Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

25 de julio de 2020

Los otros salmos: Enséñame Señor tus caminos


Enséñame tus caminos (salmo 24)

¡Qué orgullosos estamos de nuestros caminos!;
magníficas carreteras, rutas en el aire y en el mar,
por las que avanzamos cómoda y rapidísimamente;
pero no sabemos el camino,
porque el orgullo nos ciega.

Corremos por nuestros caminos
nerviosos, ansiosos y  agitados,
pero no sabemos por qué corremos ni a dónde vamos.
Tú enseñas tus caminos a los humildes,
a los que escuchan tu palabra
y confían en tu misericordia.

Haznos humildes, Señor, y enséñanos tus caminos,
los que se adentran en los campos de la vida,
los que escalan las cimas de la libertad,
los que llegan a las cumbres del amor,
los que desembocan en las puertas de la dicha,
los que te alcanzan a ti, Señor, nuestro Dios.

Enséñanos, Señor, tus caminos,
o mejor, hazte para nosotros camino,
por el que corramos sin tropiezo,
con lealtad y rectitud;
que cada paso nos adentre en ti,
nos transforme en ti
y nos llene de tu Espíritu.

Nosotros, los seguidores del Camino,
aunque débiles, cansados, perezosos.
Hazte camino para todos.
Que los hombres aprendan a encontrarse en ti,
con lealtad y rectitud,
y experimenten tu misericordia y tu ternura,
que son eternas.


Los otros salmos