Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

1 de junio de 2018

VENEZUELA, LOS OBISPOS Y EL VATICANO

ELECCIONES EN VENEZUELA
 | 02:47. Archivado en Acerca del autor
Oscar Fortín
Religión Digital
22.05.18

UNA REFLEXIÓN PARA EL EPISCOPADO VENEZOLANO Y EL VATICANO

El pueblo venezolano salió a votar, ese 20 de mayo, para elegir a su Presidente y a sus representantes legislativos. Para los que siguieron el desarrollo de esta elección, como fue el caso de los observadores internacionales y los seguidores de telesurtv.net, vieron a un pueblo alegre, con mucho civismo, andando a votar por la paz y la soberanía de su país. No hubo incidentes mayores como asesinos o manifestaciones violentas. Todo se ha desarrollado en un clima de paz y de serenidad.
Se dice que en democracia es el pueblo que es el mandatario y que tiene toda la legitimidad de decidir tantos de sus representantes como de su régimen político y económico. Es ese pueblo que salió para asumir, por su voto, las decisiones relacionadas a sus representantes y de su régimen político. Un pueblo que no se dejo engañar por la información agresiva de una oposición que echaba la culpa de todos los problemas del pueblo de Venezuela al gobierno de Nicolás Maduro.

Era interesante escuchar los comentarios de ciertos observadores internacionales que ponían de relieve el nivel elevado de consciencia que tenia el pueblo venezolano. Sus conversaciones con unos y otros de ellos sobre los problemas tremendos que el pueblo tenia que aguantar en cuanto a la alimentación et a los medicamentos revelaron a un pueblo educado, informado suficiente para explicar todo lo malo que les viene de las sanciones de Estados Unidos que bloquea centenares de millones de dólares para impedir la compra de lo que hace falta al pueblo venezolano, primera victima de esa guerra económica.

De hecho, en un documento recién de la cuarta flota de É.U., estacionada en las aguas de A.L. se reconoce el mismo racionamiento que tuvieron E.U. en los anos de Eisenhower contra la revolución cubana.



“El 6 de abril de 1960, Lester D. Mallory, Subsecretario de Estado Adjunto para Asuntos Interamericanos, afirmó que "la mayoría de los cubanos apoya a Castro" y que "no hay oposición política efectiva" y agregó que "el la única forma predecible de reducir el apoyo interno era a través del desencanto y el desaliento basados en la insatisfacción y las dificultades económicas (...) Cualquier medio para debilitar la vida económica de Cuba debe usarse rápidamente (...): negarse a dar crédito y abastecer a Cuba para reducir los salarios reales y monetarios con el objetivo de provocar el hambre, la desesperación y el derrocamiento del gobierno. "

El 13 mayo 2018, aparece un documento que llama a una estrategia aun un poco mas sofisticada de la del bloqueo contra Cuba.

Ese Plan menciona que se tambalea la «dictadura venezolana chavista como resultado de sus problemas internos, la gran escasez de alimentos, el agotamiento de ingreso de fuentes de dinero externo y una corrupción desenfrenada, que ha mermado el apoyo internacional, ganado con petrodólares, y que el poder de la moneda nacional llega con escaso tiempo y el poder adquisitivo de la moneda nacional está en constante picada».

“alentar la insatisfacción popular aumentando el proceso de desestabilización y el desabastecimiento” [para] “asegurar el deterioro irreversible de su actual dictador”.

Hablando del presidente Maduro : «sitiarlo, ridiculizarlo y mostrarlo como un símbolo de torpeza e incompetencia, exponerlo como una marioneta de Cuba».

“exacerbar la división entre los miembros del grupo de gobierno, revelando las diferencias de sus condiciones de vida y las de sus seguidores y al mismo tiempo incitándolos a mantener en aumento esas divergencias”.

“Incrementar la inestabilidad interna a niveles críticos, intensificando la descapitalización del país, la fuga de capital extranjero y el deterioro de la moneda nacional, mediante la aplicación de nuevas medidas inflacionarias que incrementen ese deterioro.”

“obstruir todas las importaciones y al mismo tiempo desmotivar a los posibles inversores foráneos”
“apelar a aliados domésticos como a otras personas insertadas en el escenario nacional con el objetivo de generar protestas, disturbios e inseguridad, pillaje, saqueos, robos, asaltos y secuestros de buques y de otros medios de transportes, con la intención de desabastecer el país, a través de todas las fronteras y otras posibles maneras, poniendo en peligro la seguridad nacional de sus vecinos”.
«causar víctimas» y señalar como responsable al gobierno de Venezuela «magnificando, frente al mundo, la crisis humanitaria, a la que está sometido el país», «ligar el gobierno al narcotráfico para desacreditar su imagen ante al mundo y sus seguidores domésticos»

DOMINGO, 20 DE MAYO, ELECCIONES PRESIDENCIALES Y LEGISLATIVAS EN VENEZUELA
Lo anterior nos da el contexto nacional e internacional así que la importancia trascendental que representa esta elección. El episcopado venezolano hizo una campana mediática para que el presidente Maduro suspenda esta elección. Hizo también campana mediática para poner de relieve la miseria del pueblo, su falta de alimentación y de medicamentos, haciendo del gobierno el único responsable de toda esa miseria del pueblo. No tuvieron mala consciencia hablando de Maduro como de un dictador, de un régimen totalitario etc. Un discurso que cuadra perfectamente bien con la estrategia avanzada por el general de la Cuarta flota de É.U..

UN PUEBLO QUE DECIDE
Se trata aquí lo que podemos considerar como la cima y, a la vez, lo fundamental de la democracia: el poder del pueblo por el pueblo.

Ese pueblo se levanto temprano, ese día de las elecciones, y fue, con la fuerza de su voto, al decir quienes son los que quiere como gobernantes y en que régimen político, económico y social quiere seguir viviendo. Al culminar el día, una vez depositado el ultimo voto, ya el pueblo había hablado de la altura del poder que le corresponde como pueblo soberano e independiente. Ese poder no pertenece a los partidos políticos, tampoco al episcopado venezolano, ni a los gobiernos extranjeros. Sencillamente es el poder del pueblo, del pueblo que sale y vota.

LOS RESULTADOS OFICIALES
Como sabemos, en democracia, el voto es la expresión de la voluntad de cada persona que se da la pena de participar al ejerció de los poderes políticos, económicos, judiciales y sociales.

Personas teniendo derecho al voto: 20 millones 527 mil 652 electoras y electores
Los que usaron su derecho al voto: 9 millones 132 mil 336. (46%)
Nicolás Maduro recibió: 5 millones 823 mil 728 de votos (67.7%)
Henri José Falcón Fuentes: 1 millón 820 mil 552 (21.1%)
Javier Alejandro Bertucci: 925 mil 042
Reinaldo José Quijada Cerdone: 34 mil 614 votos.

Me permito colocar aquí un pensamiento del papa Francisco con motivo de la fiesta de Pentecostés. Un pensamiento que yo aplico a los que no tuvieran miedo para salir a votar en un contexto de gran desafío:

“El Espíritu libera los corazones cerrados por el miedo. Vence las resistencias. A quien se conforma con medias tintas, le ofrece ímpetus de entrega. Ensancha los corazones estrechos. Anima a servir a quien se apoltrona en la comodidad. Hace caminar al que se cree que ya ha llegado. Hace soñar al que cae en tibieza. He aquí el cambio del corazón.”
"Pido que el Espíritu Santo dé al pueblo venezolano, a todos, gobernantes y pueblo, la sabiduría para encontrar la vía de la paz y de la unidad". Papa Francisco


CONCLUSIÓN
Con lo que ya sabemos, el episcopado venezolano tiene materia para reflexionar profundamente sobre las bases de sus compromisos políticos con el plan de Washington. Un plan que se fundamenta sobre la manipulación, la mentira, el crimen etc. Nada que ver con la misión del apóstol al servicio de los Evangelios y de los pobres y humildes. La conversión a la cual nos llama el Espíritu santo va en la dirección opuesta a la mentira, a la manipulación, al engaño y al crimen organizado. Una conversión necesita siempre mucha humildad. Al pedirla, el Espíritu sabrá hacerla llegar al mas profundo de sus corazones.

Hace un ano, 18 mayo 2017, los mismos obispos reclamaban elecciones como solo camino para resolver la crisis en Venezuela.

¿Donde esta el error?

Con todo mi respeto. Oscar Fortín
El 21 de mayo 2018