Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

15 de mayo de 2019

biografia


Enrique Zabala Ortiz de Urbina
Comunidad Marianista
1928-2019
Enrique nació en Vitoria (Álava, al norte de España) el 28 de julio de 1928. Sus padres educan a su
hijo para que poco a poco crezca en la fe. Estando ya en el escolasticado después de hacer  la primera profesión, escribe al Provincial, para manifestarle su deseo de ser misionero. Le explica que es una vocación que empezó en sus primeros años de estudio en el Colegio de San Viator en su tierra natal. Cuenta que “allí me alisté a la Santa Infancia…la Providencia iba colocando en mi tierna alma los gérmenes de una futura vocación misionera.”
Esas vivencias infantiles empiezan a hacerse realidad en 1940 cuando ingresa en el postulantado marianista de Escoriaza (Guipuzcoa, país Vasco). Después de 4 años felices comienza su noviciado en Elorrio (Vizcaya) y un año más tarde, el 21 de septiembre de 1945, emite sus primeros votos como religioso marianista. Antes, en la carta en la que muestra su deseo de hacerlos, expresa también su disponibilidad de realizar su  misión dónde y cómo parezca conveniente, como sacerdote, educador o hermano obrero. Después de los primeros votos,  va al escolasticado de Carabanchel en 1945, vuelve a manifestar sus intenciones de renovar sus votos.
Después de tres años de escolasticado empieza a vivir su vocación de educador en el Colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. En 1951 se compromete definitivamente haciendo su profesión perpetua. En estos años ha ido consolidando su vocación de ir por el mundo entero anunciando el Evangelio y se ofrece para ir a Japón.

Va al Colegio de San José en Yokohama. Enrique es un amante del deporte y un gran jugador de fútbol. Está muy a gusto, aunque llegó pensando que en un país de misión la vida sería más austera que en España y no es lo que encuentra. 
Regresa a España con una experiencia positiva, la conciencia de una misión cumplida y el aumento de sus conocimientos de inglés que le permitirán ser profesor de esta lengua. En España se incorpora de nuevo al Colegio del Pilar de Madrird. Durante su estancia en él, consigue la titulación oficial para dar clase de Inglés. 
En 1967 la Provincia de Nueva York, solicita la incorporación de Enrique al colegio Ponceño de varones de Puerto Rico, posteriormente es autorizado se entrega por completo a la misión, da clases de español y religión y participa activamente en los deportes del colegio. En el curso de 1968-1969 se anuncia que los religiosos marianistas va a dejar el Colegio, lo que también le afecta a él. 
Quiere seguir viviendo su vocación misionera. Se plantea la posibilidad de ir a Colombia o Perú. Finalmente aterriza en Santiago de Chile para trabajar en el Instituto Miguel León Prado. Aquí encuentra más austeridad, pero querría aún más.
No son años fáciles para Enrique: vivimos los años del postconcilio,  años complejos en los que no es fácil dar respuesta a todas las propuestas de renovación conciliar que han surgido del Vaticano II.
Enrique es muy crítico  con la situación de la vida religiosa en España y también en Chile. La situación de incertidumbre que vive en esta situación de dudas y tensiones le hace dedicarse con más entusiasmo a su vocación. Intenta también hacer todos los esfuerzos posibles por dinamizar la comunidad en que vive. Sus críticas o van unidas a una visión de las realidades positivas y da a sus cartas en claro tono pesimista. En estos años su creatividad y su  imaginación crean un método de aprendizaje que sorprende a todos por su novedad y eficacia.
En 1997 plantea su deseo de retirarse ya de la enseñanza. Lleva 49 años dedicado ininterrumpidamente a esta misión.  El Consejo provincial está de acuerdo. El P. Lorenzo resume lo que han sido estos años para Enrique: “Creo que en la enseñanza has dejado lo mejor de ti mismo y al mismo tiempo has encontrado las mayores alegrías de tu vida”.
Enrique sigue pensando en ir al tercer mundo a un lugar en que su inglés pueda ser útil.  Escribe a Martín Valmaseda, misionero en Guatemala en un ambiente muy pobre. Martín le anima a ir. Enrique acepta, aunque sabe que la vida de comunidad, entre solo dos personas va a ser muy difícil. Recibe la autorización del Consejo provincial. Vive 8 años allí, vive la pobreza que desea, trabaja para formar profesores de inglés, sigue dando clase a pequeños grupos de alumnos de áreas marginales. Luego por su seguridad parece prudente abandonar Guatemala, en donde fue feliz.
Viaja a otros países de Latinoamérica y finalmente pide regresar a España a dar testimonio de muchos años de entrega. En el 2011, va a la comunidad de Jerez de la Frontera a recordar buenos tiempos. El Provincial, P.Miguel Ángel Cortés, le escribe en 2015 con motivo del 70 aniversario de su primera profesión religiosa. Dice: “Ahora ya no corres tus preciados maratones, pero sigues corriendo con no menos decisión la carrera de la que hablaba S. Pablo:…Corro hacia la meta, hacia el premio, al cual me llama Dios desde arriba en Cristo Jesús”.
Su salud empeora. En septiembre de 2017 es trasladado a la comunidad de Siquem. Poco a poco va perdiendo vitalidad. Siempre constante, los primeros meses sigue escribiendo THE SCREEN un periódico mensual, de confección casera, todo en inglés. Continua debilitándose y finalmente deja de hacerlo. El 6 de marzo de 2019 termina su vida en esta tierra y empieza la carrera definitiva que nuestro padre bueno nos ha organizado para toda la vida.
Por Rosario Carrera
Fuente: SM Curia Generaliza, Comunidad Marianista.