Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

2 de agosto de 2020

Ella es una de esas estrellas y luciérnagas que iluminan nuestra vida


Ella es una de esas estrellas y luciérnagas que iluminan nuestra vida.

Tomasita es una de esas estrellas y luciérnagas que ilumina nuestra vida toda su vida es chispeante luz de luz. Veamos unos cuantos chispazos de su luz.

Tomasita empezó a trabajar a sus 70 años muy buena edad para empezar una vez más a trabajar y lo hizo en su barrio donde tenemos una olla común para niños desnutridos y para mamás lactantes embarazadas desnutridas, donde comienza la desnutrición para los niños.

Tomasita se levanta temprano se arregla bien y bien arregladita antes de las 8 de la mañana llega para limpiar todo para que sus niños encuentren sus mesas y sus sillas ordenaditas y limpiecitas..

Cuando van llegando niños. A todos saluda con alegría y con su sonrisa. No cocina los grandes peroles pues ella tiene 70 años. Pero sí pasa la mañana barriendo como danzando y limpiando todo con mucha alegría lava las verduras,corta las cebollas y ayuda en lo que que haga falta siempre sonriendo y nos repite la olla es mi vida, son mis niños y niñas.


Tomasita dejó de trabajar a los 90 años, muy buena edad para dejar de trabajar, es un decir pues sigue trabjando, dejó de trabajar por su salud, por su edad, pero siguió trabajando con su alegría ayudando a los demás nos recibe con un cariñoso abrazo una sonrisa hasta casi un poquito pícara. Y con mucho amor.

Mas adelante en otro chispazo les contaré cómo sigue trabajando. Como recibe en su casita invidentes y claro los atiende muy bien, y a una señora ya muy mayor que estaba triste y deprimida, le devolvió la alegría al recibirla y acogerla en su casita.

En síntesis la vida de Tomasita es una luciérnaga juguetona en medio del túnel de la vida con sus obscuridades, su vida es una estrella que nos guía y da el norte en la oscuridad de la noche no se hace eso con muchas palabras o grandes discursos, sino simplemente con la luz de su sonrisa, de su abrazo de su ayudar a todos con su amor.

Y al despedirnos nos da su Bendición despacito con mucha devoción que los bendiga y acompañe Papa Dios.

Juntos demos gracias a Dios por Tomasita que es una vida vivida con amor, con alegría con esperanza al servicio de los demás hasta los 90 años, gracias. Por esa luz en nuestra vida, la luz de Jesús.

Arnado zenteno s.j. Ceb de Nicaragua