Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

12 de marzo de 2021

Capítulo 18 del Cuento de Willy

 WILLY 

Historia de un niño algo especial que de mayor lo siguió siendo… a su manera

Martín Valmaseda

Dibujos: Karla y Andrea Aguilar

CAPITULO 18

LOS ESTUDIANTES SOLIDARIOS


La  marcha campesina  de aquel  sábado  fue  relativamente normal.  Del instituto ciudadano  no fueron  muchos: Telma, la alumna q´eqchí,  les guiaba,  Willy nuestro amigo, 3 alumnos  más  y 5 alumnas, entre ellas…, ¡sorpresa! La  hija  del diputado.   Por el camino  fue  Vilma  contando a sus compañeros lo que la  había  costado que la dieran permiso en casa. Lo consiguió gracias a su mamá que era nieta de españoles. Sus  abuelos habían llegado a Guatemala cuando Franco en su país había  ganado la guerra.  El abuelo era republicano y temió la represión que hubo.

La mamá de Vilma convenció al  esposo de la importancia de que la hija conociera  todas  las realidades  de  la sociedad chapina.

En el parque  central de Guatemala esperaron  un poco los jóvenes  hasta  que se fueron  escuchando  gritos , cantos y  aparecieron  hombres y mujeres. Muchas  de ellas  vestidas  con trajes típicos de  sus pueblos: quiché, q´eqchí,  achí, pocomam, caqchiquel…

Telma corrió a unirse  con la gente de su aldea.  Willy y los demás se acercaron  tímidamente…

En la  puerta de la  casa presidencial y del congreso había ya otra “manifestación”,  esa de policías antidisturbios.  No se movieron  cuando se acercaban los  campesinos ni  hicieron gestos agresivos.  Willy le  dijo a Vilma.: “seguro  que tu papá sabiendo  que estás tú,  ha hablado  con  el ministro para pedirle…”.- “Pues no me dijo  nada – comentó Vilma -pero no me extrañaría” 

Las autoridades no se  asomaron a  escuchar las protestas. Solo algunos diputados  relacionados  con  los movimientos populares.  Hubo discursos de los líderes y “lideresas”…

Telma  se acercó  con los compañeros, algunos, novatos  en  esas movidas,  algo asustados, mirando   de reojo a la policía, sus bastones y  escudos… 


Entre  los  discursos y  gritos  y  las mantas agitadas (
trabajamos la tierra  ¿dónde están sus beneficios?// la milpa  es nuestra  ¿Quien la acapara?//  nuestro niños tienen hambre//…Pues  entre  todo ese  jaleo, Telma  presentó a sus  compañeros ante  jóvenes  de   su aldea  y  juntos decidieron  unos  días fines de semana que pudieran  irles a visitar  los estudiantes.

 Cuando se  fue disolviendo la manifestación y  volvieron  cada  cual a su casa, a su ambiente… los  estudiantes en  la  camioneta iban comentado  sus sentimientos frente a esa oleada  de guatemaltecos  como  ellos,  que reflejaban  una vida,  unas preocupaciones y necesidades distintas a las que ellos   tenían en la capital. Y  aún  les  faltaba   no escuchar sino  ver y  vivir la realidad  de los montes,  bosques y  aldeitas de  esa tierra, esa Guatemala desconocida.  En el  próximo  capítulo la conocerán Willy,  sus amigos… y ustedes  un  poco  también  si siguen  leyendo  esta historia.

________________________

Quieres leer todos los capítulos anteriores?

Ve al siguiente enlace  👉 El Cuento de Willy