Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

20 de marzo de 2021

Palabras a voleo: Juicio

 

PALABRAS A VOLEO    

Martín Valmaseda.


Nos vamos a atrever esta vez con una  palabra  bastante delicada, que tiene muchos,  demasiados  matices.  Es una palabra peligrosa  e importante a la vez.  Ayuda a la libertad de seres humanos y al fracaso  hasta la muerte de otros.


Como en muchas ocasiones, si quienes la practican lo hacen con conciencia.  Merece  la pena empezar  por conocer   el origen  de esa palabra,porque  vamos  a hablar del 

JUICIO

La etimología de  ese  vocablo  es, según  la real academia de la  Lengua:

La palabra juicio viene del latín iudicium (veredicto), derivada de ius (derecho, ley) y dicare (indicar). La palabra ius se asocia con una raíz indoeuropea *yewes- (ley), mientras que dicare con *deik- (señalar). Ver: adjudicar, jurar, jurisprudencia, justicia. ...  


Y  ya  sin buscar  más etimologías  me gustaría  reflexionar sobre  una  expresión de doble sentido.  Se trata  de  Perder el  juicio.  Se  darán  cuenta por qué:   1.-  Una  persona  pierde  el  juicio cuando el  tribunal  que  le juzga  dictamina  en  contra  y   tiene  que  pagar  con  la  sentencia  de cárcel o  con  el pago  de   un  dinero  porque  el  juez  dio  la  razón al  contrincante: al  que ganó  el  juicio.


2.-Pero  existe  otra manera  de perder  el juicio,  cuando el juicio no  es  en el tribunal,  sino  en el cerebro de una persona  que habla o actúa  de un   modo que a los vecinos  y familia  la  parece  que “ha perdido el  juicio  porque empieza a  decir  que es Napoleón, y los  demás piensan  que  no,   o porque   se  tira desde la torre de la  catedral   para  demostrar  que puede volar, pero  no puede… en  ese momento.



Claro  que existe otra locura secreta que es  la  de los  demasiado  sensatos.  Los   que  llaman loco a quien luego se demuestra  que tenía  razón  en lo  que  hizo… Para no  irnos  muy  lejos  nos vamos al  evangelio   en   en el capitulo 3 de San  Marcos (20-21)   donde leemos que: Se enteraron  los parientes de Jesús  que  andaba  por ahí predicando sin  ser  doctor de la ley   y fueron a hacerse cargo de él, pues decían: « ha  perdido el juicio. ».  Después   de varios meses se demostró  que tenían  razón los parientes,  pero en el otro sentido, el legal.  Perdió   dos juicios,  ante el  sanedrín y ante   Pilatos…y   los perdió por su locura  de amor,  como  muchos  de los  que después  siguieron a Jesús  y se jugaron  la  vida o  al menos  la salud y la comodidad  empujados por el amor  a los seres humanos.



¡ Ay!  ¡A dónde me  estoy  yendo con esta reflexión!.  Pues ¿ no será  que hoy quienes estamos  con el juicio perdido  somos los  demasiado sensatos, los  prudentes…? a los  que  dijo aquel loquillo, ese a quien sus  hermanos  frailes tuvieron   que  encerrarlo  y se les escapó  por  la ventana de un piso  bajito. Ese loquillo que dijo  una  vez :Al  atardecer  de la  vida  nos  examinarán(juzgarán) del amor   (Juan de la  Cruz)   

Sólo terminaría hablando de dos palabras :

Una propia de las personas prudentes, juiciosas que juzgan con...

PRE-JUICIOS : los juicios que hacemos contra alguien porque nos cae mal. Desprestigiamos a gente porque les juzgamos con nuestro ego, porque choca con lo que ellos hacen, dicen o escriben. (No juzguen y no serán juzgados nos dijo Jesús)

La otra es una tripe expresión : VER – JUZGAR - ACTUAR que dijo Cadijn (el fundador de la de la J.O.C) a jóvenes militantes obreros: Para que el juicio no sea sobre personas sino sobre situaciones que VEN y analizan ; y no se quede ese JUICIO en palabras sino en obras concretas , en ACTUAR





+ + +

Dedico este artículo a los jueces corruptos que en Guatemala y otros países condenan a líderes campesinos.

Se lo dedico a esos líderes que luchan para defender las tierras que han robado a su pueblo empresas mineras o hidroeléctricas.

Y lo dedico también a los que , con el nombre de seguidores de Jesús, seguimos siendo muy prudentes y cuando nos juzguen sobre el amor…

¿Qué vamos a decir?


Martín Valmaseda