Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

5 de julio de 2020

El padre se revela a los sencillos. J. A. Pagola


                                             
  EL PADRE SE REVELA A LOS SENCILLOS

Tus pensamientos no son los de Dios”
Jesús exclamó:
Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla. Si, Padre, así te ha parecido mejor.

Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga, ligera. ( Mateo 11, 25 – 30 ).

DIOS SE REVELA A LOS SENCILLOS

Un día, Jesús sorprendió a todos dando gracias a Dios por su éxito con la gente sencilla de Galilea y por su fracaso entre los maestros de la ley, escribas y sacerdotes. << Te doy gracias, Padre…porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla >>. A Jesús se le ve contento.


La gente sencilla e ignorante los que no tienen acceso a grandes conocimientos, los que no cuentan en la religión del templo, se están abriendo a Dios con corazón limpio.

Sin embargo, los << sabios y entendidos >> no entienden nada. Tienen su propia visión docta de Dios y de la religión. Creen saberlo todo. No aprenden nada nuevo de Jesús. Su visión cerrada y su corazón endurecido les impiden abrirse a la revelación del Padre a través de su Hijo.

Jesús termina su oración, pero sigue pensando en la << gente sencilla >>. Viven oprimidos por los poderosos y no encuentran alivio en la religión del templo. Jesús les hace tres llamadas.

<< Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados >>. << Cargad con mi yugo… porque es llevadero y mi carga, ligera >>. << Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón >>. Es un << descanso >> encontrarse con él.

APRENDER DE LOS SENCILLOS

Jesús no tuvo problemas con las gentes sencillas del pueblo. Sabía que le entendían. Lo que le preocupaba era que si algún día llegarían a captar su mensaje los líderes religiosos, los especialistas de la ley, los grandes maestros de Israel. Cada día era más evidente: lo que al pueblo sencillo le llenaba de alegría, a ellos los dejaba indiferentes.

Aquellos campesinos que vivían defendiéndose del hambre y de los grandes terratenientes le entendían muy bien: Dios los quería ver felices, sin hambre ni opresores. La gente sencilla del pueblo sintonizaba con él. El Dios que les anunciaba era el que anhelaban y necesitaban. Los maestros de la ley no entendían que se preocupara tanto del sufrimiento de la gente y se olvidara de las exigencias de la religión. Por eso, entre los seguidores más cercanos de Jesús no hubo sacerdotes, escribas o maestros de la ley.

Un día, Jesús descubrió a todos lo que sentía en su corazón. Lleno de alegría le rezó así a Dios: << Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a sabios y entendidos y las ha revelado a la gente sencilla >>.

Siempre es igual. La mirada de la gente sencilla es de ordinario, más limpia. Son los primeros que entienden el evangelio. Esta gente sencilla es lo mejor que tenemos en la Iglesia. De ellos tenemos que aprender obispos, teólogos, moralistas y entendidos en religión.

DIOS ES PARA GENTE SENCILLA

Siempre que he tenido la impresión de estar junto a una persona cercana a Dios, ha sido alguien de corazón sencillo. A veces una persona sin grandes conocimientos, otras alguien de notable cultura, pero siempre un hombre o mujer de alma humilde y limpia. 

He podido conocer a gentes sencillas que viven dando gracias a Dios. Disfrutan de lo bueno de la vida, soportan con paciencia los males; saben vivir y hacer vivir. No se como lo logran, pero de su corazón parece estar siempre brotando la alabanza al Creador. Su vida es un acierto.

He visto también a gente sencilla cuyos ojos brillaban de forma especial cuando yo leía textos como este del profeta Isaías: << Yo soy el Señor, tu Dios….Tu eres de gran precio a mis ojos, eres valioso y yo te quiero…No temas que estoy contigo >> ( Isaías 43,4 ).

EL ARTE DE DESCANSAR

No todos saben descansar. Y quizá el hombre moderno necesita urgentemente iniciarse en el arte del verdadero descanso.

Necesitamos, antes que nada, encontrarnos más profundamente con nosotros mismos y buscar el silencio, la calma y la serenidad que tantas veces nos faltan durante el año, para escuchar lo mejor que hay dentro de nosotros y a nuestro alrededor.

Necesitamos redescubrir la naturaleza, contemplar la vida que brota cerca de nosotros, detenernos ante las cosas pequeñas y las gentes sencillas y buenas. Experimentar que la felicidad tiene poco que ver con la riqueza, los éxitos y el placer fácil.

Pero necesitamos además, arraigar nuestra vida en ese Dios << amigo de la vida >>, fuente del verdadero y definitivo descanso. ¿ Puede descansar el corazón del ser humano sin encontrarse con Dios ?. Escuchemos con fe las palabras de Jesús: << Venid a mí todos los que estáis fatigados y agobiados, y yo os haré descansar >>.

NECESITAMOS ALGO MÁS QUE UNAS VACACIONES

Hay cansancios propios de la sociedad actual que no se curan con las vacaciones. No desaparecen por el mero hecho de irnos a descansar unos días. La razón es sencilla. Las vacaciones pueden ayudar a rehacernos un poco, pero no pueden darnos el descanso interior, la paz del corazón y la tranquilidad de espíritu que necesitamos.

Hay otro tipo de cansancio que nace de la saturación. Vivimos un exceso de actividades, relaciones, citas, encuentros, comidas. Por otra parte, el contestador automático, el móvil, el ordenador o el correo electrónico facilitan nuestro trabajo, pero introducen en nuestra vida una saturación. Estamos en todas partes, siempre localizables, siempre << conectados >>. 

Busca el evangelio :: Enlázate por la JusticiaYa llegarán las vacaciones para << desaparecer >> y << desconectar >>.
Es un error. Lo que necesitamos es aprender a << ordenar >> nuestra vida: cuidar lo importante, relativizar lo accidental, dedicar más tiempo a lo que nos da paz interior y sosiego.

Por eso no es superfluo escuchar las palabras de Jesús: << Venid aquí los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré >>. Hay un descanso que solo se puede encontrar en el misterio de Dios acogido en nuestro corazón siguiendo los pasos de Jesús.



José Antonio Pagola