Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

18 de julio de 2017

SACRAMIENTOS CAPÍTULO 4


LO QUE VA DE AYER A HOY
(HISTORIAS   BÍBLICAS DE AYER QUE SE REPITEN HOY)
NUEVA SERIE: CATECISMO PIES EN TIERRA.
2ª PARTE   
SACRAMIENTOS CAPÍTULO 4
AYER:
Si hay algo  que  el ser humano ha hecho  desde  antes de empezar a ser humano ha sido comer.

Eso lo ha hecho de una manera u otra  todo el que comenzaba a ser lo que decimos SER VIVO.    Desde las amebas, hasta las plantas… todo lo que tiene vida tiene que buscar el modo de mantenerla  y  eso le obliga a  buscar fuera de él productos  que le mantengan vivo.
 El mosquito que nos  chupa la sangre, la planta que hunde en tierra sus raíces para sorber  lo que luego va a subir con la savia hasta  sus ramas y hojas…
Todos los seres vivos de un modo u otro nos alimentamos de lo que nos rodea.
La diferencia con nosotros, las personas es que la comida no sólo es comida sino una manera de convivir unos con otros. Cuando vamos aprendiendo a hablar a pensar y a querer… la mesa es un lugar donde no solo comemos, sino que nos miramos, platicamos, partimos y compartimos nuestro pan, nuestra tortilla, nuestras palabras. Es por eso por lo que…
Pero dejemos a   nuestros platicadores amigos los que van a hablar ante  nosotros lo que hoy, también es un sacramento y lo que con él sucede

Hoy


CAPITULO 4

DONDE A LA MISA NO SE LE LLAMA MISA Y SE INTENTA EXPLICAR LO QUE ES LA MISA A LOS QUE NO VANA MISA, Y  A LOS QUE VAN   (y a los que no saben lo que es eso)

-U.P.- No sé por qué me parece que vas a hablar de la misa.
-EMI.- Pues no.
-U.P.- Entonces, ¿cuál es el tercer sacramento de iniciación cristiana?
-EMI.- La fracción del pan.
-U.P. ¿La fracción?
-EMI.-  ¡Vamos, partir el pan!
-U.P. Ya estamos con palabras modernas.
- EMI.- Mira la biblia y allí no verás nunca la palabra «misa». En cambio leerás que los primeros cristianos se reunían en las casas para «partir el pan».
-U.P- ¿Y por qué?
-EMI.- Por el encargo de Jesús. Por conmemorar y revivir aquella «última cena» tan importante. Por repetir en recuerdo suyo lo que El hizo. Ahí celebramos que, aunque lo mataron, El está presente, vivo.
-U.P.- ¿Y para eso se parte el pan?
-EMI.- Se celebra el «partir el pan» en comunidad recordando las palabras, los hechos de Jesús.  En esas reuniones hoy se hace lo que hacían los primeros cristianos.
-U.P.- ¿Qué hacín?
- EMI.-  Pues  comer   o cenar juntos, Allí hacían juntos oración ,    comentaban  la vida y la palabra de Jesús  y recordaban lo que El  hizo   cuando les repartió el pan y el vino como señal de unión con ellos, como su cuerpo y sangre.
U.P.-. ¿y hoy no se hace eso mismo?
-EMI.- Sí pero con cambios: En aquellos tiempos    hacían la reunión en alguna de sus casas. Hoy   se hace en templos y se añaden otras ceremonias, otros trajes y símbolos haciéndolo más solemne, aunque muchas veces más aburrido.
-U.P.-  Claro, es que 20 siglos  que han pasado son muchos siglos
- EMI.- En 20 siglos los cristianos han tenido muchas ocurrencias.
 Hasta el nombre lo han cambiado. En vez de “partir el pan!,  hoy se dice: “misa”, “celebrar la eucaristía”,  “comunión”…

-U.P.- volvemos a la comunión,  común ...comunidad ... ¿no será todo esto un poco «comunista»?
-EMI.- Según cómo se mire. Esa palabra “comunista” está muy discutida con todo lo que ha sucedido. Se han mezclado con ella teorías políticas, guerras y crueldades entre los que   defendían y los que   atacaban esa palabra, pero una especie de comunismo   o mejor de “comunitarismo” es  lo que  Jesús predicó con su palabra y su vida.  Ellos lo ponían todo en común.       
-U.P.-  Pues no sé qué tiene que ver lo que dices con la  «primera comunión». Los niños y las niñas tan bonitas  vestidos de fiesta, ¿se enteran de algo de eso  que dices?
  EMI.-     Lo malo es que de pequeños, algunos catequistas les preparan para esa ceremonia con preguntas y respuestas , como para un examen de  graduación. Muchos niños no se  dan  cuenta de lo que hacen. Hacen la  «comunión»  sin saber  de verdad lo que  eso quiere decir. ¡Ese es a veces el mayor sacramiento, la mayor sacramentira!
-U.P.-  Bueno, hombre, no hay que ponerse así, cálmate,  seguimos hablando de la fracción del pan.
- EMI.- Y de la COMUNIÓN que es una palabra bien  bonita cuando se usa de verdad. Porque no basta  con ir a ver cómo el padre consagra  el pan y te lo da a comer, si tú luego no haces comunión en tu vida... si no pones tu vida en común con los demás.
-U.P.-  Todo eso en teoría está muy bien. Pero yo conozco muchos y muchas,  no  niños, sino bien mayores, que van a oír «su» misa lo más lejos que pueden del altar y si hay tres personas en un templo cada una en una esquina. Luego, cuando comulgan esconden la cabeza como el avestruz y no quieren saber nada de nadie. Cuando salen todavía llevan la cabeza encogida y los ojos medio cerrados para no ver lo que pasa a su alrededor... no les vaya a comprometer.
EMI.-  Tienes razón. Así andan algunos, Pero no todos. También hay gente que se reúne para poner en común la palabra de Dios, para rezar en común, para mirarse a la cara, para darse el abrazo de paz, para cantar al son de la guitarra o de la marimba, para comulgar en el cuerpo y la sangre de Cristo... y para salir a la calle con los ojos bien abiertos y hacer lo que puedan durante la semana porque vaya creciendo un mundo COMUNitario.-
.P.- Eso ya es más difícil. No es lo mismo predicar que dar trigo, o maíz..
- EMI.- Sí. No depende sólo de cada individuo. Por ese  existen  organizaciones de solidaridad, las asociaciones de vecinos, los grupos sociales o políticos, los centros culturales, la pastoral social... Unas veces les sale bien, otras meten la pata.
-U.P. Nadie es perfecto.
-.EMI.- Nadie... Pero más vale intentar hacer algo que quedarse
metido en casa “para no equivocarse”.
-U.P.- Muchos no van a misa porque dicen que no tiene  nada que ver con su  vida
- EMI.-Eso es porque muchos van a «oírla» y no a celebrarla, a participar. Mucha gente va en plan pasivo: que todo lo haga el celebrante, que para eso está. Los demás no celebran nada.
-U.P.-  También el padre que preside   tendrá su parte de culpa en que sea la celebración  adormilada.
- EMI.-También; cuando él se lo organiza todo y los demás  lo más que hacen  es ser  acólitos o cantantes o lectores .   Pero que conste que el «partir el pan», que Jesús nos encargó, no es eso. Exige que todos tomemos parte, nos comuniquemos, que haya amistad, unión   y, claro, fe. Fe en Jesús que es el centro de la fiesta. El es quien lo inventó.
- U.P.- Pues me dejas de piedra porque no es eso lo que yo he visto por ahí, en algunos templos
- EMI.- Ya te dije que en la misa también se mezcla mucho sacramiento. ¡Qué le vamos a hacer! ¿Pero tú te vas aclarando?
-U.P.- De todo esto habría mucho que hablar. Si quieres pasamos ya a otro tema.
- Sí, que hay otros asuntos pendientes