Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

24 de octubre de 2020

Teología para una iglesia en salida.

 "Hace falta una conversión teológica en la Iglesia"

 Julián Díaz Lucio

Para los que se asustan  con planteamientos  nuevos del  papa o  quienes lo siguen.


"Si durante 30 años obispos involucionistas orientaron los seminarios en la línea conservadora, no esperemos que ahora puedan salir obispos decentes y en sintonía con el Papa Francisco"

"Por eso no hay que extrañarse que casi el conjunto de obispos y curas no alaben al Papa francisco y menos le sigan"

"El gran grupo de talibanes eclesiásticos está esperando que pase el aire renovador con la muerte de Francisco, y vuelvan a tomar las riendas del poder en la línea conservadora"

"Creo que de verdad hace falta seguir apoyando al Papa Francisco y animarle a que fuerce un poco el carro y se anime a cambiar también estructuras, que den respuesta efectiva a la conversión pastoral"

15.10.2020 | Julián Díaz Lucio

Estimado José Manuel: Estoy totalmente de acuerdo con el análisis que haces en el artículo de RD (12.10.2020), titulado Echar el resto con Francisco por una Iglesia samaritana. Y me reafirmo en tu opinión, cuando dices: 

"En la época involucionista anterior se eligieron los obispos 'seguros doctrinalmente' y férreos funcionarios dispuestos a mirar constantemente a Roma (la famosa tortícolis que denunciaba el cardenal Tarancón) y, además, coparon todos los puestos de responsabilidad y todas las estructuras del pueblo de Dios. Y, por supuesto, se hicieron con los seminarios, donde formatearon a su manera y a su medida el clero que ahora tenemos y prepararon a los curas no para ser servidores de la comunidad, sino funcionarios de lo sagrado."

Pero, fíjate, si en la época involucionista se hicieron tales obispos, que orientaron los seminarios en la línea conservadora, y de esos seminarios, durante 30 años salieron los sacerdotes que ahora son mayorías en las diócesis, no esperemos que ahora puedan salir obispos decentes y en sintonía con el Papa Francisco. Porque la base clerical de la jerarquía es conservadora, tanto a nivel de actitudes, como de la misma teología que han mamado. Me da la impresión que la mayoría no ha leído el Concilio Vaticano II, o muy tangencialmente.

Pro Francisco

Por eso no hay que extrañarse que casi el conjunto de obispos y curas no alaben al Papa francisco y menos le sigan. Por eso, creo que no basta solo con que el Papa escriba buenísimas encíclicas y sea un ejemplo de pobreza y compromiso. Creo que hace falta, además, que inicie ya el cambio de estructuras, al menos las más importantes, porque de lo contrario, el gran grupo de talibanes eclesiásticos está esperando que pase el aire renovador con la muerte de Francisco, y vuelvan a tomar las riendas del poder en la línea conservadora.

 Por esto, creo que no basta que haya una conversión pastoral, que tanto ha pregonado el Papa, creo que también hace falta una conversión teológica en la Iglesia: que se acepten como Iglesia los avances teológicos fundamentales que son hoy claros en el conjunto de la teología; pero a la vez, para que la reforma perdure y no pase como con el Vaticano II, hacen falta cambios estructurales.

La primavera de Francisco

Porque igual que Trento introdujo cambios estructurales, además de implantar una teología, creo que hay habría que hacer lo mismo en una línea más evangélica y del siglo actual. La ocasión podría ser el Sínodo sobre la Sinodalidad del próximo año. Que no quede en palabras bonitas de la belleza de la sinodalidad, sino que se marquen líneas concretas de llevarla a cabo en todos los niveles de la Iglesia. Solo así nos creeremos que la Iglesia es realmente Pueblo de Dios.

Creo que de verdad hace falta seguir apoyando al Papa Francisco y animarle a que fuerce un poco el carro y se anime a cambiar también estructuras, que den respuesta efectiva a la conversión pastoral. En mi diócesis, por ejemplo, se sigue promocionando una pastoral de religión: cofradías que hacen grandes procesiones en Semana Santa, coronaciones de vírgenes con el oro y la plata de los fieles, etc. Como si eso fuera la esencia del evangelio. Y mientras tanto, en el seminario mayor hay cuatro seminaristas, tres de África y uno de Latinoamérica.

Sigamos luchando en esperanza.

Un gran abrazo.


Fuente: Religión Digital