Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

10 de septiembre de 2021

Comunicado del Círculo de Cadiz

 

COMUNICADO LXIV CÍRCULO DE SILENCIO DE CADIZ

08 de septiembre de 2021

Al Círculo de Silencio de hoy traemos a todas las personas migrantes que durante los meses de verano han llegado las costas de nuestro país, también a las que no lo consiguieron…

Solo durante el pasado fin de semana alrededor de 700 migrantes han llegado a las costas españolas, la mayor parte de ellos a las Islas Canarias y, al menos, 182 han llegado a las costas de Andalucía en diez pateras y una rueda de camión.

Concretamente, según datos aportados por fuentes de Salvamento Marítimo y la Policía Nacional, 122 personas llegaron a nuestra provincia, dos de ellas cruzaban el Estrecho a bordo de la cámara neumática de un camión y el resto en cinco pateras. A las costas almerienses arribaron 60 migrantes en cinco embarcaciones.

Durante la jornada del sábado, las autoridades marítimas tuvieron que auxiliar a 86 personas en Cádiz y 43 en Almería, todas viajaban en pateras. El domingo, en la provincia gaditana, a las 6 de la madrugada, Salvamento Marítimo rescató a 30 magrebíes --29 varones y una mujer-- a unas ocho millas del Castillo de San Sebastián.

Otro miércoles más, lamentablemente, tenemos que volver a hablar de muertes: 14 personas murieron en agosto en un cayuco rescatado cerca de Fuerteventura, sus cadáveres fueron lanzados al mar durante la travesía… otro cuerpo sin vida llegó a la costa de Fuerteventura hace apenas una semana; y la lista sigue…

Nos sumamos al dolor de las familias de estas personas y mostramos nuestra solidaridad por la angustia que sufren muchas de ellas, aún sin noticias de sus familiares que partieron buscando un nuevo horizonte.

Parece que ninguna ley impedirá que las personas que sufren guerras, miserias, explotación e injusticias, sigan cruzando fronteras para ejercer su derecho a vivir con dignidad…

Y, como no podía ser de otra manera, hoy queremos traer a nuestra reflexión en silencio la situación tan complicada y dramática que se está viviendo en Afganistán. Tenemos presentes a las miles de personas que han tenido que salir de Afganistán por miedo al terror que se ha instaurado en su país. Y también nos hacemos eco de las historias de vida de todas las personas que han quedado atrapadas en Afganistán sin perspectivas de poder huir de esa pesadilla.

La misión estadounidense en Afganistán ha llegado a un final trágico y caótico. El ejército estadounidense abandonó el país el 30 de agosto, lo que puso fin a una ocupación de 20 años y dejando a Afganistán en manos de los talibanes. Cuando el último vuelo de evacuación partió, atrás quedaron al menos a 100.000 personas que podrían tener derecho a visas estadounidenses rápidas.

Cuando los líderes talibanes ocuparon el palacio presidencial, decenas de miles de personas se dirigieron a las fronteras del país. Otras inundaron el aeropuerto internacional de Kabul, con la esperanza de formar parte de las evacuaciones de ciudadanos extranjeros y sus aliados afganos. Los días de caos en el aeropuerto se vieron acentuados por un atentado suicida el 26 de agosto en el que murieron 180 personas. Fue uno de los ataques más mortíferos de la guerra.

Desde este espacio, pedimos a nuestros dirigentes políticos que pongan todos los medios posibles para acoger dignamente a la ciudadanía afgana que busca refugio para que puedan ejercer su derecho al asilo con todas las garantías.

Secundamos también las peticiones del manifiesto que ha sido firmado por más de 120.000 personas y que ya está en el Parlamento Europeo, en el que se que insta a la comunidad internacional a exigir a los talibanes que mantengan abiertas las fronteras de Afganistán a quienes quieran salir del país, en especial a las mujeres.

Otra petición de este manifiesto es que la comunidad internacional presione para que el régimen talibán reconozca el derecho de las mujeres a una educación y una sanidad “normalizadas” y a poder trabajar.

A través del manifiesto reclaman que se “respeten los deberes elementales de solidaridad y compasión humana admitiendo en los vuelos y convoyes de repatriación de extranjeros al mayor número posible de afganos y, especialmente, afganas en peligro inminente.

Nosotros también pedimos a los mandatarios europeos y a los medios de comunicación que sigan poniendo el tema de Afganistán sobre la mesa para que no caiga en el olvido.

En este clima de reflexión, solidaridad y denuncia de lo acontecido en estos últimos meses, comienza nuestro TIEMPO DE SILENCIO.


MESA DIOCESANA DE ATENCION Y ACOGIDA DE MIGRANTES Y REFUGIADOSDE CÁDIZ Y CEUTA.