Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

24 de junio de 2021

La situación de los refugiados y desplazados durante la pandemia

 

Día Mundial del Refugiado: la cifra de desplazados alcanzó un récord y aumenta la xenofobia




A 82,4 millones aumentó en 2020 la cifra de personas que se han visto forzadas a abandonar sus lugares de origen, un número inédito y que se registró pese a las prohibiciones de desplazamiento a causa de la pandemia del Covid-19, según informó la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur). La mayoría huyó incluso dentro de sus fronteras internas en medio de guerras, persecución y violación de derechos humanos.

Violencia, conflictos armados, violaciones de derechos humanos o pobreza extrema están entre las dificultades que atraviesa la mayoría de migrantes y refugiados antes de huir de sus lugares de origen. A 82,4 millones aumentó la cifra de desplazados en el mundo en 2020, pero detrás de cada número hay una historia humana de sufrimiento.

Emigrar es para muchos una acción forzada. Sin embargo, en el camino se encuentran con un mundo cada vez más xenófobo, señaló el alto comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi.




Por noveno año consecutivo, el 2020 dio cuenta del aumento de refugiados a nivel global. Un 4% con respecto al año anterior, que equivale a 1 de cada 95 personas, de acuerdo con el reciente informe de 'Tendencias Globales' publicado por la agencia de Naciones Unidas el viernes, en víspera del Día Mundial del Refugiado, que se conmemora el 20 de junio de cada año.

Desde hace casi una década "cada año el número de refugiados y desplazados en el mundo crece. En el 2020 llegó a 82,4 millones de personas. Es la población de Alemania, por ejemplo. Es enorme", explicó Grandi.

La pandemia paralizó casi a todo el planeta, pero no a las causas del exilio

La emergencia sanitaria detuvo la movilización de millones de personas entre distintos países y ciudades. Los viajes transatlánticos durante meses para la mayoría de naciones volvieron a ser parte del pasado. Sin embargo, las dificultades que causan la migración forzada son tan profundas que las restricciones no fueron impedimento para que la cifra de refugiados fuera en aumento.

Los hijos de refugiados afganos juegan fuera de las tiendas de campaña en el área de Basti, a las afueras de Lahore, el 19 de junio de 2021, en vísperas del Día Mundial del Refugiado.

Los hijos de refugiados afganos juegan fuera de las tiendas de campaña en el área de Basti, a las afueras de Lahore, el 19 de junio de 2021, en vísperas del Día Mundial del Refugiado. © AFP/Arif Ali




Las limitaciones impuestas por los gobiernos para tratar de mitigar la propagación del virus dificultaron que muchas de las víctimas de desplazamiento encontraran lugares seguros en el extranjero, y en parte por eso, muchos de ellos se convirtieron en desplazados internos en sus naciones. En este grupo recae la mayor parte del aumento total de refugiados del último año, destacó Acnur.

"Todo el mundo se paró a causa de la pandemia" del nuevo coronavirus, "excepto los conflictos, las guerras, las persecuciones, las discriminaciones, que son la causa de este exilio, de las personas desplazadas forzadas y de refugiados", destacó el alto funcionario de la ONU.

Para los refugiados que ya se encontraban lejos de sus países, los confinamientos resultaron particularmente perturbadores, pues ya luchaban por mantener su salud mental y reconstruir redes sociales y de apoyo lejos de casa.

La pandemia golpeó la economía mundial, pero en el caso de los refugiados aumentó el hambre y obligó a la niñez refugiada a dejar la escuela, quizás de forma permanente.

“Muchas familias informaron que para llegar a fin de mes envían a sus hijos a trabajar en lugar de a la escuela. Algunas niñas refugiadas se enfrentaron al matrimonio infantil, y a un mayor riesgo de violencia sexual y de género”, señaló la agencia de la ONU.

Acnur aboga por “no construir muros

Una vez logran huir, muchos en los sitios de acogida deben enfrentarse a una problemática cada vez más en aumento: la xenofobia, destacó el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

Ante este panorama, Filippo Grandi pidió a los gobiernos y a los ciudadanos en general "no construir muros" contra los migrantes, muchos de los cuales llegan a sus nuevos destinos en barcos tras emprender viajes muy peligrosos.




"Más de los dos tercios de todos los refugiados y desplazados en el extranjero provienen de solo cinco países: Siria (6,7 millones), Venezuela (4 millones), Afganistán (2,6 millones), Sudán del Sur (2,2 millones) y Myanmar (1,1 millones)”, precisó Acnur.

En el continente americano hay alrededor de 16 millones de refugiados, incluidos a quienes se desplazan dentro del país y a quienes van hacia otras naciones.

Y entre los grandes éxodos desde esta región está el de los ciudadanos provenientes de Venezuela. “Casi 6 millones de personas que han dejado su país y que están en todo el continente y en Europa también", dijo Grandi.

El representante de la agencia de la ONU destacó los esfuerzos del Gobierno de Colombia, el país que más refugiados venezolanos ha recibido en el mundo: 1,8 millones. En febrero pasado, ese país lanzó un programa para otorgarles un estado de protección que les permitirá vivir y trabajar de forma legal durante 10 años.

"Yo espero que el programa de regularización de migrantes en Colombia lo escuchen también los líderes de países que rechazan a los refugiados, porque la solidaridad también va en el sentido del interés de la comunidad de acogida porque es ahí donde está la fuerza de la protección temporal", afirmó.

No obstante, también señaló que tanto en América Latina como en otras partes del mundo “ha habido muchas campañas políticas de políticos oportunistas contra los refugiados, contra los migrantes. Es una campaña muy negativa que ha creado una situación de xenofobia, de rechazo en muchos países", aseguró el funcionario.

La ONU indica que en la actualidad el 1% de la población mundial es desplazada y que hoy hay el doble de refugiados que, en 2011, cuando el total era inferior a 40 millones de personas.


Tomado de France24