Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

24 de junio de 2021

El tiempo no existe

 

“Si queremos aprender más acerca del universo, debemos cambiar nuestras visiones sobre el tiempo”: Carlo Rovelli, “el nuevo Stephen Hawking”

 

“El tiempo. El tiempo no existe. Tengo 15 minutos para convencerlos de eso”, dice Carlo Rovelli, tras mirar su reloj de pulso.

Por BBC News Mundo

 


Publicado el 21 de mayo de 2021 

 

“El tiempo. El tiempo no existe. Tengo 15 minutos para convencerlos de eso”, dice Carlo Rovelli, tras mirar su reloj de pulso.

Así comienza una charla TEDx Talk que ofreció en 2012 el físico italiano para el que la prensa internacional no ahorra reconocimientos.

Uno de los más contundentes lo escribió George Eaton en la revista New Statesman, en un artículo titulado “Rock star physicist Carlo Rovelli on why time is an illusion” (El físico estrella de rock Carlo Rovelli explica por qué el tiempo es una ilusión”):

“La determinación de Rovelli por hacer accesible la física cuántica y sus prodigiosas ventas de libros, lo han llevado a ser calificado como ‘el nuevo Stephen Hawking'”.

En 2020, en “La naturaleza del tiempo”, una presentación organizada por la revista New Scientist, el físico teórico tomó una cuerda y la extendió desde un extremo del escenario hasta el otro.

Le colgó un bolígrafo en el medio para marcar el presente y dijo: “Aquí es donde estamos“.

Levantó el brazo derecho y apuntó hacia la derecha: “Ese es el futuro”.

Seguidamente, subió el brazo izquierdo y señaló hacia la izquierda: “Y ese es el pasado”.

“Este es el tiempo en nuestra vida diaria: una línea larga, una secuencia de momentos que podemos ordenar, que tiene una dirección predilecta, que podemos medir con relojes, y todos estamos de acuerdo con los intervalos de tiempo entre dos diferentes momentos a lo largo de esta línea”.

Luego añadió: “Casi todo lo que he dicho está errado. En términos fácticos, es incorrecto, es como si dijera que la Tierra es plana“.

“El tiempo no funciona así, lo hace de una manera diferente”.

Y aclaró: “Estas no son ideas especulativas de sueños raros de los físicos. Estos son hechos que medimos en el laboratorio, con instrumentos y que pueden ser verificados”.

“Pura rebeldía”

Nacido en Verona, Italia, en 1956, Rovelli confiesa que su adolescencia fue “pura rebeldía”.

El mundo era distinto del que le hubiera parecido “justo y hermoso” y en medio de esa desilusión, la investigación científica llegó a su encuentro.

En ella descubrió “un espacio de libertad ilimitada“, plasmó en su libro “¿Y si el tiempo no existiera?“.

“En el momento en que mi sueño de construir un mundo nuevo chocó con la realidad, me enamoré de la ciencia, que contiene un número infinito de mundos nuevos”.

“Mientras escribía con mis amigos un libro sobre la revolución estudiantil (libro que no le gustó a la policía y me costó una paliza en la comisaría de Verona: ‘¡Dinos el nombre de tus amigos comunistas!’), me sumergía cada vez más en el estudio del espacio y del tiempo, intentando comprender los escenarios que hasta entonces se habían propuesto”.


La gravedad cuántica



Rovelli decidió “consagrar” su vida al reto de ayudar a conciliar dos teorías: la mecánica cuántica (que describe el mundo microscópico) y la relatividad general de Albert Einstein.

“Cada vez se ha comprobado que el mundo funciona exactamente como lo entendió Einstein”, reflexiona el físico.

“Para llegar a una nueva teoría, debemos construir un esquema mental que nada tiene que ver con nuestra concepción usual del espacio y del tiempo”, indica en su obra.

“Hay que pensar en un mundo en el que el tiempo ya no es una variable continua que fluye, sino que se convierte en otra cosa”.

Al buscar posibles soluciones al problema de la gravedad cuántica, Rovelli fue uno de los fundadores de la teoría de la gravedad cuántica de bucles o teoría de los bucles, la cual plantea una estructura fina y granular del espacio. Es como una red de bucles cuantizados de campos gravitacionales.

Esa teoría tiene aplicaciones en diferentes campos, por ejemplo, para estudiar el Big Bang o para abordar las propiedades de los agujeros negros.


Tomado de Prensa Libre