Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

12 de marzo de 2021

Los otros Salmos

 Nos sentamos a llorar (salmo 136)

Rafael Prieto



Eres lo más querido para mí,

un regalo del cielo.

Me refiero a ti,

amigo mío, hermano mío, mendigo mío, Cristo mío.

 

Que todo el mundo se me oscurezca,

que todo lo dulce se convierta en amargura,

si yo me olvidara de ti.

Es larga la distancia

y es dura la ausencia.

Estoy enfermo de ti,

no me llega tu calor,

añoro tu mirada expectante y profunda,

deseo escuchar tu palabra encendida

o sentir que me escuchas atenta y sabiamente…

Y me entran ganas de llorar,

con nostalgia de ti.

Se me quitan las ganas de cantar,

porque tú no puedes oírme.



 

Pero sé que no estás lejos, que estás aquí, muy dentro.

Te aseguro, amigo mío, hermano mío,

mendigo mío, Cristo mío,

que no te olvidaré,

y que no hay nada en este mundo que desee tanto como gozar de tu presencia.

 

Palabras para el Silencio