Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

Cena Ecológica, parte de la pintura de Maximino Cerezo arreglo de Ana Isabel Pérez y Martín Valmased

18 de abril de 2021

Biografía: Hans Küng

 "Buscó la reforma de la Iglesia, el encuentro entre la iglesias y el diálogo entre las religiones"

† Hans Küng (1928-2021). Itinerario teológico fecundo



Küng, H. (1928-2021).Teólogo católico, de origen suizo y cultura germana. Ha fallecido este martes, 6 de abril de 2021, en plena pascua.

Había estudiado en la Universidad Gregoriana de Roma y ha enseñado en la Universidad de Tübingen, donde tuvo que dejar la facultad de Teología Católica, por imposición del Vaticano (en el año 1979); desde entonces hasta su jubilación (1996) ha dirigido el Instituto Ecuménico de esa universidad.

Ha buscado una reforma de la Iglesia Católica, ha promovido el encuentro ecuménico entre las iglesias cristianas y sigue siendo animador de un diálogo entre todas las religiones. Ha sido quizá el teólogo católico más conocido del segundo tercio del siglo XX y de principios del XXI.

En esta reseña teológica, dejo a un lado los problemas discutidos de su enseñanza, para poner de relieve la unidad y variedad de su pensamiento.

06.04.2021 Xabier Pikaza


Punto de partida. Confianza original en la realidad

H. Küng aparece ante algunos como un teólogo crítico, que habría ido en contra de todas las autoridades religiosas. Pues bien, paradójicamente, él ha vinculado crítica teológica e ingenuidad vital o confianza originaria. En el plano de la discusión teórica ha seguido y acogido la racionalidad cartesiana, la dialéctica de Hegel, las críticas de Nietzsche, los juicios negativos de Freud y del marxismo.

Pero, antes de esa discusión, él ha interpretado la experiencia religiosa y en especial el cristianismo como un gesto de confianza originaria. En cuanto primer principio, indemostrable en sí mismo y premisa de todas las demostraciones posteriores, es decir, en cuanto paradigma existencial más hondo que las negaciones de la ciencia, de Freud y del marxismo, Küng ha interpretado la religión como experiencia de confianza originaria, es decir, como una proto-experiencia de fundamentación positiva, como un “presupuesto de realidad” que subyace en todas las razones posteriores, en una línea que podríamos llamar psicológicamente “materna”, de creatividad amorosa. 

Conforme a la visión de H. Küng, antes de buscar demostraciones, en el ejercicio mismo de su discusión crítica o negadora, el ser humano vive porque tiene una confianza radical en el sentido en la realidad, entendido como "lo divino". De lo contrario dejaría de ser y moriría.



Su confianza radical está fundada en un gesto concreto, previo a todo pensamiento discursivo: la relación del niño con la madre. El calor afectivo de la madre o de quien haga sus veces genera una confianza que explica y funda la vida del hombre: esa confianza es base de su salud psíquica y es el fundamento en el que se enraízan y reciben fuerza todas sus acciones posteriores.

Más allá del pienso cartesiano, del imperativo de Kant o de las visiones sociales del marxismo, más allá de la misma ley freudiana del edipo (conflicto del humano con su padre), se encuentra, según Küng, la confianza original que el niño experimenta en brazos de su madre. Desde el punto de vista cristiano, la confianza radical (Grundvertrauen) se transparenta y culmina según Küng en la confianza en Dios (Gottvertrauen): ésta es la experiencia y certeza de hallarse apoyado en el sentido último de la realidad.

Küng no quiere ni puede probar esa experiencia en un nivel de ciencia discursiva: no aduce argumentos de tipo científico objetivo (físico), pero, él sabe que, interpelado por los enigmas de la realidad, zarandeado por los ataques de la muerte, la angustia de la vida y la sospecha de la falta de sentido, el hombre apela a la confianza radical, materna, en el origen y sentido fundante de la Vida, entendiéndola como signo de Dios, revelación religiosa originaria.


Tomado de Religión Digital