Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

25 de septiembre de 2017

LO QUE VA DE AYER A HOY



(Historias   bíblicas de ayer que se repiten hoy)

Aquí siempre lo hemos hecho así

Ayer
Las tribus, las aldeas, los pueblos, las ciudades, Las naciones… la ONU…  todos los seres humanos  que se juntan acaban  buscando maneras de vivir y de progresar

             
Entro todos ellos aparecían siempre algunos (más algunos que algunas, por ahora…)  que destacaban por su influencia  sobre los demás,  porque  lo que ellos decían era lo que hacía todo o casi todo  el colectivo.
Eran  o se sentían cabecera del rebaño.
Todos los seguían en busca de los mejores pastos o de la caza más abundante
Con el tiempo la manada o rebaño fue dejando poco a poco de ser tan “rebaño”, porque empezaron muchos otros a  darse cuenta  de que tenían lengua para hablar,  que podían manejar la palabra  y    quienes la manejaba mejor    fueron llevando al colectivo a otros pastos  o cazaderos mejores 
   
Como se darán cuenta ustedes, en esas reflexiones y comparaciones entre lo que va de ayer a hoy” comentando cómo han ido cambiando las manadas humanas, intentamos contar la historia de lo que sucedió durante miles de años, saltando de año en año o de siglo en siglo a velocidad supersónica.  Del  ayer – cuando éramos jóvenes – al hoy –cuando miramos al mañana -  nos tiemblan las piernas al  contar los cambios que se han producido en nuestra vida y los que vemos  que se nos vienen encima  y tal vez nos asustan.

Porque estos cambios no se producen solos. Con los ojos o con el pensamiento no tenemos más
remedio que mirar al pasado y asomarnos al futuro.
Lo malo es que entre el pasado y el futuro hay como un monolito, un pedrusco extraño que se llama yo.

Ese bloque de piedra que se siente muy contento de  ser como es  y de no pensar en ser de otro modo, puede empezar a darse cuenta de que tiene cuello giratorio que le sirve  para  volver sus ojos y su cerebro hacia adelante y hacia atrás.
  Entre todos los seres que en un tiempo nos parecían animales de  rebaño, poco conscientes de lo que sucedía…  y entre   otros  que se van dando cuenta de que  son YO y pueden enfrentarse con quienes   no son  yo,  sino son  EL OTRO
Pero lo cierto es que allí por delante de nosotros, en el espacio y en el tiempo se ve como entre nubes EL MAÑANA que nos llama con voz sugerente de hada o de bruja.
Y mirando a ese mañana podemos ya tropezarnos con el

Hoy
Seguramente ustedes coincidirán conmigo en que las tribus actuales, grandes o pequeñas están   pasando por   lo que se llama crisis.

Esa palabra “crisis” que, como muchas de   nuestro idioma la inventaron los griegos, tiene relación con un instrumento popular:    


 



Criba.    
 


Ya saben: ese instrumento que permite pasar por él algunas  cosas (objetos, animales, personas, ideas)   y rechazar otros.
A los que no se permite el paso se los “discrimina”. A los que pasan `por la criba se les acepta.
Nuestra mente es también una criba que deja pasar por su “criterio” unas ideas o costumbres y rechaza otras. No solamente nuestro pensamiento individual sino también nuestra mente colectiva. Esa criba colectiva utiliza una eficaz palabra: “se” que abraca a todos t a ninguno. Decimos:
“En mi pueblo esto se hace así”… “cállate que eso no se dice”.
El poderoso “SE”  abarca todo lo que cabe entre sus brazos y arroja lejos  de sí o estrangula lo que  rechaza  la opinión  pública.
En toda tribu, pueblo, nación el “se” dirige la vida de los habitantes. El “se” no nace de la nada. Existen los fabricantes de ese   “se”. 
Pueden ser los inventores de rumores, de bulos, de “se-dice…” que corren entre la gente y de chismes inventados “se” van convirtiendo en dogmas. Nadie sabe de dónde salieron pero ahí están.

Hay otros productores de “se” que tienen nombre propio y nombre de empresa: empresa periodística, noticiero radiofónico o televisivo…  Detrás de todos esas empresas siempre hay otro nombre de alguien que tiene dinero, mucho dinero, y es  el principal fabricante de los “se”  que dominan el hoy de los pueblos.

 Para no hablar en abstracto podemos pensar en un país cualquiera.  Por ejemplo, ese   que a mediados del siglo pasado sobrevolaban aviones  tirando hojas volanderas anunciando que el país estaba mal pero que podían venir del norte   unos seres privilegiados   que  lo iban a orientar por caminos de paz y riqueza. Los seres privilegiados del norte se estaban llevando en cantidades industriales racimos de bananos de ese país cualquiera,  sin apenas  gastos y la gente de ese país cualquiera se lo creía  y se conformaba  con que  se le llevasen su riqueza  con la etiqueta “UNITED FRUIT”.
Esto  que sucedió en ese país hace  más de 36 años se convirtió en una guerra donde la gente “se” moría sin saber por qué.
Porque además   de las hojitas volanderas, hubo quienes se hicieron dueños de poderosos medios de información pública. Desde entonces hasta hoy siguen  derramando  noticias por televisores, radios y periódicos sobre – por ejemplo -   el progreso  que se crea en  el país cuando en vez de plantar  milpas y bosques, las excavadoras made in usa arrasan  la tierra  para buscar oro  y cinc de gran interés para los  citados  países del norte.
 Y en este país cualquiera se acepta esa “buena noticia” y los vecinos se creen todo lo que esos medios de comunicación les incomunican.
Además en ese país cualquiera, la gente sigue creyéndose que ¿para qué  van a quejarse  contra los seres  extraños que llaman corruptos o narcos o diputados y adjetivos semejantes ¡si no merece la pena!… ¡si todo va a seguir igual  hagan lo que hagan!.
Este es el “se” más venenoso en este país cualquiera.
Si embargo parece que está sucediendo un hecho prodigioso.    Personas que  llevaban años en la pasividad aguantando-se  de tantos robos e injusticias  están empezando a  sacar los pies  de  la trampa donde los tenían enganchados. De repente SE han puesto a caminar y a platicar entre ellos y gritar consignas y pintar afiches.
Quienes nos dedicamos a escribir y a intentar comunicación, no nos lo acabamos de creer. Releemos el título que hemos puesto a esta reflexión:

Aquí siempre lo hemos hecho así   y dudamos si dejamos o no este titular.  Pensamos en personas  que siguen  repitiendo las mismas costumbres y   errores de hace años, nos damos
cuenta de quienes no realizan grandes actos de corrupción pero siguen con sus pequeñas trampas  aprovechándose de que tienen cuello con un director general a quien le hicieron un regalo. Sabemos de mujeres que como desde su boda han estado sometidas a un esposo machista no tienen el valor de decir, esto se acabó. Tenemos noticias de escuelas y colegios donde quien manda, manda, y siguen sacando dinero a los alumnos por encima de todas las normas legales.  Nos enteramos de que a pesar d la  insistencia de  Francisco obispo de Roma para que los creyentes de una  iglesia, aunque sean laicos, no se aten a un clericalismo mecánico, los llamados fieles son más fieles al Aquí siempre lo hemos hecho así  que a lo que  aquel rebelde Jesús de Nazaret hacía y decía, y sobre todo en este momento no estamos seguros de que esa movida de hace unos días por las ciudades de este país cualquiera y gritando a las puertas de ese lugar donde se  borran los crímenes automáticamente , fue solamente una reacción sentimental de un día cualquiera o va a ser un paso en firme para seguir dando más pasos juntos y no permitir    que lo que desde que los aviones nos decía la united fruit y sus amigos se siga repitiendo año tras año en  este país cualquiera o  podríamos  cambiar el título del artículo por 
 
aquí siempre

podemos hacer 
otra cosa

y  un país diferente