Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

8 de septiembre de 2016

Imagen para meditar: EL MISIONERO





No era maya  quien levantó la escultura.
Lo pensé antes de consultarlo con la historia;
Y ya ven:

El escultor con la lógica criolla
puso de  pie al misionero
y de rodillas  al indio.

Fue Tomás Mur, escultor aragonés.
La escultura, un regalo  de la colonia española
en el cuarto aniversario de la llamada conquista.
Seguro que  el dominico,  si hubiera visto la estatua
pondría  el grito en el cielo.


“¡Yo no vine a mantenerlos encogidos de rodillas!
Sino a exigir  que los pueblos  liberados del imperio
caminasen por la senda de hermandad que abrió Jesús,
donde nadie es más que  nadie.”

Cuidado los escultores y pintores,
que  no reflejen  la mente de quien ganó la contienda.
Que antes de empezar su  obra, imaginen
esos ojos, pies y manos de quien creció en las raíces
de los bosques en esta tierra de árboles:
Quauhtlemallan.

Y que las obras que dicen levantaron
para iluminar la historia
de verdad iluminen  el camino.

Que se levanten los mayas para que, hombro a hombro,
con aquellos que lucharon para que fueran iguales
ante Dios y ante los hombres
,juntos bajen de la estatua
y caminen el camino de una Guatemala nueva.