Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

27 de marzo de 2021

Palabras a Voleo: Albergue

 

PALABRAS A VOLEO

Martín Valmaseda

La palabra que hoy, nosotros sembradores de vocablos,  lanzamos sobre sus cerebros tiene la novedad  de no ser simplemente  originada  del latín o  del  griego,  sino… ya van a ver:  Se trata del 

ALBERGUE

del  que nos dicen en la Real academia de la lengua  que…


Albergue: (posada, hostal) viene del provenzal alberga y este del latín vulgar *arberga (campamento militar). El latín lo tomó del gótico haribairgo (campamento, alojamiento) compuesto de harjis (ejército) y bairgan (guardar, proteger). La raíz de la palabra harjis también esta presente en arenga y heraldo.

¿Se han  aclarado?.. no, ¿verdad?  Yo  tampoco,  pero como  todos más  o menos sabemos  lo  que  es un albergue…  Si la  escogí  es porque  es de rabiosa    actualidad  como se  dice no sé porqué.  O sí… es rabiosa  la  actualidad  de  gente que vive sin  tener   dónde  albergarse :los  inmigrantes  que  para encontrar  dónde vivir, porque las bombas  destruyeron  su casa  en  su tierra, o los  emigrantes  en  su patria  que  con  esa historia  de la hipoteca y de haberse  quedado sin trabajo andan buscando albergue  en  la misma  ciudad  donde nacieron…

Es  símbolo la familia que buscó albergue  donde naciera  su hijo bajo  techo.  Fueron, ya  recordarán,  don José  y  doña  María  de Nazaret que  de puerta  en puerta  encontraron  posada (entonces  no  se decía albergue) en  una cuadra y  albergaron  al chiquitín en un pesebre.  Ese chiquitín  creció entre  los  vagabundos  del  mundo. 

                          

Ahora un  escultor  canadiense  le encontró alberque confortable ((¡qué  remedio!)  en  una banca  de la  calle. A  un vagabundo  con señales de pies clavados. Pero  me  he ido  por  los cerros de Judea  hablando  de  cosas tristes cuando  yo  quería  hablarles de  otros  tipos  de albergue, los  de peregrinos.


Los peregrinos, no por obligación sino por vocación, teniendo su casa en cualquier país del mundo se enteraron un día de   algún lugar simbólico donde que daban recuerdos históricos o legendarios de algún famoso profeta y  allá van;  van  caminando,  sin  más motor que  el  de su corazón.  A lo largo de todo el camino elegido hay gente acogedora, albergadora, que ha encontrado en su entorno un espacio vacío y se  ha preguntado ¿cómo podré  yo llenar  este  espacio? Porque según dice no sé quién, los espacios son  para  llenarlos  de  vida.


En vez de hablar en abstracto les hablaré en concreto del abuelo que murió siendo bisabuelo, tenía  un espacio  donde construyó  su  casa y alrededor plantó  verdura para  dar  de comer a su familia y hierba   para la vacas  que  tuvieron  espacio abajo  de su misma  casa.




Pasó el tiempo, murieron Peuto  y  los  demás viejos de la familia y los jóvenes  se fueron  por  otros caminos buscando  otra  vida.  El espacio  se  quedó vacío…






Un biznieto  de Peuto un  tal  Ernesto  que eligió el  camino del sacerdocio, sin dejar también de  ser obrero, albañil y  con  ese camino humano y religioso cargado de años y experiencia, volvió  a ese espacio  vacío ahora como párroco  de Güemes y Bareyo, pueblos  de Cantabria…  
y volvió a hacerse  la  misma  pregunta.   
   ¿Y  qué  hago yo  ahora  con  este espacio vacío?”
  




Volvió  la cabeza  y vio  que por   el camino  venían mujeres y hombres,  jóvenes y  mayores…   Que  en ese  camino  había carteles que  decían:  




    



Volvió la caneza  y vio  que por el camino  venían mujeres y hombres,  jóvenes y  mayores…   Que en ese camino había carteles que decían:





Camino de Sanrtiago  Próximo  albergue…



A Ernesto  se le encendió  una lucecita :  “Próximo  albergue, la cabaña  del  abuelo  Peuto”







Empezó  a llamar a sus amigos y  antiguos  feligreses  y comenzaron  manos a la obra.   



La  casa, las tierras…  El paisaje  de aquel rincón  de  Cantabria empezó a  aparecer  con  lugares que ocupasen los  cientos  de peregrinos  que pasaban por  aquel  camino.



Hubo que  hacer  dormitorios,  cocina,    comedor,  y  procurar que  ese espacio no fuera solo  para  estar y descansar       

                                                                                                                                


                                                                                                                                           ... sino  también lugar para reflexionar,  tomar conciencia de los  caminos de la vida  y  seguir… aumentando espacios  en  aquel  que se iba multiplicando.  Dejen  que lo  sigamos contando  En  el  próximo PALABRAS  A VOLEO.