Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

29 de enero de 2015

Nos lo tragamos todo...



Siempre ha sucedido pero creo que  en estos tiempos  destaca más,  la  labor de los   medios de comunicación de masas como medios de masificación e incomunicación.


Cuando se trata este  tema en conversaciones informales la  frase  más común que se escucha: “la prensa, la radio, la televisión no dicen más que mentiras”… Pero  si continua usted la plática podrá escuchar, de quien afirmaba lo anterior,  frases como: “lo que dicen de ese país es cierto. Lo  escuché ayer por la tele” .

Pero “¿en qué quedamos?- le podemos decir- si sólo mienten, eso que escuchaste, qué es?”  Porque no es cuestión de simplificar. Si los medios de comunicación no dijeran más que mentiras con no leerlos ni encender el receptor bastaba. Lo malo es que  somos ciudadanos de un país  y necesitamos enterarnos de lo que sucede, sus causas y consecuencias para participar o defendernos, para colaborar o inhibirnos.

Lo que dicen los medios son verdades, mentiras, verdades a medias, medias mentiras, deformaciones, sucesos sin analizar…

No podemos simplificar    diciendo que todo son mentiras. Por lo general quienes dicen eso  son los que luego se lo creen todo.
Lo que nos hace falta es saber leer entre líneas,  conseguir informaciones alternativas, que muestren la otra cara de la realidad,  analizar el porqué  este tipo de noticias  y este modo de contarlas, saber quién está en el origen de la información, a quién  le interesa que la gente piense de ese modo ante cualquier acontecimiento.

Es curioso  que actualmente , cuando los informativos en general hacen llover desprestigios o ridiculizan a  algunos políticos, escritores o artistas,  sucede que personas con cultura, con una visión aparentemente analítica dela realidad,  se tragan todo lo que les dicen y se apaga su espíritu crítico.

Nos falta  analizar el origen de las informaciones. No nos damos cuenta de que las noticias suelen nacer de importantes agencias y de que los dueños de esas agencias no son precisamente pobres trabajadores ni sencillas amas de  casa.  Esos son precisamente los que tienden a tragarse todo; pero también tienen buenas tragaderas, como decía, personas que presumen de estar bien informadas  y “al cabo de la calle”.

Los dueños de agencias y empresas transnacionales están, naturalmente interesados  en mantener sus privilegios y su poder económico. Esto que es un dato  tan sencillo y evidente no lo tienen en cuenta gente con mayor formación y conocimientos (puede ser que  también a ellos les interesa creérselo).
Les cito un caso de hace ya años, pero que  se repite hoy en otros países. Fue en tiempos en que Salvador Allende intentaba transformar la sociedad chilena:

Llevando a cabo la orden de Nixon, en los años siguientes el gobierno de Estados Unidos «estranguló» la economía de Chile, según Henry Kissinger. Los bancos congelaron créditos y el gobierno USA congeló la ayuda económica. El Banco Mundial y otras instituciones financieras internacionales dominadas por Estados Unidos cancelaron préstamos. La ITT formó un comité de representantes de corporaciones estadounidenses para fraguar una estrategia contra Allende, de la mano con la administración Nixon. Se enviaron agentes de la CIA a sabotear la economía y fomentar un movimiento de oposición contra el gobierno de Allende, como la huelga de camioneros que paralizó el sistema de transporte.

 Eso se contó luego, pero en aquellos momentos los medios de comunicación se limitaban a contar lo mal que estaba la economía del país, el desabastecimiento que había, el descontento… 

Si hoy,  comienzos del año 2015,  escuchan los informes sobre Venezuela  ¿no encuentran ustedes gran semejanza  con lo que   sucedió en 1973 en Chile?
Mejor que alargarme en  esta reflexión que se puede aplicar a muchas situaciones de estos años, en que se habla de una posible “tercera guerra mundial”, les recomiendo una lectura que  encontrarán en este mismo blog. Es el libro “Cómo nos venden la moto” de Noam Chomsky e Ignacio Ramonet (información, poder y concentración de medios). También Noam Chomsky hace un análisis del papel jugado por los medios en “Los guardianes de la libertad”  donde analiza el sistema que usó el poder de los medios (y de los gobiernos y el gran capital detrás de ellos) para desinformar en hechos como el asesinato de Monseñor Romero, de las religiosas norteamericanas en el Salvador, o del  extraño atentado contra el papa Juan Pablo II.

Ahí les dejo estas ideas para que les ayuden a situarse ante  las  informaciones  sobre lo que hoy sucede.

27 de enero de 2015

Crítica a la hipocresía



Un estudiante denuncia la hipocresía de algunos políticos que marcharon por la libertad en París

RT  -  12ene 2015 12:36 GMT


Reuters / Philippe Wojazer 
Tras el ataque terrorista contra la revista satírica 'Charlie Hebdo' muchos líderes mundiales participaron en una marcha en París a favor de la libertad de expresión. ¿De verdad son los mayores defensores de este derecho? 

Daniel Wickham, copresidente de la sociedad estudiantil sobre Oriente Próximo de la Escuela de Londres de Economía, publicó en su cuenta de Twitter ejemplos que ponen al descubierto que algunos de los líderes mundiales que marcharon el domingo pasado por la libertad de prensa en París son hipócritas. 

"Estos son algunos de los firmes defensores de la libertad de prensa que asistieron a la manifestación de solidaridad hoy en París", escribe el joven con sarcasmo.  

Entre ellos se encuentran el rey Abdalá de Jordania, que el año pasado condenó al periodista palestino Mudar Zahran a 15 años de trabajos forzados; el primer ministro turco, AhmetDavutoglu, "que encarcela a más periodistas que ningún otro país en el mundo"; Benjamín Netanyahu, el primer ministro de Israel, cuyas Fuerzas Armadas mataron a siete periodistas en Gaza el año pasado; así como Mehdi Jomaa, el primer ministro de Túnez, que recientemente ha condenado a tres años de cárcel al bloguero Yassine Ayan por "difamar al Ejército".

21 de enero de 2015

P. Guillermo José Chaminade

El 22 de enero se recuerda al P. Guillermo José Chaminade, fundador de los marianistas. Beatificado hace pocos años. Les presentamos una película que presenta  brevemente su vida y misión.

Volvieron por otro camino...

(Mt. 2, 1-12)
Historias bíblicas de ayer que se repiten hoy.


Llegaron allí al caer la tarde. Entre adorar y hacer carantoñas al  niño, sacar  esos regalitos de nada (“unos “suvenires” de nuestra tierra”) y platicar con María y José de lo mal que andaba la situación en el país, con ese rey del diablo que los tenía angustiados...

Descargar el  artículo para impresión  Aquí


11 de enero de 2015

La mujer de Lot

Cuenta el génesis  que Abraham y Lot, su sobrino, con sus tribus respectivas, por orden de Dios salieron corriendo de Sodoma, ciudad pecadora que iba a ser destruida por el fuego.

 Dios – ese dios del muy antiguo testamento -  les prohibió mirar hacia atrás en su camino, para que no vieran el destrozo que preparaba…

La curiosa esposa de Lot, a la que  gustaban las telenovelas,  no se aguantó las ganas de ver cómo  terminaba aquella película. Cuando escuchó la estruendosa banda sonora del cataclismo en Sodoma,  detuvo su marcha y  se  volvió  a mirar.  Entonces ¡zas! Se quedó convertida en estatua de sal.  Eso Lot no lo vio, porque si llega a mirar, se queda  él  igual de salado.

Cuatro mil años han pasado, siglo  más siglo menos. Todavía  sigue la señora viuda de Lot, inmóvil por aquellas tierras desérticas.
En esos cuarenta siglos ha cambiado mucho  la vida de los descendientes de Abraham y Lot. 

Aquella tribu siguió caminando, después de muchas    invasiones y esclavitudes, de fundar ciudades y destruir otras,  allí se quedaron, guardando sus tradiciones y recuerdos del pasado.

Allí empezaron a aburrirse viviendo de antiguas memorias.

Hasta  que, entre los  tataranietos  de Abraham, fue creciendo un muchacho rebelde que animó a sus amigos a salir otra vez del pasado en busca  de una vida nueva…

Esa salida  le costó la persecución de los que  sólo querían quedarse mirando atrás. Y le costó la vida.

Es peligroso  asomarse al futuro.


Descargar el artículo para impresión AQUÍ

4 de enero de 2015

El "niño Dios" de la patera



"Y cuando son niñitos, como Jesús, los que mueren ahogados, ¡qué horror!"
Desde el silencio de la orilla

"No se puede tolerar que el mar Mediterráneo se convierta en un gran cementerio" (Mensaje papal en Estrasburgo)




"Cuando nos disponemos a celebrar la venida del que "salió del Padre" para bajar al pesebre y levantar a todo hombre a la dignidad de hijo de Dios, seguimos viendo cómo tantos hermanos nuestros siguen dejando la vida en el mar. Y cuando son niñitos, como Jesús, los que mueren ahogados, ¡qué horror! ¿Cuándo querrá escuchar Europa el grito que sube de esta tierra?
Porque el Mediterráneo sigue siendo cementerio y desde las orillas sigue el silencio vergonzoso. En acciones y palabras. La culpa la tiene siempre la orilla ajena. Y mientras tanto Dios sigue llorando por sus hijos pequeños, aunque nosotros andemos preocupados en el sur y en el norte de España por otros asuntos:. Mientras tanto se ahogan en el Estrecho 9 subsaharianos- 5 mujeres y 4 bebés -de los 30 de la patera que intentaba llegar a España. Huían del hambre, de la guerra y han caído al agua por pánico.

Y mientras tantos estos bebés entre otros, han muerto ahogados en las costas africanas camino de España. Algún Herodes moderno tendrá que rendir cuentas de nuevo a Dios.
Reportaje ReligiónDigital