Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

16 de septiembre de 2021

El Capitulo 4 del cuento de la golondrina, el delfín y el perro callejero

 

 LOS  3 BICHOS AMIGOS.    

CAPITULO  4

Martín Valmaseda


“¡Cuidado  un hombre!” fue el  grito  que asustó y  escondió a  todos  los bichos  de la isla de los delfines….

Pero  ahora  les digo  la verdad. Lo que había  aparecido  entre los matorrales  de la isla  no era un hombre, era una mujer… y  ni   siquiera  eso,  era una niña de    6 años.  Los animales no entendían  mucho  de edades de los seres humanos  y  cuando el loro  divisó  entre  las plantas a la pequeña  dio el grito de “cuidado un hombre·”

No sé  si   les dije  que en esa pequeña isla sólo había una  casita  en la  que  vivía  una familia:  papá, mamá, un  hijo de 15  años  y  una nenita  de  6.

La isla era segura  para  vivir.  El  hijo  de la familia  iba  todos  los día  en  barca  a la
escuela  de la  ciudad.  los papás  eran  dos científicos  que  estaban  estudiando botánica:  es conocer los árboles, arbustos,  flores de aquel islote  donde se habían descubierto  una gran variedad  de     planas distintas,  hasta algunos árboles  que no  se conocían en aquel país.

A la niña  pequeña  de la casa, todavía la mamá  era  su  maestra la  iba enseñando a leer, sumar,restar…,  y desde  hacía  unos  días, ya  la dejaban  asomarse `por  los caminitos  que rodeaban  la casa familiar.  La pequeña, Larita, correteaba por  allí, veía los pequeños bichitos  y  los respetaba  porque  sus papás amantes  de  la naturaleza  la habían insistido  en  que  los animales y  las plantas eran  amigos nuestros.

Cuando  Larita oyó  el  grito  del  loro,   se quedó sorprendida del  ruido de carreras  vuelos,   movimientos  entre    el bosque  y el silencio en que  todo quedó  luego.

Cuando  llegó a su casa  contó durante la comida,  que no  había visto ningún  animal. Sólo   en  la orilla  un perrito corriendo y sobre el mar,  un pez  grande  dando  saltos y un pajarito  negro  volando alrededor.

El  hermano se rió.”Niña, esta isla  está llena  de animales por   todo el bosque!”

Al día siguiente salió  Larita  por  el  camino  del bosque, despacito y mirando a todas partes… pronto  sintió  ruido  entre  los matorrales.   Se quedó mirando,   hasta que vió asomar  entre las plantas  la  cabeza de un perro. Este  puso cara de sorpresa     y  la  preguntó.: “oye ¿ tú  eres  un hombre?”.  “Yo  soy  una niña” – dijo  ella”. En  ese momento  se  dio  cuenta  de  que entendía el ladrido de aquel perrito.

Como  el perro    ese estaba acostumbrado  a  jugar con los niños en  la calle,   (con los niños  que  no   le tiraban  piedras),  salió al camino y se acercó a la niña) : “es que ayer un loro tonto  nos dijo que  aquí había un hombre  y  todos  nos  escondimos”.

Larita  acarició la cabeza  al perrillo:”pues si quieres  seremos  amigos”. – “claro, yo me llamo guauguito” – “y yo me llamo Larita”.

“Entonces te voy a presentar a mis amigos, Jijí el delfín  y   tuituí la  golondrina”.  Se  acercaron  los  dos  a la playa y  allí  el  perrito subido a una  roca  ladró llamando a todos: “ amigos  Jijjí, Tui tuí  y los demás bichos,  salgan aquí  que esta  no  es un hombre  es una niña  y  es  nuestra  amiga  pequeñita.

En  todo  el bosque  se  escuchó  un  ruido  de hojas, ramas, carreras… y  fueron  apareciendo  los  otros animales . Al mismo tiempo  de entre  las olas  salió  dando saltos el  delfín y la  golondrina  llegó volando alrededor. El  perrito guauguito   siguió en  la  playa   corriendo, dando saltos…  y  ¿saber  quien apareció  también?… Sí, eso  que están pensando. La  niña  Larita  que  era muy   juguetona  y  sabía dar volteretas. Y en  cuanto se organizó la fiesta aparecieron las gaviotas  volando y gritando : “¡qué bien. Qué bien  la gabardina ha vuelto  otra  vez!”

Y así termina el capítulo  cuarto de los  tres bichos  amigos.

En el  capítulo 5 seguirán sus emocionantes  aventuras...