pues claro que somos uno, ¡uno cada uno! !Nooo! compañeros no es eso lo que esta frasecita quiere decir. No es el uno individual que nos creemos cada uno,  sino el que Jesús decía en su oración: "Padre que todos sean uno como tú  y yo somos uno" y  más  fuerte  que  Jesús  lo que  dice  la ciencia cuántica  desde aquel jesuita Lemaitre  habló  del  BIG  BANG

"la  gran explosión"  donde empezamos  a existir  todas  las partículas  de  las que  estamos hechos  todos  toditos  los seres del  universo: rocas pedruscos, arenas amebas, microbios, agua, bichos marinos, oxígeno, peces, sapos, lombrices,  serpientes, gusanos conejos. diplodocus, mamuts monos, prehomínidos homo sapiens, ustedes yo y todos os seres que existen en todas las galaxias y planetas de todo el universo todo, todo eso  ¡TODO ES  UNO   aunque  entre  los seres vivos y  más o menos inteligentes sigue existiendo la fuerza separadora del odio, del  enfrentamiento,  de  la guerra  que  nos  hace esclavizarnos y matarnos unos a otros.

EVANGELIO DOMINGO 26-Mayo-2024 (Mateo 28-16-20) Reflexiones de Pagola

YO ESTOY CON VOSOTROS

Los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban. Acercándose a ellos, Jesús les dijo:

Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo (Mateo 28, 16-20).

JESÚS ESTÁ CON VOSOTROS

Mateo termina su evangelio con una frase inolvidable de Jesús resucitado: <<Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo>>.

Esta es la fe que ha animado siempre a las comunidades cristianas. No estamos solos, perdidos en medio de la historia, abandonados a nuestras propias fuerzas y a nuestro pecado. Cristo está con nosotros. Se diría que hemos olvidado algo que necesitamos urgentemente recordar: él está con nosotros.

Los obispos, reunidos con ocasión del Concilio Vaticano II, constataban la falta de una verdadera teología de la presencia de Cristo en su Iglesia.

Para los primeros creyentes, Jesús no es un personaje del pasado, un difunto a quien se venera y se da culto, sino alguien vivo, que anima, vivifica y llena con su espíritu a la comunidad creyente.

Cuando dos o tres creyentes se reúnen en su nombre, allí está él en medio de ellos.

Todavía hay algo más. Cuando nos encontramos con un hombre necesitado, despreciado o abandonado, nos estamos encontrando con aquel que quiso solidarizarse con ellos de manera radical. Por eso nuestra adhesión actual a Cristo en ningún lugar se verifica mejor que en la ayuda y solidaridad con el necesitado. <<Cuando hicisteis a uno de estos pequeños, a mí me lo hicisteis>>.

El Señor resucitado está en la eucaristía alimentando nuestra fe. Está en los pobres moviendo nuestros corazones a la compasión. Está todos los días, hasta el fin del mundo.

HACER DISCÍPULOS DE JESÚS

Entre los discípulos que rodean a Jesús resucitado hay << creyentes>> y hay quienes <<vacilan>>. El narrador es realista. Los discípulos <<se postran>>. Sin duda quieren creer, pero en algunos se despierta la duda y la indecisión.

Jesús les indica con toda precisión cuál ha de ser su misión. Pero todo estará finalmente orientado a un objetivo: <<hacer discípulos>> de Jesús.

Esta es nuestra misión: hacer <<seguidores>> de Jesús que conozcan su mensaje, sintonicen con su proyecto, aprendan a vivir como él y reproduzcan hoy su presencia en el mundo.

PRIORIDADES SINODALES:

Liturgia cercana, denuncia de la pobreza, ministerios laicales y reconocimiento de la mujer como "signo de credibilidad"

"Retomar lo esencial de cada Sacramento, pero con un lenguaje y unas celebraciones litúrgicas, sobre todo la Eucaristía dominical, que de verdad sea alimento"

"Al igual que Jesús, la Iglesia debe denunciar las causas de la pobreza, ser valiente para levantar la voz ante situaciones de injusticia donde no se respete la dignidad de la persona"

"El reconocimiento de la importancia del papel de la mujer en la Iglesia es motivo de credibilidad del mensaje evangélico, pero sobre todo es ocasión para ofrecer un rostro adecuado de Dios"

"Importancia del reconocimiento, la valoración y la promoción de los ministerios laicales, sin caer en la clericalización"

Liturgia cercana, denuncia de la pobreza, ministerios laicales y reconocimiento del papel de la mujer como "signo de credibilidad". Éstos son los puntos más importantes recogidas en el documento síntesis de la asamblea sinodal española, elaborado con las aportaciones de 54 diócesis y 20 realidades eclesiales. 

ASAMBLEA SINODAL DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA

HACIA OCTUBRE 2024

(Documento de trabajo)

Madrid, 4 de mayo de 2024

OBSERVACIONES GENERALES

El presente documento recoge las aportaciones recibidas de 54 diócesis y 20 realidades eclesiales muy diversas (en tamaño y naturaleza). Algunas diócesis han comunicado haber trabajado en la reflexión sobre el Informe de Síntesis “Una Iglesia sinodal en misión”, pero, por distintas circunstancias, no han podido enviar su aportación y lo harán probablemente en los próximos días.

Además, a la secretaría del Sínodo de esta Conferencia Episcopal llegaron 21 “buenas prácticas” o experiencias de sinodalidad.

Es verdad que la participación en esta fase del proceso ha descendido en número de grupos y de participantes. Deberíamos valorar cuáles son los motivos: si influyen los plazos de tiempo tan cortos para recibir aportaciones, si hay dificultades de armonizarlo con otras programaciones ya en marcha, si las preguntas estaban claramente formuladas…

En cualquier caso, es pertinente recordar dos pautas que aparecen en el documento “Hacia octubre 2024”, que es el que ha marcado esta fase:

Hay que seguir haciendo experiencia de sinodalidad y lo importante es el “cómo se hace la reflexión, es decir, de manera sinodal”.

En segundo lugar, tener presente que se nos invitaba a profundizar en algunos aspectos del Informe de Síntesis a partir de una pregunta orientadora: ¿CÓMO ser una Iglesia sinodal en misión?

Respecto a la primera pauta estamos convencidos de que, en nuestra Iglesia que peregrina en España, son muchas las experiencias que se están llevando a cabo (muchas más que las “buenas prácticas” llegadas en este tiempo) para hacer que la sinodalidad cale en la vida cotidiana de nuestras comunidades.

La segunda pauta la relacionamos con las respuestas recibidas que debemos mirar en la clave de la pregunta orientadora: cómo ser una Iglesia sinodal en misión.

EL FINAL DE UN LIBRO DE FRAY MARCOS (UNGIDO COMO JESUS)

Cuando llegues al centro de ti mismo encontrarás lo eterno, lo infinito. No te detengas. Todas las explicaciones que he intentado dar están en contra de un proverbio oriental que dice:

si tu palabra no es mejor que el silencio, ¡cállate!

Por eso me parece oportuno terminar este escrito con otra frase oriental que nos recuerda:

“sin salir por la puerta se conoce el mundo, sin mirar por la ventana se ve el camino del cielo, mientras más lejos se va menos se conoce; de este modo el sabio, no da un paso y llega, no mira y conoce, no actúa y cumple”.

ROVIROSA, MILITANTE Y FUNDADOR DE LA HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica)

Guillermo Rovirosa Parte 1

solidaridadtv

Guillermo Rovirosa, promotor de militantes y fundador de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) y la Editorial ZYX. Apóstol del mundo obrero, maestro de espiritualidad desde los empobrecidos, nos dejó el mejor de los legados posibles: Una vida de santidad y lucha permanente por la justicia y la solidaridad, desde un amor sin condiciones a Cristo, la Iglesia y los Pobres.

LO QUE SUSTENTA AL CRISTIANISMO

En sus distintas expresiones históricas en diferentes iglesias, no es la referencia a un gran profeta o sabio, no es la cruz impuesta injustamente a alguien que pasó por el mundo haciendo solamente el bien, ni es la sangre derramada. Es la resurrección. Pierre Teilhard de Chardin, uno de los primeros que articuló la fe cristiana con la visión evolutiva del mundo, dice que la resurrección es un “tremendous” de significación universal que va más allá de la propia fe cristiana. Representaría una revolución dentro de la evolución. En otras palabras, una anticipación del fin bueno de toda la creación y la realización de todas las virtualidades escondidas dentro del ser humano que, prisionero del espacio-tiempo, no consigue dejarlas irrumpir. Él es un ser que está todavía naciendo. Y llega un momento, dentro del proceso cosmogénico en curso, en el que se da esta oportunidad de acabar de nacer. Entonces implosiona y explosiona el homo revelatus, el ser humano totalmente revelado y realizado en su plena hominización. Es la anticipación de la esperanza radical de que no la muerte sino la vida en plenitud escribe la última página de la historia humana y universal.

Para los portadores de la fe cristina, la resurrección es la realización en la persona de Jesús de lo que él anunciaba: el Reino de Dios. Este significa una revolución absoluta de todas las relaciones, inclusive cósmicas, inaugurando lo nuevo en el mundo. Esa revolución implica la superación de la muerte y el triunfo definitivo de la vida, no de cualquier tipo de vida, sino de una vida totalmente plenificada. En fin, el “novísimo Adán” (1Cor 15,45) acaba de irrumpir dentro de la historia.

San Pablo, inesperadamente, tuvo una experiencia del Resucitado cuando iba camino de Damasco a perseguir cristianos. A la luz de esa experiencia, se burla de la muerte y exclama: “¿Dónde, oh muerte, está tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, el aguijón con el que nos atemorizabas? La muerte fue tragada por la victoria. Gracias a Nuestro Señor Jesucristo” (1Cor 15,55-57).

El cristianismo vive y sobrevive por la fe en la resurrección de Cristo y no por la creencia en la inmortalidad del alma, tema que no es cristiano sino platónico. Aquí se decide todo, hasta el punto de que Pablo en su Primera Carta a los Corintios afirma con todas las palabras: “Si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe; somos también falsos testigos, somos los más miserables de todos los hombres” (1Cor 15,14-19).

DENUNCIAR ESTE ANUNCIO

La explosión de luz se transforma en explosión de alegría. Contra la experiencia cotidiana de la mortalidad, especialmente ahora bajo la acción letal de la Covid-119, podemos mantener la fe y la esperanza de que los que fueron arrebatados, viven resucitados. Cristo, nuestro hermano, es el primero entre los hermanos y hermanas. Nosotros participamos de su resurrección, pues lo que ocurre en su humanidad, afecta a la humanidad que está también en nosotros. Entonces podemos decir: no vivimos para morir, morimos para resucitar.

IMAGEN PARA PENSAR

 El abrazo de paz del Papa con un joven palestino y otro israelí, víctimas de la guerra en Gaza: "Nuestro dolor nos ha unido, y nos ha llevado a dialogar" Religion Digital

EL PAPA FRANCISCO EN VERONA

EWTN español

MUNDOS DEL MUNDO: ROMA

 

GUÍA COMPLETA ROMA 2024

Paco Home Entertainment

EJERCITO PARA LA PAZ EN GUATEMALA

¿Qué está pasando en el Ejército de Guatemala? – Desenlace

El Secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Haroldo Sánchez, conversa con el Ministro de la Defensa Nacional, Henry Sáenz, sobre su gestión en el Ejército, nombramientos, celebración de Israel, combate al narcotráfico y más.

16 de mayo de 2024

PALABRAS A VOLEO: SERVIR

 MARTÍN VALMASEDA

 

Una de las palabras más contradictorias del  lenguaje  humanoEn nuestro idioma castellano la expresión   servidor de  usted  o  en  vez del  seco yose suele  emplear  la expresión  servidor de  usted  una, servidora...  pero  lo mas chocante,  si  nos  pasamos  al latin, servir  se  traduce  por ministrare,  o  sea  que  ministro  es un  servidor- debería  ser asi-  cuando en la liturgia llamamos  ministro  de la palabra  al  encargado de  leer  la "palabra de Dios" queda muy  bien. Pero  cuando llamamos ministro  del  gobierno a un  tipo  corrupto que se ha  robado en su  trabajo  algunos  millones  de dólares,  nos  sonreímos  por no llorar.  Y  es  que  quienes tienen algún puesto  importante de servicio en algún país o  asociación...está al borde del  precipicio.

Recuerden en  el  evangelio  a  los hijos  de Don  Zebedeo,  Santi y  Juanito  cuando  su mamá  fue a pedir  a  Jesús  para  sus hijos un  puesto de ministros en  ese reino  de  Dios  (que no sabía  lo  que  era).  "¿Podeis  tragar el  trago  que  yo  voy  a beber? "dijo el  maestro,  con sonrisa  irónica  "Si, claro"  contestaron  los dos   con aire inconsciente de fanfarrones. El Rabí les dijo algo como: "pues  prepárense" y lo explicó  mejor  en  aquella cena  cuando  después  de lavar  los  pies a los  doce  les  dijo; "yo he venido a servir  no  a ser servido "Los de Zebedeo  se miraron como diciendo  "eso  va  para nosotros  y  nuestra  mami".   

Y esa  frase de  Jesús va  también para  muchos curas  obispos y  alguno  que  otro  papa  no para el  de  ahora,  que cumple bastante  bien   el   lema latino  de los  papas   "servus  servorum  dei"; servidor de  los siervos  de Dios.

Ahí tenemos  los  que  nos  cae   algún  cargo  de importancia  político, religioso o  deportivo,  lo  principal  que  tenemos  que hacer es servir.

Solo si  llegamos  a viejitos  dejar que otros nos ayuden  porque se nos cae  todo. ¡Que  le  vamos a  hacer!


EVANGELIO DOMINGO 19-Mayo-2024(Juan20,19-23)-Reflexiones de Pagola

ALIENTO DE VIDA

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. En esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:

Paz a vosotros.

Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado.

Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:

Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.

Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:

Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados; a quienes se los retengáis les quedan retenidos (Juan 20, 19-23).

ALIENTO DE VIDA

Al final de su evangelio, Juan ha descrito una escena grandiosa. Es el momento culminante de Jesús resucitado. Según su relato, el nacimiento de la Iglesia es una <<nueva creación>>. Al enviar a sus discípulos, Jesús <<sopla su aliento sobre ellos y les dice: “Recibid el Espíritu Santo”>>

Sin el Espíritu de Jesús, la Iglesia es barro sin vida: una comunidad incapaz de introducir esperanza, consuelo y vida en el mundo.

Sin el Espíritu creador de Jesús podemos terminar viviendo en una Iglesia que se cierra a toda renovación: no está permitido soñar en grandes novedades; lo más seguro es una religión estática y controlada, que cambie lo menos posible.

¿Cómo no gritar con fuerza: << ¡Ven, Espíritu Santo! Ven a tu Iglesia. Ven a liberarnos del miedo, la mediocridad y la falta de fe en tu fuerza creadora>>?. No hemos de mirar a otros. Hemos de abrir cada uno nuestro propio corazón.

NUEVO INICIO

Nadie los puede consolar de su tristeza. Poco a poco, el miedo se va apoderando de todos, pero no tienen a Jesús para que fortalezca su ánimo. Lo único que les da cierta seguridad es <<cerrar las puertas>>. Ya nadie piensa en salir por los caminos a anunciar el Reino de Dios y curar la vida. Sin Jesús, ¿Cómo van a contagiar su Buena Noticia?.

El Resucitado está de nuevo en el centro de su comunidad. Así ha de ser para siempre. Con él todo es posible: liberarnos del miedo, abrir las puertas y poner en marcha la evangelización.

Lo primero que infunde Jesús a su comunidad es su paz. Ningún reproche por haberlo abandonado, ninguna queja ni reprobación. Solo paz y alegría.