Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

14 de octubre de 2021

A propósito de la Resurrección de Jesús

 A propósito de la Resurrección de Jesús

 El nuevo rostro de Dios

 El encuentro con Jesús, lleno de vida después de su ejecución, transformó totalmente a sus discípulos. Lo empezaron a ver todo de manera nueva. Pronto sacaron las consecuencias.

 "Dios es amigo de la vida"



Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos. Los hombres podrán destruir la vida de mil maneras, pero, si Dios ha resucitado a Jesús, esto significa que solo quiere la vida para sus hijos. En adelante solo hay una manera cristiana de vivir. Se resume así: poner vida donde otros ponen muerte.

 "Dios es de los pobres"

 Lo había dicho Jesús de muchas maneras, pero no era fácil creerle. Ahora es distinto. Si Dios ha resucitado a Jesús, quiere decir que es verdad : “ Felices los pobres, porque ellos tienen a Dios “. Dios es el último defensor de los que no interesan a nadie. Solo hay una manera de parecerse a él : defender a los pequeños e indefensos.

"Dios resucita a los crucificados"

Dios a reaccionado frente a la injusticia criminal de quienes han crucificado a Jesús. Si lo ha resucitado es porque quiere introducir justicia por encima de tanto abuso y crueldad como se comete en el mundo. Dios no está con los que crucifican, está con los crucificados. Solo hay una manera de imitarlo: estar siempre junto a los que sufren, luchar siempre contra los que hacen sufrir.

 

“Dios secará nuestras lágrimas”

Dios ha resucitado a Jesús. El rechazado por todos ha sido acogido por Dios.El despreciado ha sido glorificado. El muerto está más vivo que nunca. Ahora sabemos como es Dios. Un día él “enjugará todas nuestras lágrimas, y no habrá ya muerte, no habrá gritos ni fatigas. Todo eso habrá pasado “


El corazón del mundo

 La Pascua no es la celebración de un acontecimiento aislado que sucedió hace muchos años. Es mucho más. Resucitando a Jesús, Dios ha iniciado algo que ahora mismo está sucediendo : el movimiento del mundo entero hacia la vida eterna.

 

Por eso, la Pascua no es propiamente una << fiesta exclusiva >> para cristianos. Algo que afecta solo a la Iglesia. Es el hecho más decisivo para la humanidad. Un acontecimiento universal que lo orienta y arrastra todo hacia la salvación.

Todo esto se nos escapa porque aún estamos en camino. Cristo resucitado está vivo en la Iglesia, aunque su ser más hondo no sea a veces captado ni siquiera por los que viven dentro de ella.

Está vivo en el corazón de todos los hombres y mujeres, despertando en ellos un hambre de amor, de justicia y de vida que no puede ser saciado en esta tierra que ahora conocemos.

Sería una falsificación mezquina de la fe pascual reducirla a esperar la vida eterna solo para uno mismo. << Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen a conocer la verdad >>.

Si al celebrar la resurrección de Jesús se despierta dentro de mí un gozo único es porque espero la vida eterna de Dios, sobre todo para tanta gente a la que veo sufrir en este mundo , sin conocer la dicha y la paz.

 Colaboración de Juan de la Cruz Garcia