Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

14 de mayo de 2016

Lo que va de ayer a hoy: Pero todo se lo creen

Historias bíblicas  de ayer que se repiten hoy


Pero Todo se lo creen





AYER

El  mensajero Filípides  llegó corriendo sin parar…  casi 40 kilómetros por  malos caminos.  Llegó  tambaleándose  hasta Atenas,  entró en presencia de las jerarquías del país… con un hilo de voz susurró “Nike”…  que resumido es: “Hemos vencido… a los persas en la batalla de Maratón”;  y no dijo más. Calló y cayó muerto.

Esa es la noticia tal vez más famosa de la historia. Doble noticia. La  del triunfo militar y la  hazaña  del esforzado mensajero, un poco ingenuo, porque si  se hubiera detenido unas horas a descansar, la información sería la misma y lo habría podido celebrar.

Aunque existen muchas teorías  que modifican la historia:  que el mensajero no se llamaba Filípides,  que el susodicho corrió no 40  sino 240 kilómetros desde Atenas pata pedir ayuda a los espartanos, que si no llega a tiempo hubiera habido suicidio colectivo en el pueblo desesperado,  y la más importante: que  no corrió sólo Filípides sino todo el ejército detrás  para  llegar al puerto de Atenas antes de que los barcos persas  lo  asaltasen.

El gran  recuerdo de esa  carrera, ya saben, es la prueba de  42,195 metros (centímetro más o menos) en la olimpiadas.

Es decir, que  esa noticia ejemplar ya  sufre de las mismas faltas de claridad  que han sufrido a lo largo de la historia los mensajes, e informaciones en boca  y pies de mensajeros  de   épocas antiguas.

 “¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del  mensajero que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz, del que trae las buenas nuevas de gozo, del que anuncia la salvación, y dice a Sion: Tu Dios reina!”, canta el profeta Isaías (52,7)
En un tiempo en que no existían más medios de  comunicación  que los pies y la boca, o a lo más un  rollo  de papiro o unas tablillas enceradas, no había más remedio que simplemente creer o desconfiar del mensaje.

Una prueba de  su veracidad  era la vida que entregaba el mensajero por hacer llegar la noticia,  como el corredor de Maratón  o  los testigos  que en toda la historia se la han jugado por decir lo que tenían que decir, aunque los asesinasen.

Hoy se  estudia concienzudamente  qué hay de histórico en los libros, también en los sagrados, y qué hay de simbólico, de mítico  según la manera de escribir en las épocas antiguas de la historia. 

Si nos dicen  que los magos de oriente – por poner un ejemplo – no existieron y que sólo es la narración simbólica con que el autor de la “buena noticia según San Mateo”.  Porque el autor quiso mostrar  que Jesús no había venido a anunciar  el mensaje solo para los judíos  sino para todo  el mundo, representado por   aquellos  sabios orientales.  Quienes   comprenden los “géneros literarios” (el modo de escribir de cada época) no se escandalizan ni piensan que los autores mienten porque usen  en sus historias  mitos y símbolos de  cada, época.

Lo que da fuerza al mensaje es la vida que entregaron aquellos mensajeros  para  afirmar su fe en el humilde carpintero crucificado.

Podríamos  poner más ejemplos de  mensajes y mensajeros en los   tiempos antiguos, pero nos interesa más saltar a nuestros siglos, cuando aparentemente los mensajes y noticias tienen más medios de llegar  sin corredores que se rompan  pies y   pulmones para cumplir su misión.

HOY
Pues dirán ustedes  que  hoy al corredor griego  le hubiera bastado sacar el teléfono móvil,(celular) del bolsillo  para enviar la noticia al areópago.  ¿Dirán eso ustedes?.  ¿Afirmarán que en la  era actual  las informaciones tiene la facilidad de llegar a cualquier persona, a cualquier parte del mundo, con mayor rapidez y certeza    que en tiempos de los griegos y de los apóstoles.  ¿Lo dirán de verdad?  Les estoy imaginando  torcer el gesto y exclamar… “Pues no, porque hoy  la prensa, la radio y la tele no dicen más que mentiras”
Tampoco  es eso.  Entonces con no comprar  el periódico  y apagar el receptor ya estaría resuelto,  pero no,      porque usted y usted… y nosotros mirando a la  pantalla… A ver cómo  distinguimos la verdad y la mentira de lo que nos cuentan.

Tendríamos que  tener algunas pistas, los que no somos especialistas en  técnicas de información,  para no tragarnos  noticias falsas  e informarnos bien de lo ocurrido. Algunas pistas:

¿ Dicen todos los informadores  lo mismo o se contradicen?
-“Disculpe,-  me  dirá usted - Pero es que yo solamente leo  un periódico, escucho una emisora de radio y veo un sólo canal de TV, o (lo que es peor )  veo varios pero todos son propiedad  de los mismos dueños. Claro.

El problema es que detrás de los grandes medios – ¿no se dan ustedes cuenta? –  hay grandes fortunas, poderosas empresas,  interesadas en contar las historias a su gusto. 
Detrás de esas grandes empresas están “grandes” países interesados en que ustedes lo vean según  el color  del cristal que les pongan delante.  Y ustedes tampoco pueden seguramente retirar  ese cristal, o no se les ocurre  irse a buscar otros informadores más sinceros y con mejores intenciones. O sea que siguen diciendo ustedes: “no dicen más que mentiras”; pero como son las únicas que les entran  por  ojos y oídos… pues se las creen.

Vamos a  presentar un caso  de información que pocos conocen  sobre el golpe de estado que apartó por algún tiempo del poder a Hugo Chávez:

1.      El vídeo, titulado "La masacre en el centro de Caracas", fue galardonado con el "Premio
Internacional de Periodismo Rey de España".  En él se destacan las acciones violentas de partidarios de  Chávez  sobre manifestantes pacíficos  contrarios a aquel  gobierno. El vídeo, naturalmente, corrió por  muchas televisiones cargado con el real premio.Sin embargo, poco después ,en declaraciones en el juicio que se siguió contra los autores de los disparos, el autor de la grabación, el periodista Luis Alfonso Fernández, ha reconocido que se trataba de un intercambio de disparos entre los civiles y la Policía Metropolitana de Caracas, a las órdenes del alcalde opositor Alfredo Peña. No pasaba por ahí ninguna marcha opositora y la voz   afirmando que disparaban contra los manifestantes se sobrepuso posteriormente en el canal Venevisión (privado, de Venezuela).

2.      Posteriormente unos realizadores irlandeses  presentaron otro documental. “La Revolución no
será transmitida”   dirigido por Kim Bartley  y Donnacha Ó Briain. .En él   además de analizar  el manejo de los medios de comunicación privados  hacía ver cómo, con las mismas imágenes reales montándolas  de modo  diferente pudieron en Venevisión hacer ver una realidad distinta.

Se da la circunstancia de que, en contra de lo afirmado por la oposición venezolana, la mayoría de los muertos de aquellos disturbios eran militantes chavistas. Tal y como afirmó la periodista comunitaria Blanca Eekhout, "los defensores de la revolución bolivariana y del presidente Hugo Chávez pusieron los muertos y los presos".  Lo contrario de lo que presentaba el anterior  documental.

Esto no lo conoce la mayor parte de la gente. Desde luego al documental irlandés no le dieron el premio del rey de España.

Este es un ejemplo de cómo la  facilidad de utilizar la fotografía, el cine, la prensa, las grabaciones sonoras,  no garantiza el que se diga la verdad en  el mensaje  de “los medios”.
Este ejemplo  es importante porque refleja  cómo las naciones poderosas a cuya sombra  están las grandes cadenas de televisión, de prensa y  la agencias internacionales,  dominan la mente de los (des)informados.

 AP,  UPI ,  REUTERS,   AFP:  Detrás de estas cinco agencias importantes habría que colocar la española EFE, la italiana ANSA y la alemana DPA    Además fueron apareciendo otras agencias especializadas en material audiovisual, junto a ellas, debía considerarse los servicios de noticias ligados a empresas de radio y televisión y de las cadenas de televisión por satélite: Visnews, UPITN, CBS-News, ABC-News, CNN, Euronews…

Las  agencias y cadenas informativas de países  con economía menos desarrollada  tienen un poder limitado frente a esos gigantes que imponen sus noticias y se meten en  todos los países del tercer mundo como un elefante en una cacharrería,  revolviendo
     La  credulidad de  esa gente  que afirma muy segura: “lo medios de comunicación no dicen más que mentiras”… Pero  luego se lo creen todo.

Por eso  son importantes los medios alternativos de educación y comunicación, aunque parezcan pulgarcitos  frente a  un gigante.  Algunos  nombres al azar, de grupos alternativos  de “variados tamaños”  ya sea radio, televisión, redes sociales o programas grabados:  Radio progreso (Honduras), Telesur (Venezuela),, Nuevo Mundo radio (Guatemala,)  Agencia Cerigua, Radialistas apasionados(as),  Audiovisuales educativos (AVEDUC ), Centro audiovisual de comunicación y educación(CAUCE) , Nómada,  Rebelión, eldiario.es-Desalambre, Periodismo digital,  Econoticias, Radios libres, Tmex… 
Les citamos sólo algunos de  los grupos, asociaciones  con quienes estamos más  en contacto.  Existen nubes de emisoras y canales TV  “alternativos”  y prensa popular.  A nosotros  corresponde distinguir la orientación de cada uno,  evidentemente no hay ninguno “neutral”, pero pensemos que lo que invade nuestra  cacharrería informativa son los elefantes del poder económico transnacional.  (Ahora me doy cuenta de que ese  elefante es el símbolo del partido republicano en U.S.A   con su Trump(a)…   Por eso  necesitamos ver el otro lado de la moneda.  Nadie tiene la verdad  completa pero…como dijo Antonio Machado: Tu verdad?, no. La verdad, y ven conmigo a buscarla, la tuya guárdatela

"Muchas fuentes de información están envenenadas...
Prueben las noticias antes de tragarlas..." 
El roto, viñetista español.

Y precisamente por buscar la verdad  con todo  el corazón, muchos mensajeros  han dado su vida, como el de Maratón, pero asesinados por los  que  se creían dueños absolutos de la verdad. Lean ese titular:   

Más de 200 periodistas asesinados en América Latina entre 2010 y 2015

A pesar de todo, muchos ciudadanos en todos los  países sigue tragando noticias y  afirmando que “eso es verdad porque lo ha dicho la Tele…”  aunque luego…

Déjenme que como despedida les ofrezca  estas coplas mensajeras:

DICEN QUE DICEN…

“¡No dicen más que mentiras!”
Se oye decir a la gente
Cuando comenta  el diario
Oye  radio o ve   la “tele”.
Dicen  que dicen mentiras
(¡Pero todos  se las creen!.)
No piensan que las noticias
Salen de la misma fuente
Y  les vienen de  la misma
vasija de donde beben
Doctores y analfabetos
Labriegos, terratenientes
Vendedoras del mercado
Y empresarios prepotentes.
Son miopes o disimulan
Y dicen que se lo creen.
Como  miopes  no distinguen
Las manos que se lo ofrecen.
Por detrás danzan las siglas:
France press, Reuter’s  o EFE
Unidos a otras agencias:
Wolff, BBC, CNN
Con los bulos  del “se dice”,
“Se cuenta”, o “así parece”
Sin reconocer que a  espaldas
Hay oscuros intereses:
Lo que cuentan  o no cuentan
Lo que deforman o mienten.
Dicen que dicen mentiras…
Pero todos se las creen.
Si mirasen por la trama
Con que fabrican las  redes
Descubrirían los nombres
Y las manos que las tejen
o  los trucos con que ocultan
motivos por los  que mienten.
Pocos son los que preguntan
Los que buscan, dudan, leen
Con  una mirada inquieta
Investigando  intereses,
los porqués, los cómo y cuándo
Y a quién  le importa que piensen
que los culpables son otro,
pues las víctimas no pueden
Dar su voz a la justicia
Porque es voz  lo  que no tienen.
Condenados al silencio
Oyen decir a la gente:
No dicen más que mentiras
(pero todas se las creen.)
Pocos son los que investigan
Informes en otras fuentes
Para encontrar  la verdad
En todo  lo  que sucede.
Pocos los que desconfían
De voces  que se mantienen
Al servicio de los ricos,
De naciones prepotentes
.
Pocos  abren sus oídos
Al grito  de quien no puede
Hacer ver lo que  ha perdido
Eb las garras  de los fuertes.
Y mientras  sigue la historia
Contada por los de siempre,
Mientras el pueblo engañado,
Tragando lo que le ofrecen,
Dice que dicen mentiras
(Pero todas se las creen)
…………………………………….
…No todos dicen mentiras.
Hay quien la verdad defiende
Aunque hace falta buscarla
Donde puede que se encuentre:
En las   voces de los pueblos
Que  un mundo justo defienden.
Pero si la gente traga,
Cualquier  bulo que le llueve
Podrá seguir como todos
Repitiendo una y mil veces:
No dicen más que mentiras…
La radio, la prensa y “tele”
¿dicen   que  dicen  mentiras?
pero los que dicen eso, ¡luego todas se las creen!