Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

11 de noviembre de 2021

MANIFIESTO CÍRCULO SILENCIO -noviembre-

 COMUNICADO LXVI CÍRCULO DE SILENCIO DE CADIZ

10 de noviembre de 2021


Con nuestro silencio de hoy queremos manifestar nuestra honda preocupación y  profundo dolor por la tragedia ocurrida el pasado 14 de octubre a treinta millas de la costa de Barbate.

Se trata de uno de los más graves dramas humanos de la inmigración ocurridos en las costas del litoral gaditano que se ha cobrado la vida de más de veinte migrantes que se dirigían a las costas de la provincia de Cádiz en una patera. 

Siguen las muertes y sigue la "globalización de la indiferencia".




Año tras año, desde la impotencia y la rebeldía interior, se nos sigue helando el corazón con cada desaparición o rescate del cuerpo sin vida de una persona migrante.

Sucede todos los años. Unas veces en esta orilla y otras en la de enfrente.

Los cadáveres ya forman parte de este paisaje. A veces, nos toca enterrar a los muertos con la mayor dignidad posible. Otras veces, el mar se los traga y sólo el cielo y las estrellas acompañan a estos muertos. Y todos los que tienen algo que ver en este asunto, miran para otro lado, porque la culpa de los fallecidos en las dos orillas del Estrecho siempre la tienen los muertos.

Según los datos que hemos podido conocer fueron tres supervivientes, diez cuerpos recuperados sin vida y quince desaparecidos.

A través de este comunicado queremos expresar nuestro cariño y solidaridad a las familias de todos estos migrantes, al tiempo que denunciamos la muerte de todas estas personas inocentes y las causas que las originan.

Demandamos a los Gobiernos de todos los países implicados en estos graves sucesos que pongan en marcha las políticas y los medios necesarios para evitar que se repitan estos dramas y tragedias. Estas personas se ven obligadas a migrar de manera irregular porque viven situaciones de violencia, pobreza, persecuciones, violaciones de derechos humanos y otras situaciones desesperadas.

Nosotros somos testigos cercanos del sufrimiento del paso del Estrecho y de las centenares de muertes en este trozo de mar.

No podemos permitir que ante este drama humanitario las políticas migratorias sigan poniendo el acento en la defensa de nuestras fronteras y no en la defensa de la vida.

Por ello, es necesario que despertemos del letargo de nuestra comodidad y exijamos a los gobiernos rutas seguras y legales para las personas que quieren buscar una vida mejor.

Pedimos soluciones y no nos van a convencer de que la solución pasa por un mayor control de las fronteras, ni por firmas de acuerdos con terceros países para cerrar rutas migratorias, ni por impedir  a los que se dedican a salvar vidas que sigan haciendo su trabajo, ni por criminalizar a los menores migrantes.

Es urgente que nuestros gobernantes tomen decisiones firmes para solucionar el fenómeno de la migración irregular que tanto sufrimiento causa a las  personas y a sus familias. Solamente si se articula una política que promueva VÍAS SEGURAS y VÍAS LEGALES se van a frenar las tragedias y las muertes en el mar.

Desde el silencio de hoy queremos hacer llegar hasta la otra orilla nuestro dolor, nuestra solidaridad y afecto, al tiempo que expresamos nuestro deseo de que este paso fronterizo en las aguas que separan las dos orillas deje de ser espacio de dolor, sufrimiento, dramas y muertes y se convierta en lugar de encuentro, amistad e intercambio entre los pueblos de los dos continentes.

 

Amigos, comienza nuestro TIEMPO DE SILENCIO.

 

MESA DIOCESANA DE ATENCION Y ACOGIDA DE MIGRANTES Y REFUGIADOS

DE CÁDIZ Y CEUTA.