Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

24 de junio de 2021

El capítulo 32 del cuento de Willy

   El cuento de WILLY 

Historia de un niño algo especial que de mayor lo siguió siendo… a su manera

Martín Valmaseda


 CAPITULO 32 

  OTRO  TIPO DE REDES

 


Pues     que se está  enredando  la  situación.  Me  explico:  la  palabra redes ya saben  lo  que era  para Jesús nazareno, para Pedro, Juan… los pescadores.  Ellos  tuvieron  que  dejar  las redes para irse con  Él…  Hoy   cuando  hablamos  de redes  no  hablamos  de mar,  sino de tierra  firme  o de aire.   No    se trata  de redes  acuáticas; sino de  redes  sociales  que  de unos aparatitos a otros (teléfonos, ordenadores…) ayudan a que  las personas se enreden.

“Yo  te  haré  pescador  de hombres”  dijo  el profeta.    Yo  haré  que  te enredes  en otras  redes distintas. Hoy  la gente se  enreda  en  buenas o malas redes.  En  estas aventuras   del  Willy tan  enredador, repasen  todos los  capítulos:  el  pequeñín  que empezó  enredándose  en el juego  de la guerra (capítulo 1)  gracias a una maestra enredadora  se empezó  enredar    en la defensa de los débiles  y  los  derechos  de las mujercitas  futbolistas.  Luego a la sombra  del instituto  se  desenredó  de visiones simples  de la vida,  de la vida  burguesita  de la capital, subiendo a las aldeas  de Alta Verapaz, descubriendo  con  el P. Eulogio y con  Telma  una  vida distinta, al tiempo  que se empezaba  a enredar  en… digamos una amistad  fuerte, con la muchachita   q ´eqchi´.  Al  tiempo  tuvo  que  desenredarse  de la universidad  para  descubrir  la  vida del  trabajo obrero.

Pero no  se  quedó  ahí,  sino  que enganchado  en las redes familiares, enredó a sus papás en  las redes    más modernas,  las redes  de ondas  radiales, de redes sociales  para    que la gente de su colonia  y  de otros lugares del país  abriesen  los  ojos a la  realidad de Guatemala. Y  así  estamos  en  el  capítulo 32. Vamos  adelante.

Don Ramón  y  Victorino se entendieron  bien  en las  primeros  pasos  para comenzar  en la barranca  de Santa  Narta  la Nueva emisora  RADIO  “LIBROS A LA  CALLE”.

Con  ayuda  de amigos   consiguieron  en  mes y medio  un  equipo  transmisor y  ua  antena que instalaron  en   el cerro de las águilas . (no  sabían porqué se llamaba así, , por allí solo había gorriones). Willy  tuvo  arte  para  enredar (que no se olvide la  palabra) a los  compañeros  del  taller  y al  dueño  con la promesa de hacerle   propaganda   a  <talleres el rápido>  los  equipos  de sonido  los  consiguió  Victorino  de  sus  muchos amigos  radiofonistas.y,  ya  les digo,  en mes  y medio estaba instalada  la emisira   radio educativa  LIBROS A LA CALLE.

También  colaboró  Telma  pidiendo  colaboración a las radios Tezulutlán  y  Gerardi de Cobán.

Durante  los  15  días anteriores a la inauguración de la emisora  estuvieron  haciendo  prácticas  de sonido  y  consiguiendo los permisos necesarios como radio  educativa.  El  nombre  elegido les  ayudó: LIBROS A LA  CALLE.  Pidieron  al ministro  de educación  que  hablase  en la transmisión inaugural. El ministro, persona inteligente,  cuidó  de informarse  de las circunstancias por las  que  se había inaugurado  aquella  pequeña emisora.

La  mañana de  comienzo  de RADIO LIBROS A LA CALLE,   Victorino, el director  presentó al  ministro  de educación.

Este    habló, pero sólo  dijo: “Amigos y amigas  oyentes  de esta nueva  emisora, es   para  mí un  placer inaugurar  esta emisora  educativa  y popular  y    lo hago con  estas breves palabras, deseándoles  que  sea de verdad  educativa  y  que  a través  de ella como  dice su nombre  no solamente salten  por su  antena  voces y música  sino  libros, ¡libros a la calle,!...  pero  la  explicación  de  ese nombre ,que  les  habrá  sorprendido a ustedes  no lo hago yo.  La  va a hacer  un joven  trabajador  que  según me he informado ha  sido  parte importante en   el nacimiento  de  este  medio de comunicación;  le dejo pues el  micrófono al  amigo  Willy  González.




¿Se  asombran  ustedes  de  este  cambio  de presentador?

Todos  los  presentes, los papá de Willy, Telma,  los amigos   invitados ... Todos menos  Willy  a  quien  el  ministro  había  explicado antes su plan. 

Nosotros,  los  cronistas de esta historia  también nos hemos  quedado  patidifusos y obnubilados y  cerramos  el  capítulo hasta  que sigamos la próxima semana en el 33,  capicúa.