Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

13 de marzo de 2020

Palabras a Voleo


PALABRÍSIM.AS A VOLEO


Notarán  que esta vez  cambiamos el título de  nuestros temas. Tenemos   derecho en algunas ocasiones a  utilizar  aumentativos , diminutivos o cualquier  modificación de las palabras y creo  que  en  estos momentos  de la historia hace falta  darnos cuenta de cómo el  lenguaje  de algunas personas necesita una crítica  o  aclaración.
Ya  hablamos hace poco de que decimos   cosas  sin tener conciencia de lo que decimos.  Ahora  quiero fijarme  en lo que podemos llamar  PALABRÍSIMAS  CLERICALES.

(A que no dicen eso que pone arriba sin  respirar  dos  veces.  PALABRÍSIMAS  CLERICALES)  
Lo pensé esta mañana cuando  cierto presbítero amigo  daba instrucciones  sobre la misa a algunas señoras.  Les   estaba diciendo: “Tendrán por favor que preparar  el… el… el corporal y el purificador para…


El presbítero… o mejor, el cura se dio cuenta de que las señoras  se quedaban con los ojos cuadrados y la boca abierta,  entonces   rectificó rápido.  Quiero decir  el mantelito y la servilletita esta.
A las señoras se  les  arreglaron los ojos pero no  se atrevieron a decir  lo  que pensaban :”¿y por  qué lo llamará a esas telas  corporador y  purificalino o  como se diga?”. El presbí… perdón,el cura comentó con los que estaban allí: “Tienen razón las señoras, ¿porque entre el clero o los laicos clericales  usamos esas  palabras raras  que la gente normal no comprende?

Y  empezaron a   poner  alrededor de  aquel altar que era un sencilla  mesa,  palabras  que desde su juventud  habían aprendido, pero no entendido: ¿Alguien  sabe lo que es un turíbulo?..
-  y un amito? _ “un amo pequeño, digo yo?
– y un ambón?- “Un ambo grande” contestó otro  pasándose  de listo
– ¿Y una epacta?
- ¿Y un humeral, que no es un funeral? …

Así seguían las preguntas hasta que alguien interrumpió la lista. Digo yo, ¿ todo eso lo tenía  Jesús en la cena     




  

¿                                                                                                                                del cenáculo?

-Tendrían algunos vasos   y  platos de barro, y cuchillos, de tenedores nada, comían con las manos; y cojines, para sentarse… no sillas.
¿Y no tenían  sagrario?
-       No, las migas del pan ( porque era pan lo que partieron, no esas galletitas blancas y redondas lo  que hoy se llaman sagradas formas)  Las migas  se las comerían los gorriones que entraron por la ventana  cuando ellos  salieron de noche hacia el huerto de  los olivos.
-         Y en aquel templo?...
¡Si no había templo, hombre,  era el piso de arriba de la casa de un vecino….


Todavía siguieron  los feligreses en  este templo  del siglo XXI recordando palabras que habían aprendido es  su catequesis y no sabían lo que significaban y se dieron cuenta  de cuánto habían  cambiado las cosas de su religión en veinte siglos y pico
Lo terminó de estropear el  cura,   cuando dijo: “Pues piensen que Jesús no quiso fundar una religión ni hizo un templo nuevo.

Pues  ¿qué fundó?

Un modo de vivir, lo que llamaba el Reino de Dios su Padre celestial,  donde lo más importante no era el templo, ni  el corporal ni el  purificador, que no había nada que purificar… bueno, sí claro, había  limpiar el corazón de malos deseos y odios.

-       ¿Y los   sacerdotes   cuando Jesús no estaba visible con ellos?
Era un laico, uno de ellos quien presidía  la comunidad, era un hombre o una mujer, que habían conocido a Jesús.



Una mujer?
Una mujer también podía  ser.
 . Aquel grupo se llamaban  los  del  camino de Jesús. Se iba juntando cada vez  más gente,  hasta que empezaron a  llamarse cristianos. Parece   que eso fue en Antioquía, en lo que hoy es Siria; hoy bajo  las  bombas.
Era por donde  empezó a formarse la Iglesia, la asamblea  de Jesús.  Pero  3 siglos más tarde fueron empezando a tener  templos, altares,… y mucho de lo que  hoy hemos montado.  Pero al principio no fue así. Ya podíamos aprender de  los primeros cristianos y no enrollarnos con ceremonias raras, corporales, purificadores…  En cambio volver a lo  sencillo, como esta iglesita  de nuestro barrio.
Tiene usted razón, más  amor, salir por la calle a hacer el bien  y hablar  sencillo como el evangelio CON PALABRAS  DE LA GENTE NORMAL  en vez de esas…
PALABRISIMAS    CLERICALES