Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

30 de julio de 2021

Cuba necesita menos mentiras

 

Manifiesto de un grupo de ciudadanos contra el bloqueo impuesto por EEUU a la isla

"Cuba necesita menos mentiras y ningún bloqueo"




"Presidente Biden, usted que se profesa político demócrata y cristiano a la luz y pautas del concilio Vaticano II, díganos, si piensa mantener el embuste, represión y bloqueo practicados durante 60 años por su país y sus Gobiernos contra la Revolución Cubana sin importarles el dictamen unánime de la ONU, que hace unos 30 años lo viene reprobando"

"Creemos que debiera interpelarle la declaración que el 12 de julio hizo el Episcopado Cubano, respaldado a su vez, por el Episcopado Estadounidense"

27.07.2021 | Religión Digital

Manifiesto completo

Sabemos que serían miles y miles los ciudadanos españoles que firmarían este Manifiesto. Pero no renunciamos a firmarlo y darlo a conocer un grupo que represente a esos miles, dado el volumen de falsedad que periódicos de gran tirada han tratado de sembrar en la sociedad, con absoluta burla del Pueblo Cubano, de su Revolución y de su Gobierno.

Callar en este caso y no salir por la verdad, la justicia y la solidaridad, sería ignorancia, cobardía o complicidad con el delirio imperialista, que no tiene ni nunca ha tenido verdadera democracia. Lo hecho con Cuba, lo harían con cualquiera otro que necesiten —y puedan— llegado el caso.

Señor Joe Biden, regale a Cuba lo que de verdad necesita: menos mentiras y ningún bloqueo.



Un grupo de ciudadanos ha hecho público un manifiesto exigiendo el cese del embargo económico impuesto por EEUU sobre la isla de Cuba desde el triunfo de la Revolución encabezada por Fidel Castro en 1959.

Haciéndose eco del llamamiento de los obispos cubanos en su declaración del pasado 12 de julio sobre la situación de protestas y desabastecimiento que vive la isla, los abajo firmantes hacen un llamamiento al presidente de los EEUU a que tome conciencia "del deterioro de la situación económica y social" en que está sumido el pueblo cubano, de la cual solo es posible salir "mediante el entendimiento y la escucha mutua".

Lo que el 23 de julio publicó El País es de vergüenza y de estulticia. De vergüenza, por ser tan indisimulado portavoz del imperio yanqui y de estulticia por tratar a los lectores de supuestos consentidores de esa vergüenza.

Un dato, no más: está en la información general que ningún país de la tierra se ha doctorado como Estados Unidos en despreciar y someter, sobre todo en América Latina, la dignidad de las Naciones y los derechos humanos de los ciudadanos, con sus invasiones y agresiones de todo tipo.

Están calculados los miles y miles de millones de dólares que le han robado y los incontables servicios tecnológicos y comerciales que le han negado con su bloqueo el más largo, injusto y cruel de la Historia. ¿Cuántas penurias, privaciones y sufrimientos actuales de Cuba se deben a este bloqueo?

¿Y cómo se atreve ahora, sr. Biden, —y cómplices— a hacer denuncia y llamada ético-solidaria contra la dictadura represora del Gobierno de Cuba?

Y, para su memoria, conocimiento y responsabilidad, tenga estampado ante su vista la fecha y el contenido de su bloqueo.

El memorando secreto dice (cita textual):

"La mayoría de los cubanos apoyan a Castro, …el único modo previsible de restarle apoyo interno es mediante el desencanto y la insatisfacción que surjan del  malestar económico y las dificultades materiales... hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica de Cuba... una línea de acción que, siendo lo más habilidosa y discreta posible, logre los mayores avances en la privación a Cuba de dinero y suministros, para reducirle sus recursos financieros y los salarios reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno”.

 (*) Memorando secreto del Departamento de Estado desclasificado en 1991, que fue incluido en la página 885 del Volumen VI del Informe del Departamento de Estados de Estados Unidos de 1958 a 1960.

Díganos, Vd. que se profesa político demócrata y cristiano a la luz y pautas del concilio Vaticano II, díganos, si piensa mantener el embuste, represión y bloqueo practicados durante 60 años por su país y sus Gobiernos contra la Revolución Cubana sin importarles el dictamen unánime de la ONU, que hace unos 30 años lo viene reprobando.

Y, desde esta perspectiva, creemos debiera interpelarle la declaración que el 12 de julio hizo el Episcopado Cubano, respaldado a su vez, por el Episcopado Estadounidense, y que se centra en tres cuestiones principales:

Primera: “Tomar conciencia del deterioro de la situación económica y social que vive nuestro pueblo. El Gobierno ha tratado de tomar medidas que palien esas dificultades... y el pueblo ha expresado públicamente cómo algunas de esas medidas le están afectando seriamente”.

Tomado de Religión Digital