Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

12 de abril de 2017

Lo que va de ayer a hoy

Lo que va de ayer a hoy

Historias bíblicas de ayer que se repiten hoy

Pues  hoy vamos a dar la vuelta al artículo y - pensando  en que no es bueno andar siempre mirando hacia atrás-  lo convertimos en...


LO QUE VA DE HOY A MAÑANA

Entonces vamos a empezar  poniendo en paralelo el HOY (con ciento olor a mueble viejo) frente  esa extraña  visión del MAÑANA  llamada  Utopía… ¿utopía?

Los listos nos explican que utopía  viene  de los vocablos griegos ο (ou), que significa ‘no’, y τπος (topos), que se  traduce por  ‘lugar’, es decir, no-lugar: ‘lugar que no existe (aunque pensemos que podría existir.


De  modo que vamos   a andar saltando de lo que hoy se hace o se vive (y algunos piensan qua “así   ha sido siempre”) a lo que   por hoy parece imposible (pero mañana tal vez,… ¿quién sabe?)


Nos subimos a la torre de la historia y desde allí empezamos a contemplar  el hoy y el futuro.


HOY(siempre ha sido así):

La naturaleza,  las plantas los animales, el clima, están sometidos al “rey de la creación” que con su inteligencia aprovecha  todo lo que tiene delante para construir, destruir, cultivar, arrasar, alimentar, matar, sembrar, incendiar…  Para eso  el hombre (mujer incluida,  pero en segundo plano) sigue siendo el rey.

MAÑANA (hacia la   utopía):

De pronto el ser humano se da cuenta de que  la naturaleza lo destrona. Primero la mujer se coloca a su lado, ya no detrás. Después él y ella miran a su alrededor, miran al cielo, el cielo se les viene encima y también los destrona. Cuando el ser humano  intenta ascender por el  espacio  se descubre como un ser pequeñito. Empieza a sospechar que por ahí, en el inmenso espacio, puede haber seres más inteligentes que él.  Se siente menos diferente   de  los seres vivos  plantas y animales que lo rodean…  Ve que no es  superior a  todo  lo que  él antes ha tratado y maltratado a su gusto. O sea: se le bajan los humos de grandeza.

HOY(siempre ha sido así):

Se  atreven mujer y hombre  a  mirar al pasado y se dan cuenta de que  mucho va  cambiando su conciencia. El ser humano  más culto hoy, ha estudiado a  sus antepasados, se ha dado cuenta de que    el universo ha tenido una gran evolución. Ha descubierto que hace miles de años  los “primitivos” se dejaban guiar por el instinto, como los animales.

   Más tarde empezaron   a   pensar con una conciencia ingenua que veía los astros como luces por encima de él y todo lo que sucedía en torno suyo  lo sentía como fuerzas mágicas  misteriosas, para las que no encontraba explicación.

Iluminado por otros  semejantes suyos,  a los que consideraba como profetas empezó a pensar que   existían seres  superiores. Con diversos nombres, según su lengua y cultura los llamó “dioses”. En torno a esos dioses fueron surgiendo narraciones prodigiosas y  en los seres humanos creció un nueva conciencia:, conciencia mítica. De ella surgieron las religiones.

Pero  junto a los profetas fueron  floreciendo pensadores y sabios. Ellos no se conformaron con esos mitos  que les contaban. Observando, pensando  experimentando  esa realidad en qué vivían  nació en la humanidad  otra  conciencia: la  racional.

Hoy, con esa  esa conciencia racional algunos  pensadores críticos   han llegado a  rechazar la conciencia mítica y muchos han tirado a la basura las religiones. Para ellos solo vale lo que es materia. Más allá de la materia sólo está el precipicio de  la nada. Los seres humanos entonces, se han aferrado a su inteligencia, a su yo individual, a su libertad personal.

Pero  otros pensadores no han rechazado la religión.  Aceptan el mito como un camino e intentan limpiarlo y entenderlo como un proceso  hacia la verdad.

En ese camino no se conforman con el precipicio cortado bajo el materialismo, miran al horizonte y empieza a amanecer el

MAÑANA (hacia la   utopía):

Hacia ese horizonte miran y se  mueven una nueva clase de profetas que ya  habían surgido hace muchos  siglos: los místicos.

Muchos de ellos fueron eliminados por los  encerrados en el  “siempre se ha hecho  así”. A muchos  los ridiculizaron o los crucificaron.

 Cercanos a los místicos,  van surgiendo unos sabios visionarios que  desvelan una nueva conciencia.

Esa nueva conciencia rechaza  el materialismo y el individualismo y se acerca  al misticismo  a través de  una nueva  espiritualidad.  Podemos  llamarla: conciencia transpersonal.

HOY(siempre ha sido así):

La humanidad está  toda ella dividida entre  muy ricos y muy pobres y eso parece lo más normal. Entre los dos bloques existe una clase que llaman  “media” (la mitad más o menos ricos, la  mitas más o menos pobres). Esos son la cortina espesa  que disimula las diferencias  sangrantes   extremas entre  unos    muy… y otros muy…

 Ya hace muchos años los muy… miserables y los que se sentían solidarios con ellos, levantaron indignados la bandera de la igualdad.  Fracasaron muchos intentos de que desaparecieran las desigualdades por la fuerza de quienes caparaban la fuerza armada, la cultural y técnica.  Esos muy... querían mantener a los otros adormecidos en la conciencia mítica..

 MAÑANA (hacia la   utopía):

Pero  la sociedad va evolucionando hacia lo que podemos llamar  comunitarismo. Ese sistema social puede llegar a impedir  la acumulación de riqueza y miseria: las diferencias extremas. Todos – dice la utopía comunitarista -  pueden tener  lo suficiente para alimento, vivienda, educación, salud…  de todos.  Ese es el camino  que se  enfrenta contra   el hoy que paraliza  con  el  rígido “siempre ha ido así

¿Estamos en camino hacia el mañana?

HOY(siempre ha sido así):

En este mundo  en el que aun predomina  la conciencia ingenua, donde   antes  los más fuertes, llámense reyes o tiranos, dominaban  a su gusto,  se decía: “Siempre tiene que haber unos que manden,  porque han tenido más medios para mandar, y otros que obedezcan, que para eso han nacido. Pero:

Junto con la conciencia racional, personal, liberal  nació lo que se llamó democracia. Aunque hoy por hoy lo llamen así:   democracia (kratos: gobierno, demos: pueblo = gobierno del pueblo) en casi todo el mundo quienes gobiernan han sabido conseguir   que estén elegidos entre las clases superiores, (más ricas) y a otros(los pobres) siempre les seguirá tocando obedecer.
Hasta hoy, pero…

 MAÑANA (hacia la   utopía):

La democracia será de verdad gobierno del pueblo  cuando lleguemos a la    conciencia transpersonal

Los humanos se olvidarán del dominio del  YO.

Se considerará falsa la competencia, el enfrentamiento, la envidia.

Seguirá habiendo  elecciones para elegir gobiernos, pero  quienes  voten no lo hará  entonces por  quien    “les conviene a  ellos solos” sino por lo que conviene a la sociedad. Los que sean elegidos    para el gobierno, si no son consecuentes con sus promesas  podrán    ser destituidos, sin esperar cuatro o seis años a que les vuelvan a engañar otros.  No se votarán listas cerradas donde junto a los honrados se metan los aprovechados.  Cuando haya una conciencia comunitarista y  transpersonal  quien domine no será el yo de los que se consideren más yo por encima de los demás.

Dominará la conciencia, el YO latiendo en el fondo de todos, cuando la conciencia universal   que todo lo abarca vaya dando el paso de gigante hacia esa esa llamada utopía que aún está muy lejos, pero está. Porque como  dice Eduardo Galeano:

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para avanzar.”

* * *
Si no se aburren, en otra ocasión seguiremos hablando del hoy y mañana en otras realidades candentes, por ejemplo: la religión.