Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

20 de mayo de 2017

Lo que va de ayer a hoy: CATECISMO PIES EN TIERRA.3

Lo que va de ayer a hoy
Historias bíblicas de ayer que se repiten hoy
Nueva Serie

Catecismo pies en tierra 3

HABLEMOS DE JESÚS:

ayer

Este “catecismo” como decíamos es una reflexión popular sobre lo que decimos en la Iglesia que es la fe de quien sigue a Jesús.

Intentamos ayudar a muchos que se llaman creyentes, pero que se han quedado enganchados en las cositas que les enseñaron los catequistas en su infancia. Por experiencia sabemos que en muchos casos esos catequistas no tenían mucha preparación y la “fe” que les transmitieron estaba muchas veces deformada por una doctrina poco clara. Enseñaban de memoria frases y conductas que Jesús se hubiera asustado.  ¿Pero esto lo dije yo?, pensaría.

Un catequista “como Dios manda” debería formarse bien en el evangelio, la nueva visión que hoy enseña la Iglesia, después del concilio y con ayuda de teólogos y educadores que han limpiado de prejuicios la educación religiosa.


Los seres humanos desde el ayer remoto den que nuestra religión estaba basada en  enseñanzas míticas… no falsas sino basadas en mitos de la época que hoy se van entendiendo de otra manera, pasando por una enseñanza racional donde los conocimientos científicos parecían rechazar todo lo que fuera religión, vamos entrando en una espiritualidad  que junta la fe  con la profundización  en el espíritu,  en una visión de  ese espíritu que supera mitos y racionalismos  para acercarse más al espíritu, llamémoslo como lo llamemos.

Aquí encontramos a Jesús que con su vida y sus palabras no intentaba fundar una nueva religión, sino algo más profundo. Una vida…  Pero dejemos a EMI (ella misma y a UP (usted precisamente dialogar  con corazón y mente abiertos


HOy  

(Decíamos ayer…)
U.P. De Jesús se dicen muchas cosas.

EMI* Sí. Algunos hablan de Él con sinceridad y meditando su evangelio; otros hablan un poco a la ligera sin mucha idea; otros son muy sentimentales: “¡Oh señor, señor!…” Pero sin que Jesús influya en lo que hacen. Algunos se inventan sobre Jesús dos o tres ocurrencias y sobre eso montan su religión particular.

U.P.- Hay muchas religiones.

EMI* Muchas, y las respeto. Todo el que busca a   Dios, con cualquier nombre, a Dios que nos abra al amor entre las personas,- no al que nos meta el odio ni el enfrentamiento - a ese Dios de cualquier religión lo respeto como mío. Pero yo soy fiel a Jesús en quien creo.

U.P.- -Pues de todo lo que conoces, de todo lo que se dice de Jesús, ¿qué piensas tú que es lo principal en su vida?

EMI* Que estaba entusiasmado por el Reino de Dios

U.P.- ¿Reino? Ya casi no hay reyes y los que hay reinan pero no gobiernan

EMI* Es verdad. En tiempo de Jesús los reyes lo eran todo en cada país. Hoy no. Hoy en vez de reino también podemos llamarlo mundo: el “mundo de Dios”. El mundo tal como Dios lo quiere, totalmente diferente a como son hoy la sociedad y las personas.

U.P.-   Dicen que “otro mundo es posible”

EMI* Sí. Pues ese otro mundo, mucho más “otro” de lo que piensan muchos, ese es el reino… el mundo de Dios. Un mundo sin dominantes ni dominados, sin acaparadores ni ladrones, con la verdad en medio, con ese amor que en el fondo es Dios, en el que todos seamos uno.

U.P.- Y ese mundo ¿es aquí en la tierra?

EMI* Aquí en esta vida y en la futura.

U.P.- ¿En el cielo?

EMI*Llámalo como quieras pero no mires hacia arriba. Hoy no se puede estar mirando al cielo…

U.P- ¿Adónde mira la fe, pues?

EMI* Según. Hay dos clases de creyentes, o mejor tres:
Unos que se preocupan de esta vida y les trae sin cuidado la futura.
Otros que solo miran a la otra vida y dicen (¡dicen!) que este mundo no les importa.

U.P.- Aunque yo conozco a algunos que   viven muy bien en este mundo, no les falta de nada, pero a los que no tienen más que hambre y miseria les aconsejan que esperen confiados porque serán felices en el otro mundo…

EMI*Yo también los conozco,   pero no me interrumpas.  Los que se preocupan solo de esta vida, quieren que la vida sea buena para todos, e intentan poner patas arriba este mundo podrido para que, aquí en esta vida todo cambie. En la otra no piensan o no creen

U.P.- ¿Y tú qué piensas?

EMI* Yo y muchos  creemos  que los dos mundos, el presente y el futuro,  no son más que uno; que podemos luchar para que todo se arregle   y también  confiamos en que hay algo más que este mundo. Que miramos con esperanza allá pero que hacemos lo posible por el cambio acá.

U.P.- ¿O sea que tienes esperanza?

EMI* O sea que mi esperanza me lleva a intentar que cambie este mundo sin olvidarnos de lo que llamamos “otro mundo” que es este mismo, transformado.

U.P.-Son incompatibles los dos mundos

EMI*Míralo como quieras pero para mí son inseparables

U.P.- Explica un poco más.

EMI* Si quieres más, lee en el evangelio las parábolas que hablan de ese extraño “reino” por el que merece la pena dejarlo todo y jugarse la vida por él. Jesús empezaba diciendo: “El reino de los cielos es como”… y venía el cuento, la parábola.

U.P.--Sí, eso decía y hacía Él; y así le fue. Se metió a redentor y lo crucificaron.

 EMI, se puso a vivir lo que creía, el mundo de su Padre Dios pero sí, lo crucificaron

U.P.--Él se lo buscó. Algo habría hecho.

EMI* Claro, lo del Reino... decir que todos somos iguales a los ojos de Dios -Padre de todos-; ponerse de par­te de los despreciados y enfrentarse con los que no querían la fraternidad: los agarra­dos a sus riquezas, los instalados en sus privilegios y los que solo pensaban en cumplir la ley pero sin corazón.

U.P.- Lo que te digo: Él se lo buscó. Lo crucificaron.

EMI* Lo crucificaron y resucitó. Y vive.

U.P.- ¿Vive igual que antes?

EMI- Igual no. Lo mataron bien muerto. Resucitó no “revivió”. Su vida es de otro estilo, pero vive. Hoy es fuerza y presencia viva en los que creen. Así se explica que aquellos apóstoles, tan asustados y des­esperados cuando Jesús murió, cambiaran después totalmente y se echaran a la calle para proclamar su nombre y su rei­no. Él vive. Es el Hijo de Dios. La Palabra de Dios he­cha hombre.

U.P.- Si tú lo dices...

EMI* Sí lo digo.

U.P.- ¿Y si no me lo creo?

EMI* Si no te lo crees, para mí sigues siendo un amigo, pero no digas que eres cristiano, no te sientas obligado.  Podemos   hacer juntos todo el bien que podamos. Los cristianos no queremos ser los únicos ni los mejores. Queremos ser.

U.P- Eso no lo dicen todos.

EMI* Yo te digo lo que aprendí de Él. De Jesús, Cristo

U.P.--¿Jesús o Cristo?

EMI.*Jesús es el nombre suyo, Yeshua se decía en su lengua. Significa Dios salva. Cristo quiere decir “ungido”. Se ungía con una especie de aceite perfumado a los sacerdotes, a los reyes, a los profetas.   Ese nombre se lo fueron poniendo después los que le seguían pero su mamá y sus amigos le seguían llamando Jesús.

 U.P.-- ¿Quién nos habla hoy de Él?

EMI*Tenemos la Biblia... tenemos la Iglesia.

… (Continuará)