Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

13 de marzo de 2020

Mujer


Mujeres, Iglesia, igualdad
Fecha: 8 marzo, 2020Autor/a: Blogger

MUJERES, IGLESIA, IGUALDAD
REDACCIÓN de ECLESALIA INFORMATIVO,
eclesalia@eclesalia.net
MADRID

ECLESALIA, 08/03/20.- Desde nuestra pequeña Eclesalia Informativo nos sumamos hoy a la denuncia y anuncio profético de las manifestaciones en favor de la igualdad entre mujeres y hombres.

Somos conscientes de que nuestra fe cristiana demanda esa igualdad desde sus orígenes, desde la propia Tradición de Jesús de Nazaret. El desarrollo posterior, inculturado en buena parte en la organización imperialista romana, cambió Tradición por tradición y forjó una jerarquía comunitaria que, poco a poco, se fue alejando del Espíritu, Ruah, inicial. Hoy en día no tiene ningún sentido, ni es apropiado, ni forma parte de los derechos humanos, la discriminación de las mujeres en Iglesia, asamblea, comunidad de las seguidoras y seguidores de Jesús.


Pasaron ya los tiempos de oscuridad en los que las personas dirigían a la comunidad en función de su masculinidad y no por su afán de servicio. Reconocemos a la Ruah en nuestra asamblea y más allá de ella. En nuestro sistema democrático, ninguna institución es bienvenida si se propone colocar solo a hombres en sus cargos de responsabilidad. La estructura de nuestra Iglesia, sin embargo, mantiene un sistema jerárquico discriminatorio hacia las mujeres, a las que impide, por sistema, estar en los ámbitos de decisión.

No podemos más que sumarnos a la “Revuelta de mujeres en la Iglesia” y su manifiesto, en el que se podía leer que “Somos las manos y el corazón de la Iglesia, pero se nos niega la palabra, tener voz y voto, la toma de decisiones y el liderazgo en los ámbitos oportunos”. Con ella “trabajamos y trabajaremos para recuperar una Iglesia donde las mujeres seamos reconocidas como sujetos de pleno derecho, con voz y voto en todas partes y valoradas por nuestros talentos y carismas”.

Nos proponemos conjugar las palabras que dan título a este escrito con el verbo servir en todos los tiempos, desde el significado propio y apropiado que le dio Jesús, regresando a la Ruah de los inicios, a la Tradición que da sentido a nuestra vida, a la comunidad de iguales en carismas y ministerios (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

“Hasta que la igualdad se haga costumbre”.

Paz y bien

Tomado de: