Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

29 de noviembre de 2019

Angélica María Morales Sacuj


El día que Angélica viajó
a New York para darle voz 
a las niñas 

Angélica María Morales Sacuj de 21 años, nació en San Andrés Semetabaj, Sololá, siempre anhelaba estudiar, prepararse y ser una profesional. Fue la cuarta de 6 hijos y la primera en su familia en llegar a la universidad. También fue la primera de su comunidad en estudiar Bioquímica Microbiológica. El 11 de octubre, viajo a New York para ser la voz de las niñas.

POR NORMA BAJÁN / 19 NOVIEMBRE, 2019

Angélica Morales Sucuj, durante su viaje a New York
FOTO: SARAH KUSZELEWICZ

El 11 de octubre, fecha mundial del día de la niña, Angélica viajó para presentar la declaración de los 10 derechos más importantes para las niñas en todo el mundo ante la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka. La declaración se hizo con más de 1,000 niñas en todo el mundo. Y la realidad de la que hablan no se aleja mucho de la que viven las niñas en Guatemala.

“Creo que las instituciones que trabajan con niñas, jóvenes en Guatemala, deben de difundir estos derechos, también en las escuelas y las entidades gubernamentales”, aseguró Angélica.


Para ella, de los diez derechos declarados, tres le parecen los más importantes: derecho al acceso y calidad educativa, derecho a la equidad de género, y el derecho de protección bajo la ley sin miedo y sin ningún trato de desigualdad o preferencia.

Los tres son claves en un país como Guatemala con un alto índice de marginalización en mujeres que se agrava cuando son mujeres indígenas. “Para mí no solo es importante que se conozcan sino que también se nos otorgue ya que nuestros derechos no son negociables” dice Angélica.

“Las autoridades del país deben de dar espacio a las niñas y que tomen en cuenta sus opiniones ya que somos seres humanos y tenemos los mismos derechos que cualquier otra persona, tenemos pensamientos, sentimientos y muchas veces nosotras mismas tenemos la solución en nuestras manos. Cuando decimos que la juventud y la niñez es el futuro de Guatemala, seamos consciente que estamos haciendo ahorita para que de verdad sea el futuro, que se le dé prioridad y garantizar que se les de todas las herramientas para que realmente sean el futuro”. concluyó Angélica.

Angélica es un agente de cambio, quiere compartir esta declaración en todos los sectores de su comunidad, incluyendo hombres ya que para ella es importante que todos conozcan y sean partícipe de esta declaración. Quiere trabajar con la juventud, sueña con contribuir a mejorar el sistema de salud en su comunidad y mejorar la calidad de atención que se les brinda a las personas indígenas. 

“Esto para mí es un gran logro y agradezco a mi universidad que me permitió faltar a mis clases para poder unirme a esta campaña” comentó Angélica.

Articulo tomado de:Nomadas