Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

3 de junio de 2020

BARRO, Palabras a voleo..


  PALABRAS a voleo BARRO

Decíamos…

Después de unos cuatro años de Cárcel Fray Luis de León siguió sus clases en Salamanca y sus primeras palabras a los alumnos, sin comentar nada de la injusta prisión, fueron: “Decíamos ayer…”

Nosotros, el equipo que trabajamos semanalmente en el blog TODOS SOMOS UNO, encerrados desde hace varias semanas   por la invasión de la corona virus, sin poder salir a buscar pisto para pagar el internet   hemos estado semanas sin escribir el blog o publicando algunos breves artículos.

Al fin, con la ayuda de buenos amigos que nos han mandado dinero, conseguimos seguir echando palabras a voleo y la palabra de humilde tierra, tierra envuelta en agua de lluvia, es… pues eso:

BARRO


Nos apetece presentar esa palabra con su etimología (cosa rara:  BARRO no viene del griego ni del latín sino del celta) y es:

1. Mezcla de tierra y agua.

  Sinónimos: cieno, fango, légamo, limo, lodo

2 en particular, aquella tierra arcillosa que se usa para la alfarería.

3 objeto moldeado en este material y ya cocido.

  Sinónimos: terracota

4 figurativamente, bajeza moral o villanía de comportamiento.

 Esta explicación de barro como conducta moral indigna nos hace pensar...Pensar en la tierra y pensar en esos bichitos que sobre ella hacen casas, hacen monumentos, pero deshacen muchas otras realidades y bellezas del planeta.  

 ¿Qué tiene que ver el barro con esos seres, mujer y hombre? Conocer cómo y de qué elementos se compone el cuerpo humano es algo fundamental para comprender su funcionamiento, sus mecanismos fisiológicos y la forma en que sus estructuras interactúan. Se estima que un 96 % de nuestro organismo se compone por 6 elementos en particular:  decir que el 99 % del cuerpo está compuesto por, oxígeno, carbono, hidrógeno, nitrógeno, calcio, y fósforo. 

Según distintas religiones que lo explican de modo distinto   pero semejante

  Dijo Dios…hagamos al hombre a nuestra imagen 

Pero además de aquellos elementos de su cuerpo

  Dios infundió en aquel barro

alma, espíritu, sentir, pensamiento…

Y al saber de qué   está hecho el cuerpo humano

Bien puede el sacerdote decirnos, un miércoles al año,

“Acuérdate de que eres polvo, ceniza, limo, barro

Y un día volverás a ser lo mismo.

Aunque todo lo bueno  

que hayas hecho en esta tierra

 seguirá vivo aquí, en el barro.

seguirán los pensamientos y escritos

de Platón y de Einstein

los papeles impresos de Shakespeare o    la música de Mozart

y a galope seguirán por todo este planeta,    

no sólo por la Mancha,

Rocinante, Don Quijote, los 

refranes de Sancho

Porque ya el barro   es   sabio 

y sagrado,

A pesar de los torpes empeños de clérigos

Que intentaban hacer sólo de oro o de plata

 cálices   y custodias de los templos,

hasta que el cura de pueblo

sacó sobre la mesa de la humilde 

parroquia

una copa de barro de Chinautla,

salida de las manos morenas de una 

indígena maya.




El barro ya es también liturgia.

No lo es el acero que forma el tubo asesino del cañón

Ni lo tendría que ser la custodia   plagada de diamantes

Que pasea en las calles de Toledo

Custodiando al galileo, que   no escape

Y nos hace pensar que esa Iglesia

Que empezó su camino




Sin vasos sagrados,

Sin palacios ni templos

Puede que esa Iglesia








necesite convertirse en comunidades de barro: 
Hacerse carne humana    de calcio y de carbono, de fósforo y de hierro,

Todo ello embarrado y espiritualizado por el agua de bautismo,

Con un poco de aceite para afirmar sus luchas de paz, justicia, cuidado del mundo

 Con ese espíritu    que da vida   a su barro

Amigos de la vida y del espíritu

No se olviden del 

BARRO     

Nos queda una pregunta flotando sobre el barro


¿Por qué a pesar de todo


El hombre y la mujer


Estiman más el oro que ese barro bendito


¿De lo que estamos hechos cada uno de nosotros?


¿No recuerdan a Midas, que convertía en oro todo lo que tocaba?