Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

15 de junio de 2018

COMPASIÓN - COMPROMISO

Para Otro  Mundo Posible


9


Será bueno que sigamos golpeando nuestra cabeza con los com que iluminan esta serie. Les recordamos cuáles son los que llevamos trabajados por ahora:
CONSOÑAR + COMPARTIR+
CONVIVIR+  COLABORAR+ CONSTRUIR+  COMPAÑEROS+ COMUNICAR+ COMUNIDAD+ COMUNIÓN+… 
 Aquí nos atrevemos a investigar unos nuevos COM… que no estaban e la edición de este libro. Y nos atrevemos más aún, a presentarles juntas dos palabras  en parte complementarias, en parte contradictorias
Posiblemente se van a sorprender  
 Pasamos  a  reflexionar  sobre

COMPASIÓN… Y… COMPROMISO

¡Pues no sé que tiene que  ver una cosa con otra!
¿No  sabe qué tiene que ver?   Pues  “vamos a ver”.

Empecemos con la  etimología: el significado de cada palabra y lo que la gente  entiende
Compasión:  Cum- passio, en latín (passio=sentimiento, pasión, sufrimiento;   cum=con)    o sea: compadecimiento, compasión,  sentir lástima, tristeza por   lo que a  alguien le sucede;  tener compasión de alguien.  La auténtica persona compasiva es quien  siente- con el prójimo sus preocupaciones , el dolor de lo que le pasa. A quien siente compasión, se le conmueve el corazón por el hambre, la enfermedad, la falta de libertad,la soledad, la humillación de otros compañeros, conciudadanos, , prójimos. Aquí está la compasión.


El comrpromiso del latín  cum= con ;pro= por ; misio= misión, envío.

Alguien se toma en serio alguna acción, se junta con otros  y se compromete con ellos a realizar esa misión  se toma en serio su compromiso.

-Ya me aclaro un poco,  pero no del todo, sobre  la relaión entre compasión y compromiso.
Damos unos pasos adelante:

Una persona de buen corazón siente compasión ante personas que sufren. Precisamente  ahora que en el país donde esto se escribe el volcán fuego está destruyendo tierras,  viviendas y vidas.

Cientos de personas mayores y de niños y niñas han visto  truncadas sus vidas y su porvenir…
A los ciudadanos y ciudadanas  ante la tragedia se les ha conmovido el corazón.  Se han creado centros de acopio donde la compasión les ha animado a llevar víveres, medicinas, ropa…  asociaciones benéficas han juntado dinero procurando administrarle honradamente  para distintas necesidades de la gente , del país desgarrado.

No todos han sido  tan compasivos.  Corazones de piedra, cerebros egoístas de responsables, políticos, negociantes… han visto la ocasión de aprovecharse. Unos delincuentes han encontrado el modo de escaparse de la cárcel, de inventarse leyes para su beneficio,  de aumentar sus negocios sucios… 

Las ciudadanas y ciudadanos, tan compasivos  seguían haciendo acopio de  ayudas, preocupados dónde  y cómo llevar sus donativos pero sin  darse cuenta de lo que está sucediendo a sus espaldas.
- Sin embargo en ese país hay  personas reflexivas e inteligentes, de muchos ambientes sociales: campesinos,  universitarios, obreros,  maestros, periodistas… mujeres y hombres  a los que se les despertó algo que tenemos los seres huamanos… aunque a veces está dormida: la conciencia.
.
Ellas y ellos se dieron cuenta de que no bastaba  con tener compasión y aportar alguna ayuda. Sintieron que había que  abrir las puertas de su casa, juntarse unos con otros,  darse cuenta de lo que estaba sucediendo en el país, y salir a las calles y plazas para cortar los abusos , las injusticias, los negocios sucios… Comprendieron que no bastaba con juntar comida  para unos días si no cambiaban  el país,  el comercio y la economía.

Vieron  que no bastaba llevar a los niños a la escuela   si no conseguían  escuelas dignas, maestros preparados y responsables, Que era inútil llevar vendas y medicinas si no se juntaban ante el ministerio de salud para reformar la sanidad, y la seguridad social.

Entonces se dieron cuenta de que el COM de COMPASIÓN  no era bastante si faltaba el  COM de COMPROMISO  juntándose con vecinos y compañeros, con amigas y colaboradoras para no sólo dar limosna sino cambiar su país.

EL  PELIGRO DEL COM  CON INCIENSO

En el país de que hablamos existe  algo peligroso. Existen personas a quienes la compasión  les  envuelve en humo de incensario.

 Son personas  piadosas  a las que la compasión les mueve  el corazón  para orar por  las víctimas de la pobreza, la ignorancia, la injusticia, la enfermedad…  rezan pero con la mente envuelta en humo de incienso que no les deja ver con mucha claridad. Cuando a pesar del incienso consiguen darse cuenta de la magnitud del sufrimiento  de sus hermanos, entonces se mueven ágilmente. Las palabras de su jefe Jesús(tuve hambre y me dieron de comer…) les atraviesan el corazón y el pensamiento ;  la compasión se les vuelve un motor de la generosidad…  Pero el incienso para muchos y muchas es demasiado denso y no consiguen ver todo lo que sucede en sus calles, y plazas, menos en sus escuelas y oficinas, menos aún en sus palacios de gobierno. No llegan a enterarse de lo que significa la palabra compromiso… a lo más que llegan es a la caridad pero no al amor comprometido y activo.

Dios nos libre del exceso de incienso que no nos deje  ver ni indignarnos ni descubrir el compromiso que nos pide la verdadera compasión.

La compasión es importante, la caridad es importante, hasta el incienso es bueno, cuando no es demasiado denso… pero no podemos separar la compasión del compromiso activo, de la indignación y la mirada atenta a lo  que sucede en torno nuestro.



Como un grito  de  amor indignado a la tierra leamos el texto de una mujer movida por la com compasión y el compromiso

9 junio 2018
La mayor tragedia de Guatemala es su sociedad mediocre

Hablar de la sociedad guatemalteca es hablar del colmo de los colmos: todos los males de la humanidad se conjugan en ese pedacito de país que por si fuera poco también se elevan al cuadrado: ingratitud, insensibilidad, desmemoria, cinismo, cachurequería, racismo,  clasismo, homofobia, mente colonizada y mediocridad.

Punto y aparte es el pueblo, el pueblo de pies descalzos está a años luz de la sociedad rastrera que lo violenta, excluye y expulsa en las migraciones forzadas eso si no lo asesina antes en desnutrición y limpiezas sociales. Claro está que este artículo trata de la peste que carcome  a Guatemala, no de la raíz milenaria que la embellece.  Quien lea entienda.

Si el abuso sexual y el feminicidio de 41 niñas en un Hogar Seguro del gobierno, no hizo reaccionar a la sociedad para exigir la renuncia inmediata de Jimmy Morales, nada lo logrará así hagan erupción todos los volcanes, se desborden todos los ríos y despierten huracanes que en conjunto formen deslaves que arrasen con poblados completos. 

Si familias completas intentando sobrevivir en basureros, si miles de niños viviendo en las calles; picando piedra, cargando bultos, lustrando zapatos: sin acceso a la salud, a la educación y a una vida integral no ha logrado que la sociedad reaccione, nada lo hará. Si miles se pudren cortando caña,  para los grandes ingenios de explotadores y la sociedad ni se mosquea, nada lo hará. 

Si los cientos de bares y casas de citas en cada esquina del país, donde se secuestra, viola y asesina a niñas, niños, adolescentes y mujeres no logra que la sociedad se indigne y  cambie el sistema, nada lo  hará. Porque de una u otra forma esa sociedad mediocre también se beneficia, no olvidemos que es patriarcal y misógina ante todo.  Claro está, el gobierno de Guatemala representa a quienes votaron por esa banda de corruptos, feminicidas y genocidas.

Y son igual de responsables quienes  no votaron por ellos pero que solo reaccionan en las redes sociales, por su comodidad, pero que se esconden debajo de la cama en la vida real porque para tanto no les dan las agallas. No es lo mismo ir a poner el pecho aunque lluevan metrallas, que despotricar desde una red social en internet en donde todos campean de envalentonados y justos luchadores sociales. 

Las tragedias en Guatemala tienen nombre propio: sociedad mediocre. La mediocridad de la sociedad es el núcleo celular que permite la violencia gubernamental y sistemática hacia los últimos de las clases sociales. Y seguirán sucediendo las limpiezas sociales, los derrumbes en los basureros que se tragan a familias completas, feminicidios, desapariciones forzadas, seguirán creciendo generaciones picando piedra, viviendo en las calles, lustrando zapatos, cargando bultos, cortando caña, pudriéndose en los bares  y casas de citas; porque en efecto la sociedad lo permite  porque le beneficia

Momentáneamente, por doble moral más que todo y por su foto del recuerdo y la publicación de la misma en las redes sociales para recibir aplausos y mostrar la apariencia de buenos samaritanos, muchos se muestran sensibles y “reaccionan” ante una tragedia “natural” donde propios y extraños sacan provecho a costillas de quienes la vivieron, pero solo es cosa de tres días porque a la semana los vuelven a olvidar y estos pasan a enfilar las listas de las grandes tragedias que pudieron ser evitadas si tan solo hubieran sido vistos como seres y no como objetos para beneficio de las mafias.

“Oremos hermanos por Guatemala”, no es la solución. La solución es armarse de valor, dejar la comodidad de las redes sociales e ir a poner el pecho a las calles hasta que renuncie Jimmy Morales y todos los miembros de su gabinete, enjuiciarlos por ladrones, asesinos y corruptos e ir por una Asamblea Nacional Constituyente Integral, como lo han exigido los Pueblos Originarios, sería un buen inicio para ir cambiando el sistema. Pero qué va, como diría mi abuelo tío Lilo: pero patadas en el cu...