Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

28 de diciembre de 2018

Navidad en tiempos de guerra

TREGUA DE LAS TRINCHERAS

LA TREGUA ESPONTÁNEA DURANTE LA NAVIDAD DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Tal día como hoy, pero de 1914, cerca del Bosque de Ploegsteert (Bélgica) y en el marco de la Primera Guerra Mundial, los soldados combatientes de ambos bandos acuerdan na tregua temporal con ocasión de la celebración de la Navidad. El hecho, absolutamente insólito, tiene lugar entre soldados sin intervención de oficiales y mandos superiores


A finales de noviembre de 1914 la esperanza de una guerra corta había desaparecido y las batallas más duras se habían situado a las orillas del río Yser (Bélgica). Ambos bandos sumaron más de medio millón de hombres entre las Bisxchoote y Saint Elooi y cuando llegó la Navidad, el Bosque de Ploegsteert estaba lleno de cadáveres de ambos bandos (Británicos y alemanes). Cuentan que al parecer fue en el marco de esta terrible escena cuando comenzó a sonar desde las trincheras alemanas el conocido villancico “Stille Nacht, heilge Nacht”(Noche de Paz)... Y como eran poco más de 100 metros lo que separaba una trinchera de otra los británicos pidieron a sus enemigos que siguieran cantando... y cuando acabaron sus canciones navideñas...la respuesta fue el "Merry Christmas...!!! y un reto: “Ingleses, nosotros no disparamos, ustedes tampoco”... Y en las trincheras alemanas aparecieron velas y arbolitos de navidad (regalos del káiser). Y lo mismo pasó al otro lado ... 


El 24 de diciembre cesaron los disparos y solo se oyeron canciones de navidad...Los alemanes enviaron a un par de hombres con una oferta de tregua para que ese día pudieran recoger y enterrar a sus muertos...la cual fue aceptada y se intercambiaron tabaco y whisky... Ya en la mañana del 25, comenzaron a aparecer en medio de una espesa niebla siluetas alemanas con palas y carretillas como única arma. y el lugar comenzó a llenarse de hombres de los ambos bandos.. intercambiando nuevamente presentes (whisky, brandy, tabaco) y procediendo a la triste tarea de enterrar a sus compañeros. Soldados británicos y alemanes se reunieron para leer un fragmento del Salmo 23 en inglés y en alemán:

El Señor es mi pastor, nada me falta. Sobre pastos verdes me hace reposar, por aguas tranquilas me conduce. El Señor me da nueva fuerza, me consuela, me hace perseverar. Me lleva por el buen camino, por el amor de su nombre. Aunque camine por un valle oscuro no temeré mal alguno porque Él está conmigo.



Se cuenta también la historia – más que posiblemente apócrifa – de la celebración de un partido de futbol en el que Alemania (entonces el futbo aún era un deporte en el que jugaban 11 contra 11 y siempre ganaba Alemania) ganó a los aliados por 3-2

En los años subsiguientes del conflicto se ordenaron bombardeos de artillería en la víspera de la festividad para asegurarse de que no hubiera situaciones semejantes en medio del combate. Asimismo las tropas eran rotadas por varios sectores del frente para evitar que se familiaricen demasiado con el enemigo. A pesar de esas medidas hubo encuentros amigables entre soldados, pero en una escala mucho menor que la de los encuentros del año anterior y durante la Pascua de 1916 ocurrió una tregua similar pero en el Frente oriental. En cualquier caso la tregua de 1914 fue en mi opinión uno de los momentos más excelsos del ser humano: uno de esos pocos en que uno está orgulloso de serlo.