Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

20 de diciembre de 2020

Migrantes: Comunicado del Círculo de Silencio de Cádiz

 

COMUNICADO LVI CÍRCULO DE SILENCIO DE CADIZ

18 de Diciembre de 2020

  

La Asamblea General de las Naciones Unidas decide, en el año 2000,  proclamar el 18 de diciembre DÍA INTERNACIONAL DEL MIGRANTE.

Este 2020 que despediremos en pocos días ha sido un año diferente, marcado por la pandemia de la Covid-19 que sigue provocando muerte, dolor y situaciones muy difíciles y ha puesto también de relieve diversas vulneraciones de los derechos de las personas migrantes, provocando, además, nuevas situaciones de injusticia para con este colectivo que hoy queremos denunciar:

 


- DEJADEZ DE FUNCIONES DE LA ADMINISTRACIÓN: En nuestra Comunidad, al inicio del Estado de Alarma decretado por el Gobierno central se produjo un conflicto entre administraciones autonómicas y estatales y la Junta no asumió la responsabilidad de realizar las pruebas PCR a las personas migrantes que llegaban en patera a Andalucía. Esto provocó que estas personas no pudiesen ser acogidas en los programas de atención humanitaria  puesto que exigen como requisito imprescindible tener hecha dicha prueba. Las consecuencias fueron graves puesto que estos migrantes quedaron en una situación de absoluta desprotección, desamparo y abandono al no poder ser acogidos, habiendo plazas  disponibles en muchos recursos destinados a tal fin. Además, en muchos casos, tuvo como consecuencia  la privación de libertad de estas personas en el CATE -un centro policial-, por un tiempo que supera lo previsto en la ley- 72 horas máximo- conculcándose de esta forma un derecho fundamental susceptible de Amparo Constitucional.

 


- ARGUINEGUÍN, CENTRO DE UNA GRAVE SITUACIÓN HUMANITARIA: La ruta migratoria canaria –una de las más peligrosas del mundo, según la OIM- registra desde el inicio del Estado de Alarma, un incremento en el número de llegadas de personas debido a que las salidas de migrantes desde la costa sur de Marruecos, Mauritania, Senegal y Gambia han sido mucho más numerosas.

 

El cambio de ruta en el continente africano se debe, entre otros factores, al cierre de las fronteras terrestres de Marruecos con España y al estricto control estatal en el norte de Marruecos que va de la mano de la creciente represión anti-migratoria y de un aumento excesivo en el precio de los viajes. Las personas que quieren salir de Marruecos, a menudo, no tienen otra opción que la ruta africana occidental.

 

         Además en Marruecos, la Covid-19 también ha tenido un fuerte impacto y es una excusa más para la represión y el control arbitrario del Estado. Las personas procedentes del África subsahariana se enfrentan en Marruecos a la sospecha generalizada de que son portadores del virus – otra suposición racista-. La Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) señala que el coronavirus se está utilizando como un instrumento más para controlar y detener a la población subsahariana.

         CANARIAS, que no estaba preparada para la llegada de miles de personas migrantes, vive una situación dramática en la que las administraciones responsables no son capaces de dar una respuesta digna ante una situación que no es nueva y no debería coger de improviso. El puerto de Arguineguín se convirtió en un campamento improvisado donde miles de migrantes han estado hacinados en circunstancias alarmantes. En el suelo del muelle, han llegado a dormir más de 2.500 personas.

         En medio de este caos, han sido evidentes las deficiencias en la asistencia letrada y en la interpretación en las llegadas a las costas. La asistencia letrada, que es un derecho, ha sido de dudosa garantía y calidad. En ocasiones se ha hecho mediante video conferencia. Esta realidad implica que se puedan pasar por alto situaciones de especial vulnerabilidad como, por ejemplo, víctimas de trata, posibles demandantes de protección internacional, menores solos, etc.

         También se han producido deficiencias en la asistencia sanitaria y en la realización de pruebas diagnósticas en mitad de la crisis sanitaria de la COVID.

         La mala gestión migratoria en Carias por parte de los dirigentes políticos, ha provocado, no solo una nefasta e indigna acogida de estas personas, si no también la creación de todo tipo de bulos y noticias falsas que se han difundido por las redes sociales, lo que alimenta el rechazo y la xenofobia en la sociedad de acogida.

 

- EL INCENDIO EN BADALONA: Este suceso en el que perdieron la vida cuatro personas no ha dejado a nadie indiferente y ha sacado a la luz pública las deficiencias de una ley de extranjería que permite que personas migrantes que llevan muchos años en nuestro país sigan en una situación irregular, lo que supone una traba enorme para la integración social y laboral. La irregularidad es un yugo para los migrantes que, en muchas ocasiones, se ven obligados a vivir en situaciones de extrema pobreza y exclusión social, vulnerándose derechos básicos como el acceso a una vivienda digna.

         Es inaceptable que normalicemos las indignas condiciones de vida a las que abocamos a miles de personas por la incapacidad colectiva de abordar con seriedad este asunto. No puede ser que durante años, ayuntamientos y gobiernos de todos los niveles consientan que miles de personas malvivan en lugares insalubres, sin agua, ni luz, ni gas, sin las mínimas condiciones higiénicas.

         No podemos permitir que ante este drama humanitario las políticas de inmigración sigan poniendo el acento en la defensa de nuestras fronteras y no en la defensa de la vida, en la acogida y en las políticas de integración.

         Manifestamos nuestra repulsa a las políticas del miedo que promulgan el odio y el rechazo al migrante, al diferente.

         Creemos que es responsabilidad ética y moral trabajar por la acogida humana de los migrantes que llegan a nuestros barrios, por la integración y la convivencia pacífica y fraterna. Que juntos debemos construir una sociedad más justa en la que la igualdad de oportunidades sea una realidad para todas las personas.

         Hoy traemos a nuestro Círculo de Silencio el recuerdo de las 4 personas que murieron en el fatídico incendio y también a todas las que no han sido acogidas en nuestro país de una manera digna y justa y por ello nuevamente demandamos una regularización de todos los migrantes que ya llevan tiempo entre nosotros.

 

Ahora que se aproximan las FIESTAS NAVIDEÑAS, sirva el acto simbólico de hoy para recordarnos que en estos días muchas personas seguirán huyendo de conflictos, torturas y penurias. Que se jugarán la vida en las fronteras creadas por el hombre en busca de una oportunidad que les fue negada injustamente.

Que las luces y la alegría de estas fiestas no apaguen la voz de los que sufren. Que el Amor y la Justicia que pronto se hará hombre, sea repartido a todos los hombres y mujeres del mundo.

Amigos, comienza nuestro TIEMPO DE SILENCIO.

MESA DIOCESANA DE ATENCION Y ACOGIDA DE MIGRANTES Y REFUGIADOS

DE CÁDIZ Y CEUTA.