Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

28 de junio de 2019

BIOGRAFIA DE MENCHY


DORA CLEMENCIA AZMITIA DORANTES
“Menchy”

(Información compartida del folleto “Mujeres de Esperanza”/Septiembre de 1990,
Coordinadora Cristiana de Solidaridad con el pueblo de Guatemala, México D.F.)

Menchy, como  la  llamábamos  con  cariño,   nació  el  último día  del  mes  de  agosto  de 
1958. Fue  la Primogénita de  la familia  Azmitia Dorantes, un  matrimonio  cristiano que  desde pequeña  la  guió en  el  camino cristiano  del  amor  y  servicio a  los  demás, tuvo tres  hermanos más: Mario,  Graciela  y  Juan  José.
Don Mario  y Doña Cony,  sus  papas,  eran  colaboradores  muy  asiduos  de  la  parroquia (San  Juan  Apóstol,  Zona 6)  a  la que  pertenecían y  participaban en  varios  movimientos  de  apostolado.

Estudio  en  el  colegio  Belga y  ejerció  como  maestra  de  educación  primaria  en  el  mismo. Fue muy  estudiosa  y  muy  participativa en  todas  las  actividades  que  se  hacían: su  figura  delgada  y  frágil se  miraba  corriendo  por  todos  lados ,  de  un  lugar  a  otro. Incansablemente también  fuera  del  colegio  y  siguiendo el  ejemplo  de  sus  papas, Menchy participó desde  muy  pequeña en  la  parroquia: dio  clases  de  catequesis, enseño trabajos  manuales  a  los  jóvenes  y  niños.

Su ansia  de  servicio no  tenía  limites, cuando cumplió  12  años inició el  trabajo que  la  iba  a  marcar para  toda  su  vida: la  promoción  de  los  campesinos,  de  la  gente  pobre. En  una  aldea vecina a  la  capital de  Guatemala llamada  “El  Carrizal” estuvo  por  espacio de  dos  meses  acompañando el  trabajo  de  un  sacerdote,  varias  religiosas,  dos  médicos y  jóvenes recién graduados  de  maestros. En  esa  experiencia  comenzó  su  preocupación  por  el  campo  por  las  condiciones  en  las  que  Vivian  los  campesinos.


Y  así llevo a  la  práctica;  cuando  joven estudiante  se  le  podía  ver en todos  los  movimientos  juveniles tanto  en  la  parroquia como  en  el  colegio. Los  equipos  de  JEC ( Juventud  Estudiantil  Cristiana) contaron  con  su  presencia  constante,  cuestionante  y  dinámica. En  sus  reflexiones percibieron  que  como  cristianas no  podían  permanecer indiferentes ante  la situación  de  su  pueblo,  donde  el  60% no  sabe  leer ni  escribir y  donde  las  condiciones  de  vida  de  la  gente están  en  total  contradicción  con  el  plan  que  Dios  quiere  para todos  sus  hijos.

Es  así  como  surge  el  movimiento  Operación  Uspantán  que  debe  su  nombre  al  municipio   ubicado  en  Quiche. En  un  principio,  se  tuvo como  criterio  la  necesidad  de  atender a  los  campesinos de  la  zona de  Uspantán por  la  situación de  miseria en  que  viven y  el  encontrar  una  forma  efectiva  de  concretizar  el  compromiso  cristiano  de  la  voluntarias  dentro  de  la  misma  realidad  del  campesino.

Cuando  Menchy fue  nombrada unánimemente presidenta  de  Operación  Uspantán,  no  solo  se  profundizo  la  formación  sino  que  se  llegó  a  una  mejor  comprensión del  trabajo, se  globalizaron los  objetivos centrándose  los  criterios  alrededor de  una  realidad  integral. Es  así como  se  proporcionaron elementos  teóricos y  analíticos a  las  voluntarias  y  al  campesinado para  que  pudieran ubicar su  realidad  de  injusticia en  contextos  estructurales dentro  de  los  cuales  el  cristianismo  exigía  una  respuesta  de  cambio. A  finales  de  1970 la  situación  en  Guatemala  se  fue  polarizando,  en  la  capital, huelgas,  manifestaciones,  luchas,  enfrentamientos callejeros y  en  el  campo  secuestros,  desapariciones,  violencia.

La  situación  en  las  aldeas  donde  había  trabajado con  Operación Uspantán era  difícil,  la  presencia  del  Ejercito era más  continua y  algunos  de  los  curas  que trabajaban en  esos  lugares  era  amenazados  por  su  labor  en  bien  de  estas  comunidades.  Limitada  la  posibilidad de  asistir  a  la  Operación Uspantán,  Menchy se  entrega por  entero  a  la  “Comunidad  Caminante” grupo  juvenil ( Parroquia  San  Juan Apóstol) que  se  organiza  para  trabajar  en  las áreas  indígenas  cercanas a  la  capital,  más  concretamente en  Santa María  de  Jesús,  pueblito de  Antigua  Guatemala,  rodeado  de  montañas  y  de  una  población mayoritariamente  indígena. Allí realizo un trabajo similar a la Operación Uspantán.

Su  participación  en  la  JEC la  llevo  a  participar  en un Encuentro  Internacional en España,  donde compartió su experiencia de vida y  compromiso. Todos la recuerdan como la joven alegre y entusiasta, llena de vida y entrega. Además estudiaba Pedagogía en la Universidad de San Carlos.

En  el año  1981,  la  situación  era  cada  día  más  difícil,  los  asesinatos estaban a  la  orden  del  día,  los  secuestros  eran  constantes,  varios  amigos  se  habían  ido  de  Guatemala… en  medio  de  esa  situación  Menchy profundiza  su  compromiso cristiano,  adquiere una  conciencia  política  y se  incorpora  a  la  lucha  de  los  pobladores,  habitantes  de  barrios  marginales  de  la  ciudad  capital,  a quienes  acompaña en  sus  manifestaciones  y  protestas  por  la  situación  en  la  que  viven.

Otro  paso  en  la  vida  de  Menchy fue  su  matrimonio,  efectuado  el  14  de  marzo  de  1981. Se casa  con uno  de  los  jóvenes  de  la  comunidad,  adquiere así  un  nuevo  compromiso símbolo  de  entrega de  amor. Como  ella,  su  esposo  estaba  junto  al  pueblo,  así  podrían  como  pareja caminar juntos  en  su  compromiso.

Muy  poco  duro  esa  dicha,  el  19  de  septiembre  de  1981,  en  una  tarde triste  la  familia  s e entera  de  que  Mario el  hermano, había  sido secuestrado.  Desde hacía  varios  años,  Mario  siguiendo  el ejemplo  de  su  hermana  mayor, se  había  incorporado a  diversos  grupos  juveniles  y  trabajaba en las  organizaciones   de  las  personas  de los  asentamientos  y  barrios  marginales. Era  estudiante  de  Ingeniería  Eléctrica  en  la  Universidad de  San  Carlos,  al  momento de  su  secuestro  tenía  22  años.

Menchy fue  secuestrada en  el  afán de  buscar  a  su  hermano,  no  quería ver  sufrir  a  sus  padres y  en  un  exceso de  amor  fue  a  buscarlo y  cayó  en  una  trampa que  le  tendieron  los  enemigos de  la  vida. Al  día  siguiente,  en  medio  de  la  confusión y  del  dolor en  la  búsqueda  de  sus  hijos,  se  llevaron  también  a  Don  Mario y  se  queda  sola  la  madre, los  hermanos  lograron  escapar corriendo  y  escondiéndose  algunos  días  hasta  que  pudieron comunicarse  con  su  mama. Cuando  fue  secuestrada  Menchy  tenía  3  meses  de  embarazo...nunca jamás  se  supo de  los  cuatro:  Don  Mario, Menchy,  Mario  hijo y  el  pequeño que  ya  tenía  vida  en  las  entrañas  de  Menchy.  Toda una  familia 

“No acabamos de  entender por qué  un  pueblo  tiene  que  sufrir  tanto  para  alcanzar  la liberación”  (frase  que  Menchy  escribía  en  sus  cartas).