Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

17 de diciembre de 2016

Facebook dispuesto a vender su alma

El hecho de reunir, en un mismo sitio, a personas que en la vida real no tienen relación entre sí tiene sus riesgos. Para muestra, Facebook, donde se borran los límites que se establecen naturalmente entre los círculos sociales. Que tu jefe o tus clientes te vean cometiendo “locuras” con tus amigos resulta embarazoso. Y es que todo lo que publiques en las redes sociales puede ser usado en tu contra. De hecho, varios estudios han revelado que el contenido y la frecuencia de tus publicaciones pueden revelar si eres un individuo extrovertido, con baja autoestima, neurótico, narcisista o si pasas por un período de depresión.

Seguramente, no quieres que nadie sepa de tu salud mental a través de las redes sociales. Tampoco te gustaría poner en peligro tu futuro profesional por algo que publicaste de forma impulsiva. Por esa razón, mejor limitar el acceso a tu contenido, ocultando a algunos contactos lo que haces con otros.

Ahora bien, si tienes reparos a la hora de censurar tus publicaciones, siempre puedes aprender del mismísimo Mark Zuckerberg, quien está dispuesto a filtrar la información que se publica en su red social con tal de volver a China. Facebook ha creado incluso una herramienta secreta de censura para ello. Claro, te preguntarás qué hay de la misión inicial de Facebook de lograr que el mundo sea un lugar más abierto y conectado. Mark Zuckerberg anticipa tus críticas alegando que es mejor ser parte de una conversación permitida aunque truncada, que permanecer en silencio. Lo cierto es que mil millones de usuarios potenciales habrán pesado para que se revisen a la baja las pretensiones morales de Facebook.