Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

29 de marzo de 2018

Fiscalidad y justicia


Conclusiones del documento  en CUADERNOS  CRISTIANISMO Y JUSTICIA publicado por Jesuitas en España Para tomar conciencia de la importancia  para toda persona reflexiva  y solidaria de pagar sus impuestos

5. CONCLUSIÓN

A lo largo de todo el cuaderno, se han dado argumentos que quieren poner en evidencia la necesidad y al mismo tiempo la dificultad de alcanzar hoy una fiscalidad justa. Defender hoy los sistemas fiscales ante tanta corrupción sistémica, egoísmo institucionalizado y en una dinámica del “sálvese quien pueda” se hace realmente difícil. Es por eso que he creído conveniente terminar con una carta que un amigo me hizo llegar hace un año, y que es una llamada a la responsabilidad y al gran valor que tienen los impuestos:

«Hace unos diez días desapareció Martí,  un  primo  mío,  mientras  pescaba  en la Costa Brava. Martí era una persona alegre  y  comprometida.  La  tristeza  de su desaparición no hace falta describirla, todo el mundo se la puede imaginar.
Durante  una  semana  entera,  bomberos,  policía,  salvamento  marítimo  y guardia  civil  participaron,  infructuosamente, con todos los medios técnicos y humanos posibles en su búsqueda. Más allá de la profesionalidad de su trabajo y de la empatía que mostraron con la familia, su actuación costó una gran cantidad de dinero público.
Me alegro mucho de vivir en una sociedad en la que, en algún momento de su historia, la gente se puso de acuerdo en la idea de que algunas cosas, no pocas, era mejor afrontarlas y pagarlas de forma colectiva y que todo el mundo se beneficiara  de  ellas  con  independencia de los recursos aportados. Y que Martí o cualquier otra persona pudiera recibir la atención de la sociedad entera en un momento como este.

Pensad  en  ello  la  próxima  vez  que os toque pagar el IRPF, la próxima vez que alguien os sugiera hacer una factura sin IVA, o que os venga la tentación de pedirla, la próxima vez que tengáis que contratar a alguien en vuestra empresa, etc. Pensad en ello.
Ya  sabemos  que  hay  personas  que desde la administración de lo público meten mano en la caja, que se derrochan muchos  recursos,  que  hay  multinacionales que practican una refinada y legal elusión fscal… 

Pero nosotros, los que queremos una sociedad cohesionada, solidaria, digna de ser dicha humana, no podemos caer en la trampa de ser como ellos.

Me  alegro  de  vivir  en  una  sociedad que  apuesta  por  la  redistribución  de  la riqueza.  Con  imperfecciones  de  todo tipo, de acuerdo. Pero por eso el caso de Martín  es  importante,  porque  en  él  no participó ningún mutua, ni concierto, ni copagos, ni nada de nada. El 99 % de la gente no se podría pagar de su bolsillo el coste de esta operación  término. Y quiero hacerlo dando las gracias  a  todos,  a  todos  los  que  habéis hecho  posible,  con  vuestros  impuestos, que se haya hecho todo y más para encontrar a Martí. Hasta siempre, Martí».

Cuántas  historias  como  estas  se  podrían  explicar  cada  día,  desde  ámbitos tan diferentes como la sanidad, la educación, las emergencias, la atención social, el  transporte…  Pues  cuando hablamos de impuestos hablamos de seguir haciendo posibles todas estas historias.

Ciertamente  la  apuesta  por  una  fiscalidad  justa  hoy  no  será  posible  si  no os dotamos de argumentos a la vez que articulamos movimientos de presión ciudadana, realizamos un intenso trabajo de pedagogía y educación en materia fiscal y, sobre todo, exigimos a los Estados y administraciones medidas valientes para liderar la apuesta global por una modelo fiscal  justo.  Será  necesario,  como  otras  veces en la historia, ir más allá de lo que es  legal  hoy  y  acercar  la  legalidad  a  lo que es legítimo  y ético.