Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

10 de julio de 2020

Palabras a Voleo


PALABRAS A VOLEO


En mis  tiempos…




Mí, tú, su… pronombres posesivos… propiedad ¿privada? en los tiempos actuales… en todos los  tiempos, por ahora al  menos, para que exista propiedad privada tienen que existir en paralelo otros privados de  propiedad. Y eso parece normal y si en algún país no fuera así, sería una  sorpresa. 

La que se ha montado cuando se ha propuesto algo sobre el sueldo mínimo vital… si se pudiera proponer algo sobre la felicidad mínima vital la religiosidad o espiritualidad ¿mínima  vital?... y las diferencias mínimas  vitales.

Pero entonces aparecen los genios, empezando por el genio de la lámpara, hasta  el  niño  genio  que a  los 5 años toca piezas de Mozart.


Somos todos diferentes o, aunque seamos distintos TODOS SOMOS UNO... TODOS SOMOS  PARTE  UNOS  DE  OTROS.  No es lo mismo ser parte  de… que formar partidos enfrentados  en contra de… partir el pan para compartir;  que partir  para  mí y dar  un  poquito al otro, no  compartir  con el  otro.



Curioso  que  3 evangelistas  narran  que Jesús  partió  y repartió el  pan  y  otro cuenta  que  Jesús  se  puso a  lavar los pies… 

Los cuatro dijeron hagan esto en memoria mía esto…qué?  Tres compartir y repartir  el  pan…uno en memoria suya  lavar  los  pies… y del pan  nada (en  aquel momento; antes sí,  en el capítulo 6) ¿en qué quedamos?

Quedamos en que todo ser material, vegetal,  inteligente, es uno con todo lo demás  pero es uno complementario,  no  competitivo.

Esa sería  la  mayor sorpresa  de  la  creación.

El ser  uno,  complementarios  todos y todo.

En mis tiempos cuando aprendíamos una catequesis de palabras y memorística…


Cuando avanzamos en conciencia nuestra memoria cambia. Mis tiempos  son  los de hoy,  y hoy  nos sorprende   y  nos sorprenderá más, en el futuro. 

Como se  sorprendió Jesús cuando dijo: Tomad y comed  que es,  mi  cuerpo  y  cuando se  puso a lavarles  los pies.  Mis tiempos son el futuro,  que Jesús nos abre.