Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo
.

3 de septiembre de 2021

Los otros Salmos

 

Ven, Señor, a salvarnos (salmo 145)

Rafael Prieto 


Por cada palabra del salmo yo pregunto, 

como Job pregunta a su Señor:

Si haces justicia a los oprimidos,

¿por qué triunfan los opresores?

Si das pan a los hambrientos,

¿por qué hay millones que mueren de

 hambre?

Si das libertad a los cautivos,

¿por qué tantos inocentes se pudren en las cárceles?

 

Ven, Señor, a salvarnos.

El Señor abre los ojos al ciego.

Pues ¿dónde está su consulta? 

¡Hay tantos en lista de espera!

El Señor endereza a los que se doblan.

¿Habéis oído, hermanos míos,

los que estáis doblados y aplastados en la vida?

-¿Cuántos sois?

El Señor os va a quitar definitivamente

los pesos y cargas que os asfixian.

 

¡Ven Señor, a salvarnos!                                                         

Peregrinos, transeúntes, emigrantes,

refugiados, desterrados, chabolistas,

alberguistas:

el Señor os guarda a todos:

os dará refugio, una tierra, una casa y un

 trabajo.

Y vosotros, huérfanos y viudas,

madres solteras, hijos de divorciados,

viejos solitarios, sidosos y drogadictos:

ya tenéis un protector, manos fuertes

que os sustenten y os libren de abusos y soledades.

 

Ven, Señor a salvarnos.

El Señor ama a los justos

y trastorna el camino de los malvados.

 

Pero la opinión popular

es contraria a esta sentencia.

Las respuestas a Job ya no valen.

Si hay alguno que cree

las palabras de este salmo,

que haga bueno a Dios,

por favor, que no lo deje en mal lugar.

 

Los otros salmos